Saltar al contenido principal

El chavismo y la oposición se toman la calle en un simbólico 23 de enero para Venezuela

Un manifestante antigubernamental está envuelto en una bandera venezolana durante enfrentamientos con la policía y las tropas en los alrededores de un puesto de comando de la Guardia Nacional en Cotiza, norte de Caracas, el 21 de enero de 2019.
Un manifestante antigubernamental está envuelto en una bandera venezolana durante enfrentamientos con la policía y las tropas en los alrededores de un puesto de comando de la Guardia Nacional en Cotiza, norte de Caracas, el 21 de enero de 2019. Federico Parra / AFP

Tanto el Gobierno como la Asamblea Nacional convocaron a los venezolanos a “defender al presidente” o bien a poner fin a la “usurpación”, en el 61 aniversario de la caída de Marcos Pérez Jiménez. La fecha es interpretada según el bando.

ANUNCIOS

Este miércoles 23 de enero no habrá silencio en las calles venezolanas. Al menos, en apariencia, ese parece el destino de esta jornada en la que la oposición convocó a la ciudadanía para terminar con la “usurpación” y proclamar “elecciones libres”, y el Gobierno pidió a la misma ciudadanía “defender la Revolución Bolivariana y al presidente de la República”.

Una marcha y una contramarcha que tienen en el punto de mira al presidente Nicolás Maduro, cuando se cumplen 61 años de la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez. Solo que ese 23 de enero de 1958 no se ha vendido igual a los manifestantes venezolanos que gritarán “¡Fuera, Maduro!” o bien “¡Defender la patria!”.

El presidente de la opositora Asamblea Nacional, Juan Guaidó, habla en una conferencia en Caracas, Venezuela, el 21 de enero de 2019. Manaure Quintero / Reuters

Lo que para la Asamblea Nacional (AN), liderada por su presidente Juan Guaidó, es un paralelismo histórico contra un “tirano”, “una fecha de gran valor simbólico por tratarse del día en que cayó Pérez Jiménez” y regresó la democracia al país; para el Gobierno, desde su legado chavista, debería ser una fecha para el pueblo que no pudo ver nacer a esa democracia hasta que en 1998 cayó “la última dictadura, que fue la del Pacto de Punto fijo”, un acuerdo entre partidos del que se excluyó, entre otros, al Partido Comunista. Aunque no siempre fue así para el expresidente Hugo Chávez (1999-2013).

Si en sus primeros años de mandato obvió esta conmemoración, luego la convirtió en un mensaje para el pueblo, con la denuncia de que ese día de 1958 “nació un régimen de 40 años de desastre”, en alusión a la “traición” que supuso el Pacto de Punto Fijo de las élites conservadoras. Ergo, una fecha contra los que “traicionaron” lo que el pueblo, apoyado por algunos militares, quiso intentar.

Informe previo a las manifestaciones del 23 de enero

Los tres pasos de la oposición: cesar, formar un Gobierno y celebrar comicios

Deslegitimado por una insurrección cívico-militar, Pérez Jiménez abandonó Venezuela, exiliándose primero en República Dominicana y después en España, donde recibió el amparo del dictador Francisco Franco. Con la concentración de hoy, la oposición anti-chavista busca un impulso que apoye su plan de “cesar la usurpación, formar un Gobierno de transición y convocar a elecciones libres”. Así lo dijo Juan Guaidó el pasado 18 de enero en un video, en el que también pidió “recuperar el orden constitucional”.

“No te estamos pidiendo que des un golpe de Estado, no te estamos pidiendo que dispares, todo lo contrario, te estamos pidiendo que no nos dispares, que defiendas junto a nosotros el derecho que tiene nuestro pueblo”, arguyó días después, interpelando a los miembros de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, la oposición cuenta con el apoyo de varios países que ven en la Asamblea Nacional “el único poder legítimo”. Es el caso de Estados Unidos que, mediante su vicepresidente Mike Pence, ha apoyado estas marchas antigubernamentales contra la “dictadura”: “En nombre del pueblo estadounidense le decimos a todas las personas buenas de Venezuela que estamos con ustedes (…) y nos quedaremos con ustedes hasta que se restaure la democracia y se reclame el derecho del nacimiento de la libertad”.

El presidente Nicolás Maduro a la espera de su ceremonia de investidura para un segundo mandato, en Caracas, Venezuela, el 10 de enero de 2019. Adriana Loureiro / Reuters

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro hizo un llamado a la ciudadanía a manifestarse pacíficamente y, sobre todo, sin el “caos” que a sus ojos sugiere Estados Unidos. "Cada quien que salga en paz (...) el imperio quiere violencia, quiere enfrentamiento entre venezolanos, quiere caos, busca que Venezuela se divida (...) y hay grupos políticos de la derecha que le hacen el favor al imperialismo", expresó el mandatario, quien recientemente fue investido para un segundo mandato que durará hasta 2025.

Por el momento, las dos últimas manifestaciones nocturnas ocurridas en Caracas y en otros estados han dejado al menos cuatro fallecidos. Así lo han comunicado la policía y el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS), la cual precisó en su Twitter el primer “asesinato” de un joven “por herida de arma de fuego en Catia, Caracas”.

Un contexto que recuerda a las últimas grandes manifestaciones opositoras de 2017, donde al menos 125 personas, partidarias y contrarias a Maduro, murieron. Este 23 de enero el pulso político está servido en las calles.

Con Reuters, EFE y medios nacionales

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.