Foro Económico Mundial

Davos: un choque de trenes entre el multilateralismo y el proteccionismo

Los miembros del personal se ubican en el interior del Centro de Congresos antes de la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) el 21 de enero de 2019 en Davos, Suiza Oriental.
Los miembros del personal se ubican en el interior del Centro de Congresos antes de la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) el 21 de enero de 2019 en Davos, Suiza Oriental. Fabrice Coffrini / AFP

El evento anual del Foro Económico Mundial se desarrollará en medio de grandes ausencias, una guerra comercial en marcha, modelos económicos encontrados y advertencias sobre una desaceleración mundial.

Anuncios

Una sede neutral para debatir sobre un orden económico alterado. En Davos, una ciudad asentada sobre los Alpes suizos, se reunirán durante cuatro días alrededor de 70 jefes de Estado y cerca de 3.000 participantes, entre ellos los más importantes líderes empresariales.

Los más adinerados del globo vivirán una nueva edición del Foro Económico Mundial a partir de este 22 de enero. En esta ocasión se darán cita para debatir sobre la necesidad de fortalecer un multilateralismo resquebrajado por el auge del proteccionismo y para analizar la desigualdad en el marco de un informe que lanzó la ONG Oxfam advirtiendo, entre otras cosas, que solo “26 personas poseen más riqueza que la mitad de la humanidad”, exhibiendo la colosal brecha entre ricos y pobres en el mundo.

Y ante la expectativa de grandes asistencias, vino la baja de esperados líderes políticos como Donald Trump, que declinó la invitación a Davos semanas atrás. El mandatario estadounidense tendrá que quedarse en Washington para hacer frente al cierre de Gobierno más largo de la historia de la nación.

“La ausencia de Trump se entiende por su desprecio al multilateralismo. Para el presidente estadounidense no es deseable un escenario en donde se confronten las políticas que está imponiendo el mundo”, explicó Mario Valencia, profesor de economía del CESA, Colegio de Estudios Superiores de Administración de Colombia.

Tampoco lograron asistir Emmanuel Macron y Theresa May. El presidente francés no viajará a Suiza para atender la crisis desatada por los ‘chalecos amarillos’, mientras que la primera ministra británica enfrenta una crisis política debido al Brexit en Londres.

Los presentes: el presidente español Pedro Sánchez y la canciller Ángela Merkel, quien dará su batalla en defensa del libre mercado y la cooperación económica internacional, ante una delegación china que protagoniza una guerra comercial en curso con la primera potencia económica del mundo. Esto sin mencionar a visitantes de América Latina, como el presidente brasileño Jair Bolsonaro, que realiza su primer viaje al exterior hacia Davos. De la región también asistirán los presidentes de Colombia, Perú, Paraguay, Costa Rica y Ecuador.

Davos: ¿realmente tiene efectos reales en la economía mundial?

Para Valencia, no hay que llamarse a engaños. Si bien, desde que el foro fue creado (1991) ha promovido la defensa del libre comercio y ha propiciado un espacio para forjar acuerdos integrados, para el experto, “el Foro Económico Mundial es más una reunión social y de negocios que (un lugar) para resolver los problemas económicos. No es un escenario de decisiones, sino de debate y análisis”.

El Foro Económico Mundial ha sido de cierta manera un territorio neutral para conversar sobre el acontecer financiero. Probablemente esa sea una de las razones por las que, aunque algunos esperan que de allí salgan decisiones que impacten el orden económico, usualmente nada extraordinario sucede. Por eso los analistas esperan poco del foro.

Pero, más allá de las visiones existentes frente a la utilidad del encuentro, son los temas a tratar lo que concentra la atención del mundo.

Un oficial de policía suizo observa el área circundante desde lo alto del techo del Davos Congress Hotel antes de la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF) en Davos, Suiza, el 21 de enero de 2019.
Un oficial de policía suizo observa el área circundante desde lo alto del techo del Davos Congress Hotel antes de la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF) en Davos, Suiza, el 21 de enero de 2019. Arnd Wiegmann / Reuters

El debate pasará por la discusión sobre la guerra comercial entre China y Estados Unidos, que ya ha impactado la economía mundial y a los mercados emergentes. Según alertó el Fondo Monetario Internacional, las principales causas del empeoramiento de la economía serían las fricciones económicas entre las grandes potencias y el deterioro de las reglas concernientes al comercio multilateral.

El multilateralismo versus el proteccionismo, será otra de las discusiones centrales que se deriva de la guerra entre las dos principales potencias. El desarrollo de un capítulo sobre el clima dentro de las 350 sesiones a celebrar, nunca ha tenido más relevancia como ahora y tampoco va a dejarse a un lado, pese a que, contradictoriamente, muchos de los políticos asistentes descrean del cambio climático.

Así, las reuniones entre empresarios y políticos capturarán por los siguientes cuatro días la atención mundial, aunque nadie sepa con certeza lo que ocurra en los pasillos.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24