Saltar al contenido principal

Sexta semana de protesta: los serbios cuestionan el poder de su presidente

Manifestantes marchan durante una protesta contra el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y su gobierno en el centro de Belgrado, Serbia, el 12 de enero de 2019.
Manifestantes marchan durante una protesta contra el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y su gobierno en el centro de Belgrado, Serbia, el 12 de enero de 2019. Djordje Kojadinovic / Reuters

Miles de ciudadanos marcharon una vez más en Belgrado contra el presidente Aleksandar Vucic, por su autoritarismo en el gobierno, en los medios y en el seno de la oposición. El reclamo, que surgió en las redes, cumple ya seis semanas.

Anuncios

Los ‘chalecos’ franceses no son los únicos en tener una cita los sábados. Desde hace seis consecutivos, a partir del sábado 8 de diciembre, miles de serbios han salido a las calles de Belgrado contra el presidente Aleksandar Vucic y su amplio margen de poder.

Pese a la falta de policías y de un dato oficial de participantes, la acusación de autoritarismo sobre Vucic es clara. Con lemas como “Ha comenzado” o “Levántate Serbia”, los ciudadanos reclaman que su protesta sea escuchada, que la oposición tenga más eco en el espacio público, que haya libertad de prensa y las voces críticas no sean ni golpeadas ni apagadas.

Justamente, un ataque a un líder opositor de Krusevac fue el detonante que empujó a algunos serbios a tratar este problema en las redes sociales y hacer uso de ellas para crear convocatorias los sábados. Esta última marcha se gestó así, y recorrió varias calles del centro, armando protesta sobre todo frente a la Asamblea Nacional (el Parlamento serbio), la televisión pública RTS y la Presidencia. Allí sonó más de un “Vucic Ladrón”.

Vucic, “uno de cinco millones”

El conservador Aleksandar Vucic, en el poder desde mayo de 2017, ha confirmado que no se plegará a las demandas “ni aunque fuesen cinco millones” de serbios. Hoy, en esta república de Europa, conviven más de cinco millones de habitantes, pero fueron el 55% los que dieron hace dos años su voto a favor de Vucic y otorgaron la mayoría absoluta a su grupo, el Partido Progresista de Serbia (SNS).

Pese a eso, los analistas valoran estas marchas como las más importantes y serias desde 2012, cuando el SNS se instaló en el poder, aunque aconsejan a los manifestantes que se articulen políticamente, si quieren tener un mayor impacto.

La única brecha de diálogo con Vucic la ha abierto él mismo, aceptando al menos escuchar sus quejas e incluso abriendo la puerta a celebrar unas elecciones rápidas. Un debate del que excluye a la oposición serbia.

Es por eso que el director del laboratorio de ideas CeSID, Bojan Klacar, explica que los manifestantes consideran que Vucic y su partido gobiernan con “arrogancia política y controla la casi totalidad de la vida política”.

La próxima manifestación, siguiendo los pasos de los ‘chalecos amarillos’, aunque de forma más pacífica, se celebrará el 16 de enero. Cae en miércoles, pero es la fecha en la que fue asesinado hace un año Oliver Ivanovic, un político que denunciaba duramente a las autoridades y fue encontrado muerto en la antigua provincia serbia de Kosovo.

El aniversario de su muerte será la antesala a la visita del presidente ruso Vladimir Putin, que está programada para el jueves 17 de enero. Y es que por mucho que Vucic haya expresado su deseo de integrar la Unión Europea, mantiene grandes vínculos con Rusia y espera que Putin refuerce su popularidad en el país.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.