Saltar al contenido principal

El primer ministro de Camboya amenaza con “matar” a la oposición si la UE lo sanciona

El primer ministro de Camboya, Hun Sen, llega a un evento para conmemorar el 40 aniversario del derrocamiento de los Jemeres Rojos en el estadio olímpico de Phnom Penh, Camboya, el 7 de enero de 2019.
El primer ministro de Camboya, Hun Sen, llega a un evento para conmemorar el 40 aniversario del derrocamiento de los Jemeres Rojos en el estadio olímpico de Phnom Penh, Camboya, el 7 de enero de 2019. Samrang Pring / Reuters

Hun Sen pidió a la comunidad europea no retirarle de un trato comercial preferente, porque se darían consecuencias graves sobre la oposición. La UE no cederá a su amenaza si no ve en el país mejores condiciones de los derechos humanos.

Anuncios

El primer ministro camboyano, Hun Sen, hizo una grave advertencia a la Unión Europea (UE). Si esta lo retira de un trato comercial muy ventajoso para el país, aplicará su amenaza de “matar” a la oposición.

“Si queréis a la oposición muerta, hacedlo (…) Si queréis a la oposición viva, no lo hagáis y venid a conversar con nosotros", declaró Sen, durante un discurso de inauguración de una carretera en Phnom Penh, retransmitido a través de Facebook.

La advertencia de represalias por parte de Hun Sen responde a un aviso de la comunidad europea de retirar a Camboya de un pacto comercial libre de aranceles, si su Gobierno no resuelve cuestiones básicas como la situación de los derechos humanos.

En concreto, el aviso existe desde octubre, momento en el que la UE inició un proceso formal para retirar al Gobierno camboyano del programa “Everything But Arms” (“Todo salvo armas”, también llamado EBA), que garantiza un acceso al mercado europeo sin impuestos sobre las exportaciones, excluyendo la compra de armas.

Si hay medidas, la UE “reconsideraría la situación”

La condición para la ‘no salida’ del acuerdo es clara: cumplir los estándares internacionales de derechos humanos y las libertades fundamentales en Camboya. Así lo reiteró la Comisión Europea, después de oír las palabras de Hun Sen.

“La UE mantendrá abiertos los canales de diálogo. Si Camboya tomase medidas creíbles y satisfactorias para remediar con rapidez la situación que nos ha llevado a iniciar el proceso, la UE reconsideraría la situación”, afirmó el portavoz comunitario de Comercio, Daniel Rosario, quien añadió: "El poder beneficiarse de estas preferencias se basa en el respeto de los principios de quince convenciones fundamentales de la ONU y de organizaciones internacionales del trabajo sobre derechos humanos y laborales".

El bloque europeo, cuya primera unión fue comercial, ha denunciado varias veces a Camboya por “violaciones serias y sistemáticas”, sobre todo en cuanto a libertad de expresión y de asociación, legislación del trabajo, y respeto democrático a otros partidos.

De hecho, la barrera entre ambos actores surgió meses después de que Hun Sen se proclamara vencedor de las elecciones generales de julio de 2018, con el partido de la oposición disuelto e ilegalizado por la Corte Suprema. Cinco años antes, la oposición había logrado en los comicios casi la mitad de votos, pero en ese entonces su líder terminó encarcelado y muchos otros dirigentes tuvieron que huir al exilio, con el argumento de que estaban conspirando contra el Gobierno, con ayuda de EE. UU. Ídem para los medios, que se vieron obligados a cerrar radios y periódicos, y para la ciudadanía, que presenció el encarcelamiento o la expulsión de las voces más críticas.

Y es que Hun Sen lleva en el poder desde 1985, y su formación, el Partido Popular de Camboya, tiene la hegemonía desde el año 79. Pero no por eso dejará de necesitar a la UE. Es más, Bruselas es su segundo socio comercial y solo en 2017 le compró bienes por un valor de 5.000 millones de euros. Sobre todo, en productos textiles, sobre los que Camboya es fuerte, con un 86% de mano de obra de todo el país dedicada a ello.

Por esta razón, Hun Sen, de 66 años, dijo que no perdonará a aquellos países que hayan presionado en el recorte de su ayuda, mientras que a los nacionales, a los camboyanos, les advirtió que si fueron críticos deben preparase para salir del país. “Que la gente esté preparada para huir (…) No los perdonaré”, sentenció Hun Sen.

La Unión Europea, que solo ha iniciado el trámite de cierre del pacto para Camboya, cuenta con 12 meses para decidir si retira total o parcialmente al país del beneficio de libre de impuestos.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.