Saltar al contenido principal

Estados Unidos devuelve a México al primer solicitante de asilo bajo la nueva política de Trump

Un hombre hondureño, el primer solicitante de asilo de América Central que es regresado a México por los EE. UU., sale por una puerta del cruce de fronteras, en Tijuana, México, el 29 de enero de 2019.
Un hombre hondureño, el primer solicitante de asilo de América Central que es regresado a México por los EE. UU., sale por una puerta del cruce de fronteras, en Tijuana, México, el 29 de enero de 2019. Reuters

En el marco del endurecimiento de las políticas migratorias de Estados Unidos en la era Trump, el primer peticionario de asilo hondureño sin su estatus resuelto fue regresado a Tijuana.

Anuncios

Es un hecho extraordinario para la política migratoria estadounidense. Carlos Gómez, un peticionario de asilo hondureño, fue regresado sin una decisión judicial definitoria, escenario que la nueva política del presidente Donald Trump permite.

El retorno del ciudadano hondureño se da bajo la política de los Protocolos de Protección al Migrante (MPP), una controversial medida por medio de la cual Estados Unidos podría regresar a migrantes centroamericanos que crucen la frontera sur del país aún si su proceso de asilo sigue en curso en las cortes de migración.

Carlos Gómez, de 55 años, había entrado a México el año pasado, donde le otorgaron una visa humanitaria para quedarse hasta final de noviembre.

Tradicionalmente, los peticionarios de asilo han podido permanecer en Estados Unidos mientras las autoridades resuelven sus casos pero en la actualidad cada proceso de asilo puede tomar años. Se calcula que los tribunales tienen por lo menos 800.000 casos acumulados.

México aceptará las devoluciones de migrantes pero se reservará el derecho a recibir personas enfermas o menores de edad

El Gobierno de Estados Unidos ha dicho que devolverá 20 personas por día a través de la ciudad fronteriza de Tijuana. El Ministro de Exteriores de México posteriormente agregó que también otros puertos legales serían usados por el gobierno Trump para devolver a los migrantes.

México, que tiene una política migratoria humanitaria según el nuevo gobierno de Andrés López Obrador, ha dicho que aceptará las devoluciones de personas. Pero que en los casos de personas con problemas de salud o de menores de edad sin acompañamiento se reservará por razones de seguridad el derecho a aceptarlos.

Los defensores de derechos humanos dicen que ese país no es seguro para los migrantes: secuestros y asesinatos por parte de bandas ilegales son un factor común en México. Además, argumentan que en ese país los peticionarios de asilo no van a tener asesorías legales como lo tendrían en una corte de Estados Unidos.

En octubre del año pasado, miles de personas, en su mayoría de Honduras y El Salvador, llegaron en caravana a la frontera con Estados Unidos en su intento por huir de la pobreza y la violencia. Las caravanas y el éxodo crearon choques diplomáticos entre los países y el endurecimiento de las políticas migratorias del gobierno de Donald Trump.

Con Reuters

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.