Saltar al contenido principal

¿Qué es el ELN, la guerrilla detrás del atentado en Bogotá?

Imagen de archivo. Un integrante del ELN en la selva colombiana (ubicación desconocida).
Imagen de archivo. Un integrante del ELN en la selva colombiana (ubicación desconocida). Reuters

El ministro de Defensa de Colombia, Guillermo Botero, dijo que la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) está detrás del carro bomba contra la academia de policía ¿Qué es y cuál es la historia de ese grupo armado?

ANUNCIOS

El atentado que dejó 21 muertos en Bogotá ya tiene un responsable. El Ministro de Defensa, Guillermo Botero, y el Fiscal General, Néstor Martínez, señalaron en menos de 24 horas al grupo insurgente marxista Ejército de Liberación Nacional (ELN) de estar detrás del ataque, pero ¿qué es el ELN?

El Ejército de Liberación Nacional es una guerrilla marxista que, inspirada en la Revolución cubana, es casi tan antigua como lo fueron las FARC. En la década de los sesenta, un grupo de estudiantes colombianos empezó su entrenamiento militar en San Vicente de Chucuri, en el departamento de Santander, al norte del país. Seis meses después, el grupo atacó el pequeño pueblo de Simacota, el ELN había nacido oficialmente.

Victor Currea Lugo, periodista que ha investigado al grupo, dijo a France 24 “El ELN nace como un grupo guevarista, camilista y marxista. Y desde el comienzo, a diferencia de otros grupos, asume tareas políticas y militares al tiempo.”

Una guerrilla marxista y de influencia católica

La guerrilla del ELN ha tenido entre sus filas y entre sus principales líderes a curas católicos ortodoxos: el cura Camilo Pérez y Camilo Torres son algunos de los nombres más reconocidos a lo largo de su historial. Esa influencia religiosa ha marcado la ortodoxia del grupo, que a finales de los años 80 logró resurgir de una fuerte ofensiva militar gracias a la extorsión de multinacionales energéticas que operaban en su territorio.

El ELN, a diferencia de las FARC, tiene una jerarquía menos centralizada. Currea explica que el grupo toma decisiones de forma “asamblearia.” Eso ha hecho que muchos señalen que no hay un mando unificado superior.

Pero al contrario, cuando ha logrado pactar treguas con el Gobierno de Colombia, el actuar de sus hombres demuestra lo contrario. “Si hicieran una curva militar de ejecución en esos periodos pactados, se vería que los frentes del ELN han respetado la orden del COCE”, explica Currea.

El COCE es el Comando Central conformado por cinco comandantes. Cada comandante está a cargo de distintas áreas: militar, política, financiera… Y lideran una insurgencia que, según fuentes militares, está alrededor de los 2.000 hombres organizados en “Frentes de Guerra.” El comandante en jefe es Nicolás Bautista, alias “Gabino”, un campesino que se convirtió en combatiente.

La estrategia militar del ELN, además de las extorsiones a la petroleras, ha sido usar otros métodos que han afectado gravemente la población civil. El secuestro fue una de sus tácticas de guerra más utilizadas para financiar su lucha. Según fuentes del Gobierno colombiano, solo desde el mandato Duque, el grupo tiene nueve secuestrados. A la guerrilla el Gobierno también la acusa de financiarse con tributos que ha pedido a los cultivadores de coca y marihuana.

Los operativos de esa guerrilla también han sido escándalo en la opinión pública colombiana. En mayo de 1999 el ELN, vestido con prendas del Ejército de Colombia, secuestró a 186 personas de un barrio de clase alta en Cali, al occidente del país. En abril de ese mismo año, el grupo secuestró un avión de Avianca con 43 pasajeros y lo aterrizó en un área remota del país.

El atentado se produjo en un momento en que los diálogos de paz continúan congelados

En abril de 2017, el Gobierno de Colombia, entonces encabezado por el expresidente y premio Nobel de paz, Juan Manuel Santos, anunció diálogos de paz con la guerrilla del ELN. La noticia vino después de la firma de un acuerdo de paz con la guerrilla más grande y longeva de ese país: las FARC.

Durante 17 meses se adelantaron negociaciones, primero en Quito y luego en Cuba. Dentro de esas negociaciones, la guerrilla anunció la primera tregua por 100 días en más de 50 años de guerra. Durante ese año Colombia tuvo una de las tasas de homicidios más bajas de su historia reciente.

Sin embargo, las negociaciones con el ELN no han contado con la misma confianza. Incluso, dentro de la misma insurgencia, las conversaciones fueron vistas con escepticismo. “El ELN no quiere entrar a una negociación de entrega de armas y desmovilización sin transformaciones sociales” explica Currea.

El Gobierno exige terminar con los secuestros

Y no es un tema menor. Una de los puntos de la agenda que alcanzó a acordar esa guerrilla con el anterior Gobierno, exigía la participación activa de la sociedad civil en las propuestas de cambios democráticos.

El nuevo Gobierno, del partido opositor al de Juan Manuel Santos, dijo que no negociaría con la guerrilla si no terminaba con los secuestros y otras acciones de guerra. Para la insurgencia ese compromiso solo se haría efectivo en estados más avanzados de las conversaciones.

En ese rifirrafe el Ejecutivo de Iván Duque congeló los diálogos de La Habana, unos días después de haberse instalado en la Casa de Nariño. Hoy, poco más de cinco meses después, el ELN realiza el atentado más grave que ha visto Bogotá en los últimos quince años.

Los expertos dicen que es cuestión de horas para que el presidente Iván Duque rompa definitivamente las negociaciones. Y en ese escenario las más afectadas serán las zonas periféricas del país donde esa guerrilla tiene más fuerza: los departamentos de Norte de Santander, Arauca, Cauca, Choco, Nariño y el sur del departamento de Bolívar.

Lo peor de la guerra en Colombia dejo más de 260.000 personas muertas, millones de desplazados y más de 80.000 desaparecidos.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.