Saltar al contenido principal

Violentas manifestaciones en Grecia por el acuerdo sobre Macedonia

Los manifestantes se enfrentan con agentes de policía durante una manifestación contra el acuerdo alcanzado por Grecia y Macedonia para resolver una disputa sobre el nombre de la exrepública yugoslava en Atenas, Grecia, el 20 de enero de 2019.
Los manifestantes se enfrentan con agentes de policía durante una manifestación contra el acuerdo alcanzado por Grecia y Macedonia para resolver una disputa sobre el nombre de la exrepública yugoslava en Atenas, Grecia, el 20 de enero de 2019. Alexandros Avramidis / Reuters

Varios heridos durante los enfrentamientos registrados entre manifestantes y la Policía en Atenas en las protestas contra la ratificación del acuerdo que prevé cambiar el nombre de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM).

ANUNCIOS

En un mar de personas se convirtió el centro de Atenas, la capital de Grecia, el domingo 20 de enero. Aproximadamente 60.000 ciudadanos ondearon banderas de colores azul y blanco mientras sonaban el himno nacional y canciones patrióticas. Lo hicieron durante una manifestación en la Plaza de Syntagma en la que exigieron al Parlamento no ratificar el acuerdo para nombrar a la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) a Macedonia del Norte.

La manifestación, que se tornó violenta cuando un grupo de manifestantes intentó forzar el cordón policial e irrumpir en el recinto del Parlamento, fue convocada por una plataforma nacionalista denominada Comité de Lucha por la Helenicidad de Macedonia que agrupa a asociaciones de ciudadanos, pero también de la iglesia ortodoxa, de militares, así como de griegos en la diáspora.

Con pancartas en las que se podían leer consignas como "Macedonia es griega. Punto", "Fascistas de izquierda, manos fuera de Macedonia" o "Referendo ya sobre Macedonia", personas de todas las edades y tendencias políticas se unieron en su rechazo hacia lo que consideran una "traición" a la patria griega.

Los manifestantes lanzaron piedras, botellas, bengalas y cócteles molotov contra los agentes de la policía y estos contestaron con gases lacrimógenos y granadas aturdidoras.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}

Un reclamo territorial y un conflicto con mucha historia

Muchos griegos creen que el nombre Macedonia implica un reclamo territorial sobre la propia región norte de su país con ese nombre. En junio de 2018, el Gobierno de Atenas y el de Skopje llegaron a un acuerdo para dar un nombre definitivo a la antigua República Yugoslava y poner fin a un conflicto que se ha prolongado por más de un cuarto de siglo.

El acuerdo, firmado por los dos gobiernos, desbloqueó el deseo de la ARYM de unirse a la OTAN y a la Unión Europea, una vez sea ratificado por el Parlamento de Grecia.

El tema evoca emociones fuertes entre los griegos que consideran que Macedonia, el antiguo reino gobernado por Alejandro Magno, es una parte integral de su patria y patrimonio histórico.

"No podemos soportar este acuerdo para regalar nuestra Macedonia, nuestra historia", dijo Amalia Savrami, de 67 años, a Reuters mientras agitaba una gran bandera griega en la Plaza Syntagma de Atenas.

"Macedonia es una y griega, es mi patria, es donde nací y crecí. Macedonia no puede ser Skopje, que es una comunidad eslava, que antes de la II Guerra Mundial se llamaba Vardaska. Tito la cambió a Macedonia, pero no es Macedonia. Macedonia es la patria de Alejandro Magno. Somos nosotros", afirmó a EFE Fotiní Jalastara, que vino expresamente desde Salónica, la capital de la región griega de Macedonia.

En 1991, Macedonia declaró su independencia con lo que evitó la violencia que acompañó gran parte de la ruptura de la antigua Yugoslavia. Grecia había acordado que, hasta que se resolviera la disputa por el nombre, su vecino del norte, con una población de aproximadamente 2 millones de personas, podría ser referido internacionalmente como ARYM, nombre con el que fue admitido por la ONU en 1993.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}

Las divisiones políticas en Grecia a raíz del conflicto con Macedonia

El primer ministro griego Alexis Tsipras, cuya coalición de izquierda-derecha llegó al poder, aclamó el asunto como un éxito. En enero de 2019 ganó una moción de confianza después de que el socio menor de su coalición se retirara.

El acuerdo con el primer ministro Zoran Zaev de la ARYM había tensado las relaciones con el partido de derecha de los Griegos Independientes, su aliado de coalición, que se oponía al uso de Macedonia en cualquier nombre acordado.

El denominado acuerdo de Prespa, bautizado por el nombre del lago a cuyas orillas se firmó en junio de 2018, a levantado ampollas no solo en la sociedad griega -una encuesta señala que el 66 % de la población es contraria al nombre-, sino que ha causado también estragos entre los partidos de la oposición y ha llegado al punto de que algunos diputados hayan recibido amenazas de muerte por anunciar que respaldarán el acuerdo.

El texto de la nota verbal remitida por Skopje tras ratificar el acuerdo el 11 de enero, en cambio, dejó claro que el gentilicio "macedonio" se refiere exclusivamente a la nacionalidad y no a una etnia -la minoría albanesa en ese país no lo hubiera consentido- y precisa que el idioma forma parte de la familia de las lenguas eslavas del Sur.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.