Saltar al contenido principal

Venezuela: Nicolás Maduro, seis años y contando

El presidente de Venezuela , Nicolás Maduro, gesticula después de recibir la banda presidencial durante el juramento ceremonial de su segundo período presidencial en el Tribunal Supremo de Justicia en Caracas, Venezuela, el 10 de enero de 2019.
El presidente de Venezuela , Nicolás Maduro, gesticula después de recibir la banda presidencial durante el juramento ceremonial de su segundo período presidencial en el Tribunal Supremo de Justicia en Caracas, Venezuela, el 10 de enero de 2019. Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Este 10 de enero inicia el segundo mandato de Nicolás Maduro, luego de las polémicas elecciones en las que resultó vencedor en mayo de 2018. La educación, la salud y la economía sufren el impacto de una crisis que se acentuó en 6 años de Gobierno.

ANUNCIOS

El de este jueves 10 de enero es el tercer juramento de Nicolás Maduro. Juró como presidente interino el 8 de marzo de 2013, luego de confirmarse la muerte de Hugo Chávez, y repitió el gesto ante la Asamblea Nacional el 19 de abril de ese año luego de derrotar a Henrique Capriles por una diferencia de 1,49 puntos porcentuales. Una de las diferencias con la ceremonia de este 10 de enero de 2019 es que esta vez su posesión se hará ante el Tribunal Supremo de Justicia, y no ante la Asamblea Nacional (poder legislativo venezolano).

En octubre de 2018, la recién nombrada Asamblea Nacional Constituyente, liderada por el partido de gobierno, emitió un decreto para asumir las funciones legislativas de manera temporal, luego de que la Asamblea Nacional, liderada por la oposición, no reconociera su autoridad. Para Mercedes de Freitas, directora de Transparencia Venezuela, ese es uno de los rasgos principales de estos 6 años de Gobierno: "La gran decisión de Maduro fue aceptar las consecuencias de ser considerado un dictador". Por eso, dice la investigadora, no teme considerar en desacato a la Asamblea Nacional, perseguir a la oposición y encarcelar a sus líderes o no actuar frente a fenómenos crecientes como la corrupción.

Para Ricardo Sánchez, miembro de la Asamblea Nacional Constituyente, "el reconocimiento ya lo tuvo el Presidente de la República el pasado 2 de mayo cuando el 68% de la población acudió masivamente a votar y a participar y a darle confianza al nuevo periodo del presidente Nicolás Maduro".

Las huellas de Nicolás Maduro en Venezuela

Pero, además de las decisiones políticas, el Gobierno de Maduro ha dejado otras huellas que reflejan la crisis que atraviesa el país. El 2013 fue el último año en el que la economía venezolana reportó un crecimiento en su PIB real. Según las cifras del DataMapper del Fondo Monetario Internacional, el primer año de presidencia de Nicolás Maduro, luego de la muerte de Hugo Chávez, cerró con un crecimiento del 1,3% en su economía. Desde entonces, la gráfica del PIB real en Venezuela viene en caída.

Las cifras de la gráfica provienen de un organismo internacional porque los datos escasean en Venezuela. El Banco Central del país dejó de publicar datos como el PIB o la inflación desde 2014 y por eso, dice la directora de Transparencia Venezuela, los analistas tienen que acudir a la información que levantan otros sectores no oficiales, como la Asamblea Nacional.

"No debería ser, pero es", dice Maryclen Stelling, socióloga y analista política venezolana, y añade que la falta de cifras "forma parte de la confrontación política. Me imagino que al gobierno no le interesa dar a conocer cifras para no darle a la oposición herramientas, supongo yo que esa es la razón".

"Lo que es evidente es que pretenden tapar el sol con un dedo. Es imposible no sentir una inflación que duplica los precios cada dos semanas", apunta por otro lado la directora de Transparencia Venezuela, quien cuenta que en los últimos años se han encontrado con dos tipos de respuesta a la hora de hacer solicitudes de información a las entidades públicas: o no reciben respuesta alguna, o les dicen que no tienen competencia para hacer veeduría.

