Saltar al contenido principal

El demócrata de ascendencia mexicana Julián Castro se postuló a la presidencia de Estados Unidos

El demócrata Julián Castro anima a sus seguidores durante su acto de anuncio de su candidatura a la presidencia de Estados Unidos en San Antonio, Texas, el 13 de enero de 2019.
El demócrata Julián Castro anima a sus seguidores durante su acto de anuncio de su candidatura a la presidencia de Estados Unidos en San Antonio, Texas, el 13 de enero de 2019. Suzanne Cordeiro, AFP

El exalcalde de Texas y antiguo funcionario del gabinete de Barack Obama anunció su candidatura para las elecciones generales de 2020. Su discurso contrasta con el mensaje antiinmigración que plantea el presidente Donald Trump.

ANUNCIOS

A falta de 22 meses para las elecciones presidenciales, el demócrata de ascendencia mexicana, Julián Castro, lanzó formalmente su candidatura para los comicios generales de noviembre de 2020.

El exalcalde de San Antonio (Texas) entre 2009 y 2014 y antiguo secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano del gobierno del expresidente Barack Obama es el segundo dirigente del Partido Demócrata en anunciar, de manera oficial, su postulación para desafiar al presidente Donald Trump, luego del exrepresentante por Maryland, John Delaney, que lleva más de un año en campaña.

Castro, de 44 años y nieto de un inmigrante mexicano, aspira a ser el primer presidente hispano y ha sido visto durante mucho tiempo como una estrella en ascenso del partido, al punto que su nombre sonó como posible compañero de fórmula de Hillary Clinton para los comicios de 2016. Sin embargo, según analistas, su lejanía de los focos de atención en los últimos dos años apagó un poco su estrella.

Castro busca mostrarse como un ‘outsider’ político con características liberales y sigue la línea de dirigentes demócratas que van, incluso, en contra de algunas estructuras arraigadas en el partido. Precisamente, la batalla interna en esa formación promete ser intensa, con varios dirigentes explorando una posible candidatura.

Además de Delaney y Castro, la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, formó un comité exploratorio e inició algunos actos proselitistas, mientras que la representante de Hawái, Tulsi Gabbard, la primera hindú en llegar al Congreso, también anunció el viernes 11 de enero su postulación a la presidencia.

El debate puertas adentro del Partido Demócrata enfrenta a moderados y progresistas, que debaten la mejor manera de enfrentar a Trump, el probable candidato republicano. Mientras algunos creen que una figura del ‘establishment’ sería ideal para atraer a votantes de centro, otros impulsan la idea de una cara nueva para alimentar las expectativas de las bases, sobre todo entre los jóvenes.

Castro: “Me postulo porque es hora de un nuevo liderazgo”

Este sábado 12 de enero, en un acto realizado en San Antonio, Julián Castro oficializó su candidatura a la presidencia frente a sus seguidores.

Bajo el lema “Una nación, un destino”, Castro lideró una actividad en la Plaza Guadalupe, un punto de referencia en el extenso barrio mexicano-estadounidense del lado oeste de San Antonio.

“Me postulo para presidente porque es hora de un nuevo liderazgo. Porque es hora de una nueva energía. Y es hora de un nuevo compromiso para garantizar que las oportunidades que he tenido estén disponibles para todos los estadounidenses”, subrayó en su discurso.

A la hora de repasar sus posiciones políticas, Castro respaldó el programa ‘Medicare para todos’, que permitiría crear un plan nacional de atención médica para que cualquiera pueda unirse al sistema público de salud. La postura en torno a ese plan será uno de los puntos clave de diferenciación en la interna demócrata dado que postulantes moderados prefieren una opción menos drástica.

También, Castro usó su lanzamiento para expresar su apoyo al movimiento ‘Black Lives Matter’, que cuestiona la violencia racial en el país; y subrayó la necesidad de abordar el cambio climático, con el compromiso de regresar al Acuerdo de París.

En tanto, en su alocución, el exrepresentante se refirió a su historia personal para criticar las políticas migratorias de Donald Trump, quien impulsa la construcción de un muro en la frontera sur con México.

“Debemos tener seguridad fronteriza, pero hay una manera inteligente y humana de hacerlo. Y no hay forma en el infierno de que los niños enjaulados nos mantengan a salvo”, expresó.

Asimismo, destacó que “cuando mi abuela llegó aquí hace casi cien años, estoy seguro de que jamás habría imaginado que solo dos generaciones después, uno de sus nietos sería miembro del Congreso de Estados Unidos y el otro estaría aquí delante de ustedes diciendo estas palabras”.

Ese mensaje hace alusión a su hermano gemelo, Joaquín Castro, quien es miembro de la Cámara de Representantes por el estado de Texas y, desde su posición de integrante del Comité de Inteligencia, ha sido un público crítico de Donald Trump.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.