Saltar al contenido principal

Cierre de Gobierno en EE. UU.: más reproches que acuerdos a la vista

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, advirtió este jueves durante una rueda de prensa en el Capitolio de Washinton D.C. que el cierre parcial de la Administración socava la seguridad del país.
La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., la demócrata Nancy Pelosi, advirtió este jueves durante una rueda de prensa en el Capitolio de Washinton D.C. que el cierre parcial de la Administración socava la seguridad del país. Shawn Thew / EFE

Todavía no parece haber un acuerdo entre el presidente Donald Trump y el Congreso que permita superar el cierre parcial de la Administración, pero sí siguen los reproches de parte y parte. Ya hay quienes temen una posible suspensión del Super Bowl.

Anuncios

Han pasado 27 días desde que inició el cierre parcial de la Administración en Estados Unidos y, hasta el momento, no se ven indicios de que la parálisis pueda llegar a su fin.

En lugar de un acuerdo, lo que sí hay es reproches mutuos entre el presidente Donald Trump y su principal opositora demócrata, Nancy Pelosi.

La presidenta de la Cámara Baja se quejó de la situación en su cuenta de Twitter: "Han pasado 27 días desde que Donald Trump forzó el inicio del cierre de la Administración y el Senado aún no ha hecho un solo voto para reabrir el Gobierno".

"No quiero un muro, no quiero un muro, no quiero un muro", repitió hoy la presidenta de la Cámara de Representantes, en una rueda de prensa en el Capitolio. Sus declaraciones le significaron duras críticas por parte del jefe de Estado, quien también contestó en las redes sociales: "La izquierda se ha desquiciado totalmente. ¡Ya no les importa lo que es correcto para nuestro país!", dijo Trump en Twitter.

Todavía no hay acuerdo sobre el muro de la discordia

Nancy Pelosi argumentó que el país necesita "más recursos" en los puertos de entrada a lo largo de la frontera para evitar la llegada de grandes cantidades de droga y de inmigración ilegal, en vez de financiar un muro.

Pero Trump insistió en la necesidad de construir ese muro en la frontera sur con México, y señaló que "más caravanas" de migrantes se están formando en Centroamérica para llegar a Estados Unidos próximamente.

"Hay más caravanas de camino hacia aquí, con miles y miles de personas. Necesitamos un muro fuerte", reiteró Trump en una conferencia de prensa en el Pentágono.

Lejos de ceder a la petición de Trump, Pelosi advirtió que el cierre parcial del Gobierno socava la seguridad del país y pidió al mandatario que abogue por reabrir la Administración "lo antes posible". La discordia entre republicanos y demócratas en torno al muro fronterizo es la causa que mantiene en parálisis la Administración.

Demócratas advierten que peligra la seguridad nacional

Pelosi aludió el miércoles 17 de enero motivos de seguridad en su solicitud a Trump para aplazar el tradicional discurso sobre el Estado de la Unión, previsto para el 29 de enero, hasta que finalice el cierre parcial de la Administración.

La presidenta de la Cámara señaló que, como consecuencia del cierre parcial, el Servicio Secreto, encargado de coordinar, planear e implementar las medidas de seguridad en estos actos, lleva 27 días sin recibir financiación.

"No le estoy negando una plataforma de ningún modo. Le estoy diciendo de pactar una fecha cuando la Administración esté abierta otra vez", explicó la congresista.

Super Bowl, ¿una víctima del 'shutdown'?

Ya hay quienes dicen que el cierre de la Administración podría poner en peligro la celebración del Super Bowl, el evento deportivo más importante del año en Estados Unidos, que comienza el próximo 3 de febrero.

Pero la ciudad de Atlanta está lista para recibir a las decenas de miles de visitantes que se esperan, aseguró Elise Durham, directora de comunicaciones del aeropuerto de la capital de Georgia, pese al temor que generan los 27 días sin pago que ya completa el personal crítico de ese terminal aéreo.

El Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta (ATL), que ya es el más activo del mundo, espera ver 125.000 pasajeros adicionales antes del juego del 3 de febrero y está trayendo refuerzos para cumplir con los números adicionales, agregó Durham.

Vale recordar que el cierre parcial de la Administración llevó a 800.000 trabajadores federales, incluidos agentes de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) por sus siglas en inglés, y controladores de tráfico aéreo, a cesar actividades –en ciertos casos- o a seguir sus labores, pero sin pago.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.