En la página web del Instituto Nacional de Estadística de Venezuela se publicaba la Síntesis Estadística Estadal. A la fecha de publicación de este artículo, la página rezaba que "El Instituto Nacional de Estadística, INE, entendiendo la necesidad de disponer de información periódica, pertinente y oportuna que sirva de base para evaluar la realidad de las ramas del Poder Público Estadal, presenta la publicación República Bolivariana de Venezuela, Síntesis Estadística Estadal, compendio de estadísticas que procura integrar, producir y difundir información estadística a nivel local". La página ofrece la opción de escoger un año para su consulta, pero la publicación más reciente es del año 2013.

Venezuela según la ONU

El Índice de Desarrollo Humano (IDH) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) sitúa a Venezuela en el puesto 78 de un ránking de 189 países. El IDH es el resultado de un análisis de información que cruza datos de educación, salud, pobreza o movilizaciones humanas, entre otros. Según este índice, Venezuela se encuentra mejor ubicado que otros países de la región como Colombia (90), Perú (89) o Ecuador (86).

"Las Naciones Unidas han sido silentes muchas veces con lo que pasa en Venezuela. Particularmente la FAO, el PNUD y UNICEF", afirma Mercedes de Freitas, quien explica que las cifras que exponen las agencias de la ONU viene de la información que proveen los gobiernos o las entidades oficiales de cada país.

Olga Ramos, directiva de la organización Asamblea de Educación, coincide con la directora de Transparencia Venezuela: "las cifras que tienen los organismos internacionales son las que el Estado Venezolano les da". Y para los críticos del Gobierno es difícil confiar en la información que publican estas agencias.

Sin embargo, algunas agencias de la ONU ofrecen otro tipo de información. Según el Instituto de Estadística de la UNESCO, 167.202 adolescentes se encontraban por fuera del sistema escolar en 2010. La cifra había descendido a 115.881 en 2013 y pero volvió a ascender a 301.488 adolescentes por fuera de las escuelas en 2017.

Aunque para Ramos, el problema trasciende las cifras. La analista cuenta que muchas comunidades tienen que acudir a los profesores o padres de familia para hacer mantenimiento a las instalaciones de muchas instituciones educativas. "Los maestros, que deberían recibir un salario por el trabajo que hacen, tienen que invertir horas de trabajo en arreglar las escuelas y eso no se les reconoce", cuenta la investigadora.

Para la directiva de Asamblea de Educación, hay problemas que vienen desde el Gobierno de Chávez, como la politización de la formación docente, pero hay un problema particular de los años recientes. "La crisis de la educación la ha agravado la crisis del país", dice Ramos y añade que la escasez de abastecimiento de energía, la falta de servicios sanitarios, de transporte o alimentación han incidido en la deserción escolar. "Los niños que no tienen recursos para recibir alimentación en sus casas, antes iban a las escuelas para recibir la alimentación allí. Ahorita no hay alimentación recurrente en las escuelas".

La salud, otro sector en la opacidad

"El 97% de los insumos de los medicamentos no existen en los hospitales", cuenta Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana, quien parte de esta cifra para describir el problema. León cuenta que la penicilina era económica y fácil de conseguir, pero en los últimos años esto ha cambiado. "Si la consigues en la farmacia, después de recorrer 14, 15 farmacias, el precio es astronómicamente elevado".

León Natera también coincide en que su sector se ve afectado por la falta de cifras. Dice que la información epidemiológica semanal debería ayudar a los entes de salud a prevenir la propagación de enfermedades. Según él, desde el 2001 empezaron a resurgir enfermedades que se habían controlado varias décadas atrás. "Como es el caso de la tuberculosis, el caso de la malaria, el sarampión, que antes solo había picos esporádicos", apunta Léon Natera.

Sobre la información que publican las organizaciones internacionales, su percepción no dista mucho de las de otros analistas: "la información semanal la oculta el Gobierno. Es una información semanal donde todas las patologías clasificadas están incluidas dentro del temario. El Gobierno no la saca, no la publica, y me imagino que le enviará a los órganos internacionales copia del material anterior".

Para el presidente de la Federación Médica Venezolana, la salida de la crisis pasa necesariamente por un cambio de mandatario. Para la socióloga Maryclen Stelling, "en Venezuela hay una absoluta polarización económica, política y electoral. Hay dos países conviviendo". La analista cree que el diálogo entre gobierno y oposición podría arrojar luz sobre un cambio. Pero a Mercedes de Freitas el Gobierno le ha negado muchas preguntas que ella necesita para iniciar cualquier conversación. "La opacidad es lo contrario a la democracia, con opacidad las personas no pueden ejercer sus derechos ciudadanos".

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.