Saltar al contenido principal

El cierre parcial del Gobierno ya es el más largo de la historia de Estados Unidos

Empleados de la administración federal estadounidense reclaman el fin del cierre parcial de gobierno en Boston, el 11 de enero de 2019.
Empleados de la administración federal estadounidense reclaman el fin del cierre parcial de gobierno en Boston, el 11 de enero de 2019. Joseph Prezioso, AFP

Al entrar en su día 22, el ‘shutdown’ de la administración de Donald Trump superó el registro más extenso, que era de Bill Clinton. La medida responde al desacuerdo entre el presidente y los demócratas por la financiación del muro fronterizo.

Anuncios

Una vez que el calendario marcó el 12 de enero de 2019, el cierre parcial de la administración de Donald Trump se convirtió en el ‘shutdown’ más largo de la historia de Estados Unidos, superando el registro de 21 días alcanzado durante el mandato de Bill Clinton entre el 16 de diciembre de 1995 y el 6 de enero de 1996.

La medida ocurre a partir de los desacuerdos entre el Ejecutivo y la oposición demócrata en el Congreso con respecto a la financiación de la construcción del muro en la frontera con México, una de las principales promesas de campaña de Trump.

Como consecuencia de esta disputa, 800 mil empleados federales tan diversos como agentes del FBI, controladores aéreos o trabajadores de museos no recibieron sus cheques de pago el viernes 12 de enero.

Por esa razón, la Cámara de Representantes y el Senado votaron para que esos pagos pendientes a los trabajadores se ejecuten una vez que el gobierno reabra por completo.

Sin embargo, entre los empleados, que se han manifestado en los últimos días, crece el descontento ante la situación de incertidumbre que viven. Algunos de ellos publicaron fotos de sus declaraciones de ganancias vacías en las redes sociales a modo de reclamo por el fin del ‘shutdown’.

Pese a esto, no hay visos de una solución consensuada y el cierre de la administración pasaría el fin de semana sin novedades, por lo que el récord promete seguir sumando días.

Respecto a eso, a través de Twitter, este sábado 12 de enero, Trump acusó a los demócratas de haberse marchado de Washington D. C. durante el fin de semana.

"Los demócratas deben regresar a Washington y trabajar para poner fin al 'shutdown', mientras, al mismo tiempo, poner fin a la horrible crisis humanitaria en nuestra frontera sur. ¡Estoy en la Casa Blanca esperándolos!", escribió.

Trump pone un freno a una posible declaración de emergencia

Arrinconado por su compromiso electoral de construir un muro en la frontera con México y por el endurecimiento de su discurso, el presidente Donald Trump parece lejos de ceder para lograr la reapertura del gobierno.

Enfrente, la oposición demócrata considera que tiene pocos motivos para conceder los 5.700 millones de dólares que pide Trump para la construcción del muro, una iniciativa que tampoco encuentra consenso en el Partido Republicano. Y con el control repartido en el Congreso, una solución bipartidista parece la única salida a través del Legislativo.

Ante ese estancamiento, una alternativa latente para Trump es declarar la emergencia nacional, lo que le permitiría sortear al Congreso y financiar el muro con fondos existentes, desviándolos de otras cuentas.

Una de las posibilidades que exploró la Casa Blanca era tomar parte del dinero de los casi 14 mil millones asignados al Cuerpo de Ingenieros del Ejército para asistencia tras los huracanes e inundaciones del año pasado. Pero esa insinuación despertó rápidamente el rechazo de funcionarios de Puerto Rico y algunos estados que se están recuperando de desastres naturales.

Otras alternativas que se presentaron sobre la mesa eran aprovechar los fondos de decomiso de activos, incluido el dinero incautado por el Departamento de Justicia a los narcotraficantes, o los recursos para la infraestructura militar.

Por lo pronto, el viernes 11 de enero, Donald Trump puso paños fríos a la posibilidad de declarar la emergencia, al señalar que “no es lo que buscamos ahora” y aclaró que “no lo va a hacer tan rápido” porque prefiere seguir explorando un acuerdo con el Congreso.

Una declaración de emergencia le permitiría a Trump sacar crédito de haber sido el responsable de frenar el ‘shutdown’ y seguir alimentando las esperanzas del muro entre sus seguidores, aun cuando esa medida podría llevar a una extensa batalla legal.

Sin embargo, los detractores de la medida consideran que un movimiento unilateral por parte del presidente sería una extensión constitucional y sentaría un peligroso precedente para la resolución de este tipo de controversias en el futuro.

Con AP y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.