Diálogos de paz

Turquía y Rusia dialogan sobre conflicto en Siria

El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, se dan la mano durante una conferencia de prensa después de su reunión en Moscú, Rusia. El 23 de enero de 2019.
El presidente ruso, Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, se dan la mano durante una conferencia de prensa después de su reunión en Moscú, Rusia. El 23 de enero de 2019. Reuters

El mandatario turco Recep Tayyip Erdogan sostuvo este miércoles una reunión con su homólogo ruso Vladímir Putin en Moscú para discutir la franja de seguridad que quiere crear Ankara para controlar la frontera turco-siria.

Anuncios

El presidente Vladimir Putin no apoyó la idea de Turquía de crear una zona de amortiguación en la frontera sirio-turca, un área controlada por los kurdos ya que Moscú continúa abogando por el diálogo entre ellos y Damasco.

Tras su encuentro, Putin y Erdogan afirmaron compartir un interés común en luchar contra el terrorismo en Siria. En una conferencia de prensa conjunta, Erdogan afirmó que, “es esencial que no se permita un vacío de poder una vez las tropas estadounidenses se retiren. Tenemos que evitar que Siria sea tomada por la ilegalidad después de que los estadounidenses se hayan ido".

Y agregó que el objetivo de Turquía es luchar contra el autodenominado Estado Islámico (EI) y las milicias kurdo-sirias, conocidas como Unidades de Protección del Pueblo (YPG) y que son calificadas por el Gobierno turco de terroristas.

Sobre la retirada de tropa estadounidenses

Esta es la primera reunión entre ambos líderes tras el anuncio del presidente Donald Trump sobre el retiro de al menos 2.000 soldados que Estados Unidos tiene desplegados en territorio sirio.

Turquía está negociando con el Gobierno estadounidense para crear y controlar una franja de seguridad de 32 kilómetros de ancho a lo largo de la frontera turco-siria, expulsando de ella a las milicias kurdo-sirias YPG, aliadas de EE. UU. en la lucha contra el EI.

El presidente ruso consideró que la retirada de las tropas estadounidenses, de convertirse en una realidad, "tendrá un efecto positivo y ayudará a estabilizar una región tumultuosa, controlada actualmente por las milicias kurdas".

Sin embargo, Putin evitó hablar sobre un apoyo ruso a la iniciativa de Erdogan para crear una zona de seguridad, al insistir en el diálogo entre el Gobierno sirio de Bachar al-Asad y los kurdos, mientras que por su parte el líder turco adelantó que este asunto será tratado por los Ministerios de Defensa de ambos países.

Trabajo coordinado en la ciudad siria de Idlib

Ambos mandatarios abordaron la situación en Idlib, en el norte de Siria, donde la situación ha ido en decadencia. En este sentido, Erdogan aseguró que Ankara y Moscú "seguirán coordinando su trabajo" en torno al acuerdo ruso-turco de septiembre de 2018 para una zona de distensión en este lugar, la única importante aún en manos de milicias islamistas alzadas contra el régimen de Damasco.

Putin y su homólogo turco aseguraron en todo caso que ambos aspiran a lograr una solución política duradera al conflicto sirio, en el marco de la resolución 2254 del Consejo de Seguridad de la ONU, y recalcaron que para ello el proceso de Astaná ha resultado "eficaz", por lo que los dos líderes acordaron celebrar próximamente una nueva cumbre junto con Irán en Rusia.

Además, el mandatario ruso lamentó que no se haya aprobado la creación del comité constitucional para Siria, argumentando que Francia, Alemania y Gran Bretaña habían bloqueado la propuesta de composición del comité en diciembre.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24