Saltar al contenido principal

Italia deberá pagar 20.800 dólares a Amanda Knox por no respetar sus derechos

Imagen de archivo. Amanda Knox habla a los medios de comunicación durante una breve conferencia de prensa frente a la casa de sus padres, el 27 de marzo de 2015 en Seattle, Washington.
Imagen de archivo. Amanda Knox habla a los medios de comunicación durante una breve conferencia de prensa frente a la casa de sus padres, el 27 de marzo de 2015 en Seattle, Washington. Stephen Brashear / AFP

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Italia a indemnizar con 18.400 euros a la estadounidense por violaciones a sus derechos cuando fue interrogada por el asesinato de su compañera de habitación, Meredith Kercher, en 2007.

Anuncios

El caso Amanda Knox volvió al centro de la atención mundial por un fallo según el cual la Justicia italiana no le garantizó a la joven algunos de los derechos básicos que deben preservarse al acusado durante un interrogatorio.

De acuerdo al fallo, Italia vulneró el Convenio Europeo de Derechos Humanos al no investigar las denuncias de malos tratos que realizó la joven y que, según ella, la condicionaron para realizar una falsa acusación por el homicidio, y además por no asistirla con un abogado y un intérprete en dicho interrogatorio en 2007. Por esos motivos Italia deberá pagar a la joven 18.400 euros (20.800 dólares).

El fallo de la Corte europea recuerda que el Tribunal de Apelación destacó que "la duración excesiva de los interrogatorios, la vulnerabilidad de la demandante y la presión psicológica que sufrió (...) comprometieron sus declaraciones". Sin embargo, el tribunal no concluye la existencia de maltrato físico.

El abogado defensor de Knox, Carlo Dalla Vedova, dijo que la decisión no representa una gran sorpresa para el "porque el tribunal supremo ya dijo que había muchos errores" y esa fue la razón por la cual sugirió a Amanda Knox que fuera a Estrasburgo.

Luego de darse a conocer el fallo, la joven estadounidense emitió un comunicado en el que describe todo lo que, según ella, padeció durante los interrogatorios, y además agradece el fallo.

“Estoy agradecido por su sabiduría (del Tribunal Europeo de Derechos Humanos) al reconocer la realidad de las falsas confesiones y la necesidad de reformar los métodos de interrogatorio de la policía. Permanezco eternamente agradecido a todas las personas del mundo que han creído en mí, me han defendido y han hablado en mi nombre a lo largo de los años. No podría haber sobrevivido a esto sin su apoyo”, dijo Knox en su comunicado.

Un caso que conmocionó al mundo

En noviembre de 2007 la policía se presentó en la casa que Knox compartía con la estudiante británica Meredith Kercher. La joven estadounidense estaba acompañada por Raffaele Sollecito, su pareja en aquel momento. En una habitación las fuerzas de seguridad encontraron el cadáver de Kercher. Había sido degollada y presentaba rastros de violencia sexual.

Amanda Knox fue interrogada y acusó de los hechos al dueño del bar donde ella había trabajado en algunas ocasiones, Patrick Lumumba Diya, aunque después se retractó argumentando que lo había hecho condicionada por maltratos físicos y psicológicos sufridos durante los interrogatorios. Knox, Sollecito y Diya fueron detenidos por homicidio, aunque el último fue puesto en libertad semanas después.

Tras casi siete años de vaivenes judiciales, el Tribunal Supremo italiano consideró que no existían pruebas para condenar a la joven estadounidense y al italiano Sollecito por el asesinato. Pero Amanda no se libró de una condena, el tribunal la sentenció a tres años de prisión por calumnias (una pena que ya había cumplido en prisión preventiva) por acusar falsamente a Patrick Lumumba.

La Justicia italiana condenó en 2010 al marfileño Rudy Guede, un conocido de Kercher, por el asesinato de la joven británica.

Con EFE y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.