Rescate España

Emergencia en España: autoridades trabajan contrarreloj para rescatar a un niño que cayó en un pozo

Un trabajador se mete en un tubo de acero, que se utilizará para proteger un pozo profundo, al lado del área donde Julen, un niño español de dos años de edad, cayó al pozo el pasado 13 de enero.
Un trabajador se mete en un tubo de acero, que se utilizará para proteger un pozo profundo, al lado del área donde Julen, un niño español de dos años de edad, cayó al pozo el pasado 13 de enero. Reuters/Jon Nazca

El menor de dos años de edad, identificado como Julen, cayó en un pozo el domingo 13 de enero, en una finca de Totalán, Málaga, cuando jugaba, mientras sus padres almorzaban cerca, según declaró la propia familia del niño.

Anuncios

"Muertos, pero con la esperanza de que un ángel nos ayude a recuperarlo", así afirmó que se siente José, el padre del menor desaparecido.

Sus declaraciones se produjeron luego de que los rescatistas encontraran varios mechones de cabello que pertenecen al niño. Según las autoridades, es la primera confirmación de que Julen bajó el pozo.

Esta situación dio esperanzas de encontrar al pequeño, cuyo destino ha mantenido en vilo a todo el país, en los últimos días.

"Encontramos un poco de cabello y las pruebas de ADN realizadas por la Guardia Civil certifican que pertenecen al niño", dijo a la radio Cadena Ser, Alfonso Rodríguez Gómez, un representante del Gobierno de la región suroeste de Andalucía.

El padre del niño dijo que el descubrimiento significaba que él y la madre de Julen podían "ver un poco de luz".

Las operaciones que realizan los rescatistas para sacar al menor del pozo

Actualmente los expertos perforan dos túneles verticales y paralelos para alcanzar los más de 100 metros de profundidad y llegar al menor desde corredores horizontales.

Ángel García, ingeniero civil de Málaga, muestra un papel a los periodistas con un dibujo que muestra el área donde Julen, un niño español de dos años de edad, cayó en un pozo y las posibilidades para rescatarlo.
Ángel García, ingeniero civil de Málaga, muestra un papel a los periodistas con un dibujo que muestra el área donde Julen, un niño español de dos años de edad, cayó en un pozo y las posibilidades para rescatarlo. Reuters/Jon Nazca

Esta medida fue tomada luego de que fallara la excavación de una cavidad en la falda de la montaña, donde cayó el menor, debido a que el proceso era lento y problemático.

Las primeras extracciones de áridos fueron suspendidas el pasado martes 15 de enero por la rotura de una manguera. Sin embargo, esa excavación fue la que permitió encontrar material biológico del menor.

Después, fue excavado un túnel de forma horizontal para tratar de llegar a la base del pozo donde se cree que está el menor, pero el terreno inestable impidió avanzar con seguridad.

Según la Guardia Civil, el pozo fue creado en la finca de zona montañosa sin los permisos reglamentarios. Por esta razón, las autoridades interrogaron al pocero quien asegura que selló el boquete y al dueño del terreno, familiar del niño accidentado.

La operación de rescate del niño puede tardar días

El delegado del Colegio de Ingenieros de Minas del Sur en Málaga, Juan López Escobar, señaló que llegar hasta donde presumiblemente se encuentra el menor no tomará horas, sino que es “cuestión de días”.

Rescatistas parados junto a excavadoras y camiones en el área montañosa donde Julen, un niño español de dos años, cayóa un pozo profundo,el pasado 13 de enero, en Totalán, España.
Rescatistas parados junto a excavadoras y camiones en el área montañosa donde Julen, un niño español de dos años, cayóa un pozo profundo,el pasado 13 de enero, en Totalán, España. Reuters/Jon Nazca

Indicó que la tardanza se debe a las dificultades por las condiciones orográficas y del propio conducto, una prospección de agua de 25 centímetros de ancho y 110 metros de profundidad.

“Es obvio que todo nuestro esfuerzo es para que el tiempo sea mínimo, pero las dificultades son enormes. Todo se está haciendo sin conocimiento previo del terreno, y por eso nos encontramos con diferentes estratos y geotermias que dificultan las obras y obligan casi constantemente a cambiar las decisiones”, explicó por su parte el representante en Málaga del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Andalucía, Ángel García Vidal.

García agregó que una obra de esta envergadura "en condiciones normales se tardaría meses en hacer”.

Con el paso del tiempo disminuyen las posibilidades de sacar al pequeño de dos años de edad con vida. Pese a ello, familiares y rescatistas no pierden la esperanza trtas indicar que en el pozo hay ventilación, lo que podría ayudar al menor.

Con AFP, Reuters y EFE

 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24