Saltar al contenido principal

La condena a muerte que aumenta la tensión entre China y Canadá

 El canadiense Robert Lloyd Schellenberg durante su comparecencia ante el tribunal para un nuevo juicio de su caso de contrabando de drogas en Dalian, provincia de Liaoning, China, el 14 de enero de 2019.
El canadiense Robert Lloyd Schellenberg durante su comparecencia ante el tribunal para un nuevo juicio de su caso de contrabando de drogas en Dalian, provincia de Liaoning, China, el 14 de enero de 2019. Reuters

Tras el anuncio de la justicia de China de condenar a muerte al canadiense Robert Lloyd Schellenberg por tráfico de drogas, el primer ministro de ese país calificó la orden como una medida "arbitraria".

ANUNCIOS

La condena a muerte contra Robert Lloyd Schellenberg reavivó las tensiones diplomáticas entre Canadá y China. La medida contra este ciudadano canadiense por tráfico de drogas fue ordenada por las autoridades asiáticas, luego de la repetición del proceso judicial ordenada en las últimas semanas de 2018.

Ante el anuncio de la condena, realizado por un tribunal de Dalian, se desencadenó un cruce de acusaciones entre altos funcionarios de ambas naciones, debido a que Schellenberg había sido sentenciado a 15 años de prisión, de acuerdo con lo decidido inicialmente en el 2016 por la instancia encargada del caso.

Uno de los primeros en reaccionar fue el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien señaló a China de aplicar la pena de muerte de manera “arbitraria”, por lo que describió la sentencia como una “grave preocupación” para su Gobierno.

A la contundente declaración de Canadá, le siguió la de Hua Chunying, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China, quien cuestionó que antes de hacer comentarios de tal nivel, “la persona en particular (Trudeau) tiene que leer atentamente la notificación emitida por el Tribunal Intermedio de Dalian y las leyes chinas pertinentes”.

De acuerdo con lo señalado por China, allí "todas las personas son iguales ante la ley”, por lo que le pidió a Canadá que respete tanto la soberanía del país, como el Estado de Derecho.

La tensión entre las partes comenzó el primero de diciembre, cuando la directora financiera del gigante tecnológico Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada en Canadá a solicitud de Estados Unidos.

Según China, el caso de la directora de Huawei no es “normal” en materia legal, ya que su detención representa un claro “abuso de los procedimientos” empleados en este tipo de situaciones, ante lo que reiteró la petición de que sea liberada de manera inmediata.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.