Saltar al contenido principal

La nueva vida de Rahaf Al Qunun, la adolescente que se rebeló contra el régimen saudita

Rahaf Mohammed al-Qunun, una adolescente de origen saudí, quien denunció a su familia por maltrato, habló este 15 de enero en el Corvetti Education Centre en Toronto, Ontario, Canadá.
Rahaf Mohammed al-Qunun, una adolescente de origen saudí, quien denunció a su familia por maltrato, habló este 15 de enero en el Corvetti Education Centre en Toronto, Ontario, Canadá. Mark Blinch / Reuters

Dispuesta a acceder a la educación, conseguir un empleo y vivir "una vida normal", Rahaf Al Qunun, la joven de 18 años que huyó del maltrato de su familia en Arabia Saudita, fue acogida por Canadá. Pero teme por su seguridad.

Anuncios

Para que una mujer saudita pueda viajar, casarse o estudiar, necesita del visto bueno de un "tutor" masculino.

Cansada de seguir normas como estas y del maltrato físico y sicológico que le infringían sus familiares, Rahaf Mohammed Al Qunun, de 18 años, decidió huir de su tierra, desafiando el estricto régimen saudita.

Llegó a Canadá el pasado 12 de enero para empezar su nueva vida como asilada y este martes, 15 de enero, concedió la que –advirtió- será su última entrevista mediática.

"Me gustaría comenzar a llevar una vida normal, una vida privada, como cualquier otra mujer joven que vive en Canadá. En los próximos años trabajaré para apoyar la libertad de las mujeres en todo el mundo", expresó.

Sin embargo, teme por su seguridad, por lo que un guardia fue contratado para cerciorarse de que "nunca esté sola".

Huyó del maltrato físico y sicológico de sus familiares

Rahaf Mohammed al-Qunun, llegó a Bangkok el pasado sábado e inicialmente se le negó la entrada, pero pronto comenzó a publicar mensajes en Twitter diciendo que había "escapado de Kuwait" y que su vida correría peligro si la obligaban a regresar a Arabia Saudita.

Luego de un enfrentamiento de 48 horas en el aeropuerto de Bangkok, la joven se atrincheró en una habitación de hotel, resistiéndose a devolverse con su padre y su hermano, quienes negaron cualquier tipo de abuso.

Con el apoyo de la agencia de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur), Rahaf Mohammed inició una nueva vida lejos de la familia Al-Qunun, de la que no quiere conservar ni el apellido.

Y tras ser procesada como refugiada, su osada aventura ha ocupado numerosos titulares internacionales.

"Como saben, en Arabia Saudita, (las mujeres) no pueden ser independientes y necesitan la aprobación de su tutor masculino para todo. Cualquier mujer que piense en escapar o que escapa, correrá el riesgo de ser perseguida", relató.

Y agradeció a Canadá por permitirle cambiar esa realidad. "Quiero ser independiente, viajar y tomar mis propias decisiones sobre educación, una carrera o con quién y cuándo debo casarme. Hoy puedo decir con orgullo que soy capaz de tomar esas decisiones por mi cuenta", dijo.

La comunidad internacional pone sus ojos sobre el régimen saudita

El caso de Al Qunun ha llamado la atención mundial sobre las estrictas reglas sociales de Arabia Saudita, incluido el mencionado requisito de que las mujeres tengan el permiso de un 'tutor' masculino para viajar.

"La administración saudí controla la vida de una mujer, su trabajo y su posición. Las mujeres no pueden viajar solas. Las mujeres en Arabia Saudita son tratadas como niños, incluso si tienen 50 o 60 años de edad. Tratan a las mujeres terriblemente", denunció Rahaf Mohammed.

Pero su caso iba más allá: "hubo violencia corporal. A veces, hasta sangraba", aseveró.

"La difícil situación de Al-Qunun ha captado la atención del mundo en los últimos días, brindando un vistazo a la precaria situación de millones de refugiados en todo el mundo", dijo en un comunicado el alto comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.