Catástrofe en Brasil

Brumadinho no baja los brazos: sigue la búsqueda de víctimas y supervivientes

Un bombero gesticula cerca de un helicóptero de rescate después de que una presa de la minera brasileña Vale SA explotara en Brumadinho, Brasil, el 27 de enero de 2019.
Un bombero gesticula cerca de un helicóptero de rescate después de que una presa de la minera brasileña Vale SA explotara en Brumadinho, Brasil, el 27 de enero de 2019. Adriano Machado / Reuters

Tras un parón por el peligro de una segunda rotura de una represa, los bomberos y los soldados reanudaron los rescates, aun cuando el panorama no es alentador. Defensa Civil de Minas Gerais elevó a 58 los muertos y a 200 los desaparecidos.

Anuncios

Brumadinho vive las horas “más tristes” de su historia, después de que una presa de residuos minerales estallara el viernes, creando una ola de barro y tragedia. De acuerdo con Defensa Civil de Minas Gerais, estado de la localidad, las últimas cifras apuntan a 58 fallecidos y cerca de 200 desaparecidos. No obstante, sus ciudadanos no bajan los brazos para remediar esos números.

En la segunda jornada de rescate, el mayor impedimento fue una segunda represa de la compañía Vale, cuyos diques indicaban un “riesgo inminente” de rotura. Debido a eso, las autoridades tuvieron que frenar las búsquedas durante gran parte del día y evacuar a unas 3.000 personas de diversas comunidades del municipio.

Aunque podrían haber sido más, hasta 24.000 según el subteniente de los bomberos, de no ser porque los especialistas contuvieron el dique y aflojaron la presión del agua, permitiendo a los vecinos regresar a sus casas. Eso sí, con una exigencia: la de encontrar, vivas o muertas, a todas las víctimas.

“Está desaparecido, nadie da información. Vale no da información, nadie da información”, expresaba a la agencia EFE Joaquim Cándido, un ciudadano que dedicó su día a buscar a su yerno de 47 años, el cual se pasó treinta trabajando para la compañía.

Adriano Machado / Reuters

“Toda la población tiene un familiar implicado en la tragedia”

Ante las horas perdidas por el peligro de otra catástrofe, los habitantes de Brumadinho presionaron a las autoridades para retomar las búsquedas. Y es que, como dijo un párroco a nuestra corresponsal en la zona Fanny Lothaire, “toda la población tiene un familiar, alguien cercano implicado en la tragedia”.

Así los bomberos y soldados brasileños e israelíes –el país mandó ayuda– reanudaron sus labores, que por primera vez se prolongarán toda la noche del 27 y 28 de enero, luego de encontrar un autobús con posibles víctimas, cerca del área administrativa del complejo minero.

Otro de los puntos de inspección es un viaducto situado a cinco kilómetros de Brumadinho, por el que pasaba una vía de ferrocarril y hoy tiene pilares inestables: “La situación aquí es bastante caótica. Vinimos aquí debido a que había personas, hasta niños, encima del puente y fuimos avisados por radio porque el viaducto está rajado y puede caerse en cualquier momento”, relató el cuerpo de bomberos, que también está tratando de auxiliar a animales.

Y es que el Ministerio Público de la región pidió a Vale un plan completo de rescate de animales afectados, entre los que se encuentran aves, vacas, perros y monos. Además de las multas, la empresa tendrá que proporcionar equipos, maquinaria y vehículos para cumplir ese objetivo.

Adriano Machado / Reuters

“Mientras exista posibilidad de encontrar a alguien con vida, el bombero trabaja con ese foco. Vamos a buscar e intentar localizar personas con vida, aunque con el paso del tiempo la situación se va agravando”, reconoció a los periodistas el portavoz de la Defensa Civil de Minas Gerais, Flavio Godinho.

Después de 48 horas de desastre, el panorama es poco alentador, “la posibilidad disminuye”, pese a que los familiares de las víctimas siguen buscando en las listas actualizadas los nombres de los supervivientes o sepultados por el barro.

Por otro lado, la causa de la explosión de la mina de Vale sigue sin esclarecerse, aun menos cuando las inspecciones recientes no indicaban ningún problema. En ese sentido, el alcalde de Brumadinho, Avimar de Melo, calificó de “inconsecuente” e “incompetente” la actividad de la mayor productora de hierro, al “acabar con nuestra ciudad”.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24