Saltar al contenido principal

Cuatro décadas de la revolución que transformó Irán

El líder supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei, pronuncia un discurso durante una ceremonia en la que se conmemora el aniversario de la muerte del Ayatollah Ruhollah Khomeini, en Teherán, Irán, el 4 de junio de 2017.
El líder supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei, pronuncia un discurso durante una ceremonia en la que se conmemora el aniversario de la muerte del Ayatollah Ruhollah Khomeini, en Teherán, Irán, el 4 de junio de 2017. Reuters / Foto de archivo

40 años han pasado de la marcha al exilio del Sha que permitió el regreso del ayatolá Jomeini y el nacimiento de la República Islámica, e Irán enfrenta todavía grandes desafíos.

ANUNCIOS

Acosado por las multitudinarias protestas populares que culminaron en el triunfo de la Revolución Islámica en el país, el último Sha de Irán, Mohamad Reza Pahlaví, se marchó del país el 16 de enero de 1979.

Efectos económicos adversos, autoritarismo, reformas impopulares y corrupción desataron una alianza improbable pero efectiva de islamistas radicales y universitarios inspirados por la izquierda, obreros, republicanos, liberales y laicos en Irán.

Mohamad Reza accedió al trono en 1941, después de que su padre Reza Sha fue obligado a abdicar por los ocupantes británicos del país, y emprendió una serie de reformas que solo beneficiaron a una pequeña parte de la población, la clase ligada al poder, lo que desató el descontento.

Algunos de los actos ostentosos que protagonizó y que despertaron malestar social fue su coronación en 1967 como "Shahanshah" (emperador o rey de reyes), y la fastuosa celebración en 1971 en Persépolis de los 2.500 años del Imperio Persa, a la que acudieron mandatarios internacionales.

Todo esto dejó atrás cuando el 16 de enero de 1979 salió de Irán. En poco más de un año de exilio recorrió numerosos países, desde Marruecos a México y Estados Unidos, hasta recalar finalmente en Egipto, donde falleció de cáncer en julio de 1980 y está enterrado.

Exilio del Sha originó un régimen islámico

Su exilio abrió las puertas al regreso de Jomeini y abrió las pueras para la implantación de un régimen islámico que tomó las aspiraciones de buena parte de quienes habían apoyado la revolución.

Su última esposa, Farah Diba, quien se sigue autodenominando emperatriz, vive ahora en París y trata de mantener vivo el legado de la dinastía. Así como limpiar su imagen y allanar un eventual, y poco probable, regreso a Irán.

En su página oficial, se puede leer que "en enero de 1979, en lugar de apoyar una represión militar que hubiera causado un derramamiento de sangre, Mohamad Reza Pahlaví salió de Irán hacia el exilio".

En Irán, por su parte, las autoridades describen a la dinastía Pahlaví como un régimen "corrupto, opresivo, tiránico y dependiente de EE. UU.", según insistió hace unos días el líder supremo, Ali Jameneí.

El régimen de Mohamad Reza Pahlaví, quedó truncado por la revolución liderada por el ayatolá Ruholá Jomeiní que condujo al establecimiento en Irán de un régimen teocrático, pero que también tuvo muchos detractores. Jomeini, un clérigo a quien el Sha envió al exilio, logró convertirse en el símbolo de la revolución que se gestaba.

Con EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.