JMJ 2019

De Venezuela a Panamá: un sacrificio de fe

Para los venezolanos llegar a Panamá para participar de las Jornadas Mundiales de la Juventud 2019 fue un díficil proceso
Para los venezolanos llegar a Panamá para participar de las Jornadas Mundiales de la Juventud 2019 fue un díficil proceso France 24

Muchos de los peregrinos venezolanos han recorrido un duro camino para poder asistir a la Jornada Mundial de la Juventud que se celebra en Panamá. Además de conseguir recursos, deben hacer frente al trámite de visado que se les exige desde 2017.

Anuncios

Las altas temperaturas que se viven durante estos días en Ciudad de Panamá hacen que Mariángel Barrios se sienta como en Maracay. Esta joven venezolana consiguió llegar hasta aquí de la mano de la Conferencia Episcopal de Venezuela, con quien colabora.

Define el viaje como un “sacrificio” gigante. Desde 2017 los venezolanos necesitan visa para llegar a Panamá, un requisito que ordenó el presidente Juan Carlos Varela “ante la ruptura del orden democrático”.

Pero ese no es el único inconveniente que esta visita supone para los venezolanos. Mariángel debe reunir 70 dólares que le exigen pagar al regresar al país. Se trata de una tasa que algunas aerolíneas cobran directamente al pasajero, ante la escasez de divisas en Venezuela.

“Es casi imposible adquirir 70 dólares, a nuestro cambio actualmente serían unos 5 o 6 dólares”, dice. Por ello decidió vender pulseras hechas por ella misma para costear dicho impuesto. “Agradezco a nuestros hermanos de El Salvador, que se entusiasmaron para poder adquirir estos denarios”.

Una plegaria para encontrar “una luz en Venezuela”

Naciones Unidas estima que en Panamá hay al menos 94.000 venezolanos, sin contar los que residen de manera ilegal. Algunos de ellos se sumaron a un grupo de peregrinos en una parroquia de Ciudad de Panamá en una misa dedicada a Venezuela.

Fue una reunión más venezolana que panameña en donde no faltó el joropo (baile típico de Venezuela). Marta Dell Uomini vive esta celebración de manera muy emotiva.

Esta peregrina venezolana perdió hace tres meses a su hermano de un cáncer en medio de las dificultades por las que pasa el servicio sanitario del país caribeño. “Toda esta experiencia me ha marcado mucho, a mi familia también”, afirma. “Creemos y tenemos la fe y la esperanza que esto va a cambiar”.

En Venezuela, una nación donde el 75% de la población cree en la Iglesia católica, según el último Latinobarómetro, personas como Marta confían en que en la fe encontrarán “una luz” para el país.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24