Saltar al contenido principal

Marchas en una Colombia polarizada para rechazar la violencia

Las personas participan en una marcha contra la violencia, después de la explosión de un coche bomba en Bogotá, Colombia, el 20 de enero de 2019. El cartel dice: "Paz".
Las personas participan en una marcha contra la violencia, después de la explosión de un coche bomba en Bogotá, Colombia, el 20 de enero de 2019. El cartel dice: "Paz".

Miles de personas se tomaron las calles de Colombia, en una marcha convocada por sectores sociales y el propio presidente Iván Duque para repudiar el atentado del jueves en Bogotá.

ANUNCIOS

Colombia está dividida. Y así quedó en evidencia luego de la última marcha convocada por sectores de la sociedad civil y apoyada por el propio presidente Iván Duque luego del peor atentado que vivió su capital en los últimos quince años.

El presidente colombiano, quién a los pocos días de asumir el poder tomó la decisión de congelar los diálogos de paz con la guerrilla del ELN, presunta autora del atentado, respaldó el llamado civil a rechazar la violencia.

Cientos de ciudadanos salieron a las calles  para mostrar su solidaridad con los agentes de policía, víctimas del último ataque en la capital de Colombia. Un carro bomba acabó con la vida de 21 personas en una escuela de Policía el 17 de enero.

El expresidente Álvaro Uribe Vélez, quién fue un férreo opositor del proceso de paz que firmó el exmandatario Juan Manuel Santos con la exguerrilla de las FARC, fue uno de los convocantes de la marcha en la ciudad de Medellín.

El premio Nobel de Paz y expresidente Santos también marchó en las calles de Bogotá, acompañado de su familia. Santos dijo a medios de comunicación locales: “Estoy complacido de ver a colombianos de cualquier condición social unidos en una sola cosa, decir no al terrorismo”.

Y aunque miles de personas se tomaron las calles de las principales ciudades,  Colombia no marchó en unidad. Para algunos sectores de oposición la marcha convocada “contra el terrorismo” representaba un llamado a la guerra. El líder de la oposición Gustavo Petro así lo expresó en su cuenta de Twitter.

A la marcha también acudieron figuras del deporte y artistas nacionales: el ciclista Nairo Quintana, la cantante Shakira y Carlos Vives fueron algunos de los que se sumaron a la convocatoria civil.

La división y el escepticismo por la paz son características que describen la coyuntura colombiana. El acuerdo de paz firmado con las FARC fue apoyado por la mitad de la población. Y aunque desactivó un enorme foco de conflicto, otros ciclos de violencia persisten.

Desde la firma, más de 500 líderes sociales han sido asesinados y grupos disidentes de las FARC y herederos de los grupos paramilitares siguen causando terror entre la población civil. La guerra en Colombia dejó más 260.000 civiles muertos y millones de desplazados internos.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.