Saltar al contenido principal
Medio Ambiente

El muro fronterizo entre México y Estados Unidos reduciría la biodiversidad de la zona

Esta semana en Medio Ambiente de France 24 analizamos los impactos que sufrirían animales, plantas e insectos si la ampliación del muro fronterizo que el presidente estadounidense Donald Trump quiere construir entre México y Estados Unidos, se lleva a cabo. Paul Sánchez-Navarro, de la organización Defensores de la Naturaleza, nos explica las consecuencias sobre los hábitats de la región.

Anuncios

La ampliación del muro que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pretende construir en la frontera sur con México tiene consecuencias políticas, económicas y sociales. Sin embargo, algunos de los mayores impactos serán a nivel ambiental. Según la organización Defensores de la Naturaleza, este listado resumiría las mayores consecuencias sobre la naturaleza de una barrera fronteriza, sin importar el material con la que se construya.

La zona por la que pasaría la barrera alberga unos cinco refugios de alto valor ecológico desde California hasta Texas. Son áreas que muchas especies utilizan para migrar desde el norte al sur del continente. Entre los animales e insectos que se verían afectados están los ocelotes, un mamífero en peligro de extinción, jaguares, pumas, jaguarundis, lobos o mariposas, entre otros.

Para Defensores de la Naturaleza los daños ecológicos que un posible muro causarán a la región deshacen todo un trabajo conjunto de millones de dólares entre México y Estados Unidos en materia de conservación. Según Paul Sánchez-Navarro, representante de esta organización en Texas, "es triste que, a pesar de que Estados Unidos tiene acceso a información, a excelentes escuelas, a biólogos y a profesionales en el tema ambiental, esta administración impide que se pueda aplicar el talento que tiene el país para proteger la riqueza natural que tenemos".

A raíz de 11-S el Gobierno no está obligado a hacer estudios de impacto ambiental

Pese a que en Estados Unidos existen leyes que protegen estos ecosistemas, y que normalmente obligan a hacer estudios de impacto ambiental antes de hacer cualquier construcción en áreas de alto valor natural, no se están aplicando. Debido a una legislación aprobada en 2005, e impulsada tras los atentados del 11 de septiembre, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos no tiene obligación de cumplir con las leyes locales, estatales o federales para proyectos relacionados con la seguridad de sus fronteras. Incluso obviando los informes de las mismas agencias gubernamentales sobre la importancia de estos ecosistemas.

Más allá del impacto sobre la migración y reproducción de plantas, insectos y animales, para Paul Sánchez-Navarro una de las consecuencias más graves de una ampliación del muro fronterizo, sería una mayor desconexión entre humanos y naturaleza, ya que mucha de la población que vive en las zonas urbanas de la frontera no podrá acceder a parques naturales que estarían aislados por esta nueva barrera.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.