Saltar al contenido principal

Fuerzas estadounidenses inician su retiro de Siria

Una línea de vehículos militares de Estados Unidos se moviliza en la ciudad de Manbij, norte de Siria, el 30 de diciembre de 2018.
Una línea de vehículos militares de Estados Unidos se moviliza en la ciudad de Manbij, norte de Siria, el 30 de diciembre de 2018. Delil Souleiman / AFP

Un oficial estadounidense afirma que ya ha empezado el proceso para retirar al ejército del territorio sirio. Durante su visita a El Cairo, el secretario de Estado Mike Pompeo insistió en que la decisión del presidente Trump era irreversible.

Anuncios

En una declaración escrita, el coronel Sean Ryan, vocero de la coalición liderada por Estados Unidos que se enfrenta al autodenominado Estado Islámico, afirmó que su país ha iniciado “el proceso para el retiro deliberado de las tropas en Siria”. En el mensaje escrito, el oficial se negó a ofrecer detalles sobre los tiempos, locaciones o movimientos de tropas específicos para garantizar la seguridad de los operativos.

El 10 de enero, durante su visita a Egipto, el secretario de Estado se volvió a pronunciar sobre el anuncio del presidente Donald Trump el 19 de diciembre. “La decisión de Estados Unidos, la decisión del presidente Trump de retirar las tropas ya se tomó. Lo haremos. Así que es posible que tengan en mente la idea de que retiraremos nuestras fuerzas, nuestras fuerzas uniformadas, de Siria, y continuaremos la campaña de Estados Unidos en la que hemos derrotado al 99% del califato en Siria”, afirmó el Secretario de Estado luego de reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores de Egipto.

Las consecuencias de retirar 2.000 efectivos estadounidenses de Siria

En los últimos días de diciembre, el senador republicano Lindsey Graham se mostró optimista luego de conversar con el presidente Trump y pedirle desacelerar el retiro de tropas. “Creo que el presidente está muy comprometido con asegurarse de que cuando salgamos de Siria, el Estado Islámico esté completamente derrotado”, afirmó el veterano senador en su momento.

Una de las principales preocupaciones de Graham es que el retiro de las tropas deje en condición de vulnerabilidad a las fuerzas kurdas, aliadas de Estados Unidos. Turquía considera a las Unidades de Protección Popular (YPG por sus siglas en kurdo) como una amenaza, y así lo resaltó el jueves 10 de enero el ministro de Relaciones Exteriores de ese país:

“Nuestra operación contra las YPG no depende de si Estados Unidos se retira (de Siria) o no. Nuestro presidente dijo que entraríamos al este del Eufrates e iniciaríamos esta operación antes de que se tomara esa decisión”, afirmó el ministro Mevlut Cavusoglu a la cadena NTV.

Para el gobierno de Recep Tayyip Erdogan, las YPG son una extensión del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo insurgente con más de 34 años de actividades que reclama derechos políticos y culturales para el pueblo kurdo en el sureste de Turquía, en la frontera con Siria.

Ante la incertidumbre, los kurdos ya están empezando a buscar otras alternativas para garantizar su seguridad. La semana pasada, un político kurdo de alto nivel le dijo a Reuters que habían presentado a Moscú un plan de acción para lograr un acuerdo con el gobierno sirio. El ministro adjunto de Relaciones Exteriores de Siria dijo el pasado miércoles que estaba optimista para renovar el diálogo con los kurdos.

Para el senador Graham y los aliados estadounidenses en Siria, otra preocupación radica en la posibilidad de ceder terreno frente a Rusia e Irán.

Según el Observatorio para los Derechos Humanos en Siria, basado en territorio británico, el retiro de tropas inició el jueves en la noche. El Observatorio, que monitorea el conflicto en el país y trabaja con una red de activistas en el terreno, reportó que un convoy de cerca de 10 vehículos blindados, además de algunos camiones, abandonaron la ciudad de Rmelian con rumbo hacia Irak.

Con AP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.