Saltar al contenido principal

El expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, absuelto por la CPI

Peter Dejong /Pool / vía Reuters

La Corte Penal Internacional (CPI) ordenó la inmediata liberación del exmandatario, absuelto de acusaciones de crímenes de guerra en la economía más grande de África occidental.

Anuncios

En la Corte Internacional de Justicia, con sede en la Haya, el juez Cuno Tarfusser concluyó que no se pudieron probar las acusaciones de asesinato, violación, persecución y otros actos de lesa humanidad contra el expresidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo, de 73 años, ni contra su mano derecha, el exministro de Juventud, Charles Blé Goudé, de 46 años.

El juez anunció que el Tribunal "otorga a la defensa mociones de absolución de todos los cargos (…) y ordena la liberación inmediata".

Los acusados se abrazaron tras escuchar la decisión. Su regreso a la libertad será el miércoles 16 de enero, aunque lo que hará en el futuro el político aun no está claro.

El abogado de la defensa, Emmanuel Altit, comentó que: "Ahora mismo es demasiado pronto para comentar sobre el futuro y a dónde irá, pero se pueden imaginar que está muy apegado a Costa de Marfil".

Y es que, tras siete años bajo custodia, no se descarta que Gbagbo retorne a Costa de Marfil. Un regreso casi triunfal y muy diferente a su salida del país en 2011, cuando las tropas francesas lo expulsaron de un búnker presidencial y lo entregaron a la Corte Internacional, argumentando su responsabilidad en una ola de violencia postelectoral.

Gbagbo enfrentó cargos de crímenes de lesa humanidad por el derramamiento de sangre entre el año 2010 y el año 2011 cuando se presentó para la reelección.

La Comisión Electoral declaró ganador al líder de la oposición Alassane Ouattara, pero los resultados fueron invalidados por el Tribunal Constitucional y la situación llevó a cinco meses de caos en la nación de África Occidental, donde fallecieron alrededor de 3.000 personas.

En ese entonces los fiscales dijeron que Gbagbo se aferró al poder "por todos los medios" después de que fuera derrotado por el actual presidente, Alassane Ouattara.

Pero según Jim Wormington, de Human Rights Watch, "las fuerzas leales tanto a Gbagbo como a Ouattara fueron responsables de una violencia impactante".

Las reacciones encontradas de víctimas y seguidores

Al término de la audiencia de la CPI, que determinó la absolución de Gbagbo, los partidarios del expresidente comenzaron a aplaudir en la galería pública de la corte, ante la mirada del juez principal Cuno Tarfusser, quien ordenó que se sentaran y se "comportaran".

Afuera del juzgado, otras docenas de simpatizantes, que viajaron desde París para conocer el veredicto, aplaudieron y bailaron en celebración.

Y de vuelta el Costa de Marfil, donde miembros de su partido instalaron pantallas gigantes para ver la cita judicial, se escucharon gritos de alegría, e incluso varias personas se tiraron al piso y lloraron o se echaron a llorar.

Seguidores de Laurent Gbagbo celebran en Abiyán la absolución del expresidente
Seguidores de Laurent Gbagbo celebran en Abiyán la absolución del expresidente Luc Gnago / Reuters

"¡Ooh-la-la!", dijo el partidario de Gbagbo Olivier Kipre en Abiyán, donde la gente se reunía mostrando camisetas del líder para ver el procedimiento en las pantallas gigantes. "Estoy muy contento. Me volveré loco hoy porque no creía que lo liberaran", agregó.

"¿Cómo puedes liberar a alguien que ha matado a nuestros hijos y a nuestros esposos?"

Diferente fue la reacción de los grupos de derechos humanos que aseguraron que la sentencia negaba justicia a las víctimas del conflicto de 2010 - 2011, cuando Gbagbo se negó a aceptar la derrota del rival Alassane Ouattara y cerca de 3.000 personas murieron.

"¿Cómo puedes liberar a alguien que ha matado a nuestros hijos y a nuestros esposos?", dijo Salimata Cisse, de 33 años, una representante de las mujeres en Abiyán.

Una vez más perdieron los fiscales. Antes fracasaron en su intento por condenar a al exvicepresidente del Congo, Jean-Pierre Bemba, quien fue liberado el año pasado gracias a la revocación de una sentencia de guerra y al presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, quien tuvo cargos en 2015.

En los últimos 15 años, bajo los cargos de crímenes de guerra, los fiscales solo han ganado tres condenas, lo que resalta la importancia del fiscal principal. Hasta ahora el cargo lo ocupa el juez de Gambia, Fatou Bensouda, que ha ocupado el primer puesto desde 2012, pero será reemplazado el próximo año.

Al respecto se pronunció James A. Goldston, del grupo de derechos de la Open Society Justice Initiative: "La absolución subraya lo importante que es que el proceso para seleccionar al próximo fiscal se le dé a una persona de integridad y buen juicio que esté altamente capacitada para la investigación criminal".

La CPI se conformó en 2002 con el objetivo de juzgar los peores crímenes del mundo, incluidos los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.