Juramentación Maduro

Venezolanos, desesperanzados tras juramentación de Nicolás Maduro

Venezolanos residentes en Colombia protestan frente al consulado de Venezuela en Bogotá, Colombia, el 10 de enero de 2019.
Venezolanos residentes en Colombia protestan frente al consulado de Venezuela en Bogotá, Colombia, el 10 de enero de 2019. Luisa Gonzalez / Reuters

La capital venezolana amaneció con un ambiente desesperanzador para algunos ciudadanos después que Nicolás Maduro fuera proclamado presidente para el periodo 2019-2025. Crónica desde Caracas.

Anuncios

La idea de que el mismo Gobierno permanezca 6 años más en el poder ha desaparecido, entre muchos, el anhelo de cualquier mejoría en la crisis que vive Venezuela.

En el oeste de Caracas, Carlos González, vendedor ambulante, discute con amigos la diatriba de si el mandatario es un usurpador del cargo o si ganó en elecciones legales, mientras sostiene su pequeña caja de cigarrillos y golosinas. Es el tema del día.

Su conclusión es que está decepcionado de que el país esté pasando por un mal momento y que está seguro que los venezolanos no sobrevivirán a otros años de "mal gobierno".

"No alcanza el dinero y estoy comiendo mal. Un kilo de arroz cuesta la tercera parte del salario mínimo. Lo que está pasando en este país es problema de Maduro, es él quien nos ha gobernado los últimos años. No ha hecho nada, quién dice que ahora sí lo hará".

Jefferson Aguilarte, un profesor de educación física de 22 años, mientras come en un parque su desayuno traído de casa, solo cuenta los años que están por venir con el Gobierno de Maduro en el poder y cree que son muchos: "es muy largo esperar elecciones dentro de seis años y luego ver si el país se levanta".

Y se queja de la falta de iniciativa de la gente. "La sociedad venezolana está en un letargo. Se acostumbró a vivir mal y aquí no hay vuelta atrás", dice.

A unas cuadras de donde está Jefferson, en un puesto de comida rápida callejera, sus cuatro trabajadores se preparan para abrir las ventas del día. En principio, cuando se les pregunta sobre el tema de la juramentación dice que no les interesa, pero luego se arrepienten y empiezan a hablar deliberadamente.

Carlos Aguilar está montado en una silla limpiando la pizarra de precios. "Estoy cambiando los precios otra vez, lo hago tres veces por semana. No me gusta hacerlo pero no tengo opción porque los costos de los insumos nos los suben a diario y yo vivo de este negocio".

Ese es su resumen de lo que están viviendo los venezolanos. No está de acuerdo con que Maduro siga al frente del país. Sin embargo, su filosofía para sobrellevar la situación actual es que no hay que irse del país sino seguir luchando por lo que se quiere.

Jonathan Gutiérrez, quien también trabaja con Aguilar, difiere de sus comentarios y defiende al de nuevo presidente de Venezuela. "Maduro es el presidente y hay que quererlo. Que siga mandando porque yo tengo esperanzas de que va a hacer bien las cosas".

Para Gutiérrez a este Gobierno hay que hacerle un reconocimiento porque ha ayudado a la gente, con sus programas sociales de comida, y educación. Aunque reconoce que el país está atravesando problemas graves, culpa a los empresarios del alto costo de la vida. "Si suben el salario mínimo, vienen y aumentan más los precios".

Pero no es pesimista y confía que por ser Venezuela un país petrolero, saldrá adelante.

Muchos siguen a la espera de los aires de cambio

Al otro lado de la ciudad, en el Cabildo Abierto que convocó la Directiva de la Asamblea Nacional, se agruparon unas mil personas para escuchar las propuestas que la oposición tiene en pro de lograr que el presidente Maduro abandone su cargo.

Norma Sarmiento, esperó la llegada del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guiadó, para escuchar las acciones que vendrán desde esa instancia. Llena de optimismo no pierde la esperanza de que habrá un nuevo Gobierno, ni siquiera tras ver el acto de ayer donde los militares mostraron su respaldo a Maduro.

"Él tiene los días contados. Está acorralado. No es procedente que siga en el Gobierno. El pueblo regresará y tomará las calles. Venezuela no se rinde y sabemos que no es fácil salir de estos regímenes", dice.

Al llegar Guaidó es aplaudido por la gente que le grita: "¡Presidente, presidente, presidente!". Guaidó convoca a la primera acción de calle de la oposición para el 23 de enero donde exigirán un gobierno de transición y elecciones libres. La gente lo aclama.

Muchas opiniones y deseos diferentes entre los venezolanos en el primer día, de su segundo periodo, de Maduro como presidente. Esta ha sido la realidad de los últimos 20 años, posiciones políticas encontradas sin acuerdo. La oposición parece haberse  activado nuevamente pero el juego político sigue trancado mientras cada lado continúa teniendo una interpretación distinta de la realidad.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24