Saltar al contenido principal

100 días sin Khashoggi: el mundo pide justicia

Miembros de Amnistía Internacional Turquía celebran una manifestación para conmemorar el centésimo día de la desaparición del periodista saudita Khashoggi frente al Consulado de Arabia Saudita en Estambul, el 10 de enero de 2018.
Miembros de Amnistía Internacional Turquía celebran una manifestación para conmemorar el centésimo día de la desaparición del periodista saudita Khashoggi frente al Consulado de Arabia Saudita en Estambul, el 10 de enero de 2018. Murad Sezer / Reuters

La muerte del periodista del Washington Post y disidente saudita ha provocado la indignación mundial, en un ambiente enrarecido por las versiones contradictorias que rodean el caso. El paradero de sus restos aún se desconoce.

Anuncios

Indignación e incertidumbre. Así podría resumirse el transcurso de los 100 primeros días desde la desaparición del periodista del Washington Post y disidente saudita, Jamal Khashoggi, en circunstancias aún por esclarecer.

Crítico de la monarquía de Arabia Saudita y considerado como un recurso indispensable en el Medio Oriente, fue visto por última vez en el consulado del país en Estambul (Turquía) el pasado 2 de octubre, cuando adelantaba un trámite para su matrimonio.

Desde entonces, numerosas son las hipótesis que se han hecho alrededor de su desaparición. Y aunque gran parte de la historia aún se desconoce –así como el paradero de sus restos-, lo que sí se sabe, es que fue asesinado.

Una muerte con más preguntas que respuestas

La inteligencia estadounidense cree que fue el propio príncipe heredero saudita Mohammed Bin Salman quien ordenó una operación para matar a Khashoggi.

Los altos dignatarios turcos, por su parte, afirman tener pruebas de que el periodista fue asfixiado y después descuartizado para hacerlo desaparecer.

Luego de ofrecer numerosas explicaciones contradictorias sobre el destino de Khashoggi, el gobierno saudita reconoció que había muerto tras una "pelea a puñetazos".

Un manifestante sostiene un cartel con una foto del periodista saudita Jamal Khashoggi en el exterior del consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, el 25 de octubre de 2018. (Archivo)
Un manifestante sostiene un cartel con una foto del periodista saudita Jamal Khashoggi en el exterior del consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, el 25 de octubre de 2018. (Archivo) Osman Orsal / Reuters

El mundo recuerda a Khashoggi y reclama justicia

Khashoggi estuvo cerca de los círculos reales antes de convertirse en un crítico del príncipe Mohammed, escribiendo para el Washington Post y hablando con los medios internacionales sobre la política saudita cuando se mudó a Estados Unidos, meses antes de su muerte.

En uno de los eventos conmemorativos de los 100 días de su desaparición, Amnistía Internacional de Turquía hizo un llamado para que se adelante una investigación internacional.

Además de alabar a Khashoggi, muchos asistentes al evento criticaron la respuesta de Washington: "La brutalidad del asesinato de Jamal -adjudicado al príncipe heredero-, los esfuerzos de Arabia Saudita para encubrirlo y la aparente disposición de nuestro Gobierno de aceptar estas mentiras repetidas, han conmocionado la conciencia colectiva de los amantes de la libertad en el mundo", aseveró Fred Ryan, editor del diario.

En tanto, un grupo de congresistas de Estados Unidos pidió el jueves 10 de enero al presidente Donald Trump que responsabilice a Arabia Saudita por el asesinato del reportero, bajo la amenaza de que el Legislativo actuará en nombre propio si el mandatario no lo hace.

Comenzó el juicio contra los acusados por el asesinato de Khashoggi

El pasado 3 de enero, un tribunal saudita adelantó la primera sesión contra once acusados por haber cometido el asesinato.

La Fiscalía General saudita pidió la pena de muerte para cinco de ellos "por su implicación en el crimen".

Riad ha ido insistiendo a lo largo de estos meses que los acusados por el asesinato de Khashoggi no van a ser extraditados a Turquía, país que los reclama por el crimen.

El pasado 5 de diciembre, la Fiscalía de Estambul dictó una orden de arresto contra dos altos funcionarios sauditas, Ahmed Asiri y Saud al Qahtani, por su presunta vinculación con el asesinato del periodista.

El escrito de acusación considera a ambos culpables de "homicidio intencionado y premeditado con ánimo salvaje o infligiendo tormentos", informó entonces la agencia turca Anadolu.

La misma acusación, con petición de extradición, pesa ya sobre los 15 integrantes del equipo saudita que llegó el 2 de octubre a Estambul para matar supuestamente a Khashoggi, así como contra tres empleados del consulado que abandonaron Turquía tras el crimen.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.