Saltar al contenido principal

El excolaborador de Donald Trump, Roger Stone, quedó en libertad bajo fianza

El asesor político Roger Stone interviene durante la conferencia American Priority en Washington D. C. el 6 de diciembre de 2018.
El asesor político Roger Stone interviene durante la conferencia American Priority en Washington D. C. el 6 de diciembre de 2018. Jim Urquhart / Reuters

Roger Stone había sido detenido horas antes en Florida, acusado de cinco delitos de testimonio falso, uno de obstrucción del procedimiento oficial y otro de manipulación de testigos relacionados con la campaña presidencial del Donald Trump.

ANUNCIOS

Este 25 de enero, el consultor republicano Roger Stone fue detenido en su casa en Fort Lauderdale, Florida, por orden del fiscal especial Robert Mueller. Según la Justicia estadounidense, el asesor de la campaña presidencial de Donald Trump podría haber mentido a la Justicia en el proceso que investiga el papel de la inteligencia rusa en la campaña presidencial estadounidense de 2016.

Después de quedar en libertad bajo fianza de 250.000 dólares, Stone se presentó acompañado de su abogado, Grant Smith, ante un numeroso grupo de periodistas congregado a las afueras de los tribunales federales en Fort Lauderdale.

Stone, por su parte, aseguró que "peleará" en los tribunales y que no testificará en contra del presidente Donald Trump. "Me voy a declarar no culpable", subrayó en medio de gritos y abucheos de manifestantes exigían su encarcelamiento con pancartas con la leyenda "hijo de Putín".

Desde su cuenta de Twitter, Roger Stone tuiteó el 21 de agosto de 2016: “Créanme, pronto será el momento de Podesta en el barril #CrookedHillary”. Stone se refería a John Podesta, el jefe de campaña de Hillary Clinton en 2016, el año en que Donald Trump ganó las elecciones a la presidencia de Estados Unidos.

El tuit del asesor de Trump fue publicado un mes y medio antes de que Wikileaks publicara, el 7 de octubre de 2016, una serie de correos hackeados de la cuenta de Podesta en marzo de ese mismo año. El primero de octubre, seis días antes de que se hiciera pública la filtración, Stone volvió a tuitear: “El miércoles se acaba @HillaryClinton #Wikileaks”.

Solo hasta un año después se empezó a entender quiénes habían sido los hackers que comprometieron el directorio demócrata en 2016, cómo accedió la organización de Julian Assange a los correos de John Podesta, qué papel podría haber jugado la inteligencia rusa y en qué medida la filtración y el momento en que se hizo pública incidió o no en los resultados de las elecciones a la presidencia. Pero dentro de las muchas aristas de la investigación, la justicia estadounidense todavía no ha establecido si Roger Stone, uno de los exconsejeros más cercanos de Donald Trump, sabía de las filtraciones y qué papel jugó en el caso.

Robert Mueller, el fiscal especial encargado de investigar la injerencia de la inteligencia rusa en la campaña presidencial estadounidense, quiere investigar a fondo el papel del consultor republicano en este caso.

Roger Stone podría haber obstruido la justicia

Stone ha sido acusado formalmente de varios cargos presentados contra él por el fiscal especial Robert Mueller. El detenido está acusado de un presunto delito de obstrucción de un procedimiento oficial, otros cinco delitos de declaraciones falsas y por un cargo de manipulación de testigos.

Según la acusación contra el consultor, Stone había “enviado y recibido varios correos electrónicos y mensajes de texto durante la campaña de 2016 en los cuales hablaba sobre la Organización 1, su director, y su posesión de correos hackeados”.

La descripción del documento de la corte sobre la Organización 1 coincide con Wikileaks, la cual está dedicada a publicar información secreta y clasificada obtenida a través de fuentes anónimas.

De acuerdo a la acusación, Stone conversó con otros altos miembros de la campaña de Trump sobre la Organización 1 y la “información que podría tener que podría ser perjudicial para la campaña Clinton”.

Según los otros cargos contra el consultor, Stone habría “tomado acciones para obstruir” las investigaciones de los comités de inteligencia en las dos cámaras del Congreso que estaban indagando por la interferencia de Rusia en la elección presidencial.

Al parecer, Stone también trató de persuadir a un testigo para que mintiera y retuviera información necesaria para la investigación en el Congreso, según señala la acusación contra el asesor de campaña de Donald Trump.

Con Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.