Refugiados Sirios

El invierno azota los campos de refugiados en el Líbano

Vista de carpas inundadas de refugiados sirios en la ciudad de Bar Elias, en el valle de Bekaa, Líbano, 7 de enero de 2019.
Vista de carpas inundadas de refugiados sirios en la ciudad de Bar Elias, en el valle de Bekaa, Líbano, 7 de enero de 2019. Issam Abdallah / Reuters.

Tiendas destruidas, tormentas de nieve e inundaciones empeoran las ya precarias condiciones de los refugiados sirios durante el crudo invierno del Valle de Bekaa en el Líbano.

Anuncios

Centenares de refugiados sirios caminan sobre las trochas inundadas que ha dejado la última tormenta invernal. Muchas carpas están a punto de caerse y las condiciones precarias causadas por los vientos de invierno, empeoran cada segundo.

“Hay casi medio metro de agua en el piso y en las carpas… La guerra en Siria nos llevó a esta situación”. Explica Hussein Zeidan, que huyó de Homs en el 2011. Es uno del más de millón de refugiados sirios que vive en Líbano. La mayoría, según la ONU, en condiciones de miseria.

Como si no fuera suficiente la crisis humanitaria, el pasado 6 de enero una tormenta azotó esta región del país. La ONU cree que por lo menos 50.000 refugiados viven en campos informales. No hubo heridos, pero las duras condiciones pueden generar muertos por frío extremo, la continuidad de las tormentas y la falta de resguardo.

Muchos de los refugiados quedaron sin alimentos y sin cobijas. Ghazwan Seidan tiene tres hijos y vive en uno de los campos informales de Akkar: “Nuestra situación es mala… Dios bendiga a nuestros vecinos, nos recibieron en la noche de ayer. Hoy, el agua los inundó, así que nos vinimos a esta casa medio construida sin ventanas ni puertas.”

La Agencia de Refugiados de la ONU, ACNUR, informó que las tormentas invernales han colapsado quince campamentos y que por lo menos 66 han sido duramente impactados.

Abu Shahid, huyó de Hasaka en Siria tres años atrás. Parado en medio del fango que le llega a las rodillas, describe su situación en uno de los campos de refugiados de Bar Elias: “la única solución es dejar las cosas y huir por nuestras vidas… el agua está por todo lado, ¿a dónde vamos a ir?”.

Para Hamed Haj Abu de 19 años y su familia, la noche fue larga y fría. Nadie pudo dormir. “Ni nos podemos sentar, hay agua por todo lado, ¿dónde vamos a dormir?”

Desde 2011, cuando empezó la guerra en el país árabe, más de 5.6 millones de personas dejaron Siria a los países vecinos. Millones huyeron a las zonas fronterizas. La ONU cree que necesita 5.5 billones de dólares para cubrir la crisis humanitaria.

Pero la guerra en el país árabe, no ha terminado. Más de medio millón de personas ha muerto hasta ahora y la diáspora siria no se detiene.

Con Reuters y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24