Saltar al contenido principal

La tormenta Gabriel golpea a Francia

Vista aérea de una carretera cerca de la frontera entre Francia y Luxemburgo luego del paso de la tormenta Gabriel el 30 de enero de 2019 en Zoufftgen, en el noreste de Francia.
Vista aérea de una carretera cerca de la frontera entre Francia y Luxemburgo luego del paso de la tormenta Gabriel el 30 de enero de 2019 en Zoufftgen, en el noreste de Francia. Jean-Christophe Verhaegen / AFP

El norte y este del país sufren los embates de fuertes ráfagas de viento acompañadas de hasta 15 cm de nieve. Cerca de 40.000 hogares quedaron sin electricidad y el transporte terrestre y aéreo está paralizado.

Anuncios

En la noche del 29 al 30 de enero, el caos se tomó una buena parte del país gracias a la tormenta Gabriel. En la mañana de este 30 de enero, seis departamentos continuaban en alerta naranja por riesgo de placas de hielo sobre las vías. Aunque no se trata de una tormenta excepcional, la jornada de los franceses se vio afectada, según MeteoFrance, el servicio nacional de meteorología.

Los departamentos del norte y este del país se despertaron ante un paisaje inmaculado por cuenta de la nieve que alcanzó los 15 centímetros en algunos lugares.

Cerca de 40.000 hogares quedaron sin servicio de luz sobre todo en la región de Picardía. La tormenta atravesó el país con ráfagas de viento de hasta 110 km/h.

El transporte público, uno de los sectores más afectados por la tormenta

En la ciudad de Lille, el transporte aéreo sufrió retrasos mientras se realizaba la limpieza de las pistas este 30 de enero. Incluso la distribución de los periódicos se vio obstaculizada. Cerca de 20 vuelos fueron cancelados en el aeropuerto parisino de Orly antes de que el tráfico volviera a la normalidad.

En cuanto al sistema ferroviario, los trenes a gran velocidad TGV avanzan lentamente entre Paris, Lille y Calais. También existen problemas en otros trenes regionales pues algunos árboles cayeron sobre las vías.

Cerca de la capital francesa, la carretera RN118 que comunica al departamento del Essonne con el suroeste de París, fue cerrada en la tarde del 29 de enero. Esto, con el fin de evitar un episodio similiar al de febrero de 2017, en el que unas 2.000 personas tuvieron que pasar la noche en los automóviles, ya que esta vía quedó bloqueada por la nieve.

En varias regiones los camiones tienen prohibido circular e incluso el transporte escolar fue suspendido en los departamentos que rodean a París, como Essonne, Seine-et-Marne y el Val-d’Oise.

Las bajas temperaturas, un riesgo para los habitantes de calle

Los refugios para habitantes de calle están a tope debido a las bajas temperaturas. El plan "Gran Frío", dispositivo que se activa a nivel nacional cuando ocurren este tipo de fenómenos climáticos, cuenta con 5.906 plazas adicionales, la mitad ubicadas en París, según la prefectura de la región Ile-de-France.

La situación es grave, según la Federación de actores de solidaridad, FAS. "Miles de personas sin hogar, aisladas o en familia corren peligro por la falta de lugar en los albergues", explicó esta asociación.

Un campamento de cerca de 300 refugiados e inmigrantes en espera de asilo fue desalojado al norte de la capital. Las personas fueron trasladadas a gimnasios municipales.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.