Saltar al contenido principal

Dos exguerrilleros y dos empresarios, tras el poder en El Salvador

Los voluntarios electorales ayudan a los ciudadanos a encontrar su centro de votación antes de las elecciones presidenciales en San Salvador, El Salvador. 30 de enero de 2019.
Los voluntarios electorales ayudan a los ciudadanos a encontrar su centro de votación antes de las elecciones presidenciales en San Salvador, El Salvador. 30 de enero de 2019. José Cabezas / Reuters

Con el cierre de campaña este miércoles, 30 de enero, comenzó el conteo regresivo para los comicios del próximo domingo que definirán al sucesor de Salvador Sánchez Cerén en la presidencia del país centroamericano.

ANUNCIOS

Con el denominado “silencio electoral”, que les impide a los cuatro candidatos hacer propaganda política hasta el próximo 3 de febrero, los comicios presidenciales en El Salvador entraron en su recta final.

Hugo Martínez Bonilla, Nayib Bukele, Juan Carlos Calleja y Josué Alvarado Flores protagonizan la sexta elección presidencial de El Salvador desde la firma de los Acuerdos de Paz que pusieron fin a 12 años de guerra civil (entre 1980-1992).

Pero más allá de sus representantes, la jornada electoral supone una batalla de partidos políticos: en su orden, el gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), y el partido Vamos.

La corrupción, el común denominador de los partidos en disputa

Al margen de sus logros y desaciertos individuales, los candidatos de los tres partidos con opciones de gobernar en El Salvador cargan con la herencia de la corrupción legada por sus antecesores.

Hugo Martínez, candidato del FMLN, tiene el peso de encabezar el mismo partido que llevó a Mauricio Funes a gobernar el país entre 2009 y 2014, etapa en la que, según la Fiscalía, malversó más de 351 millones de dólares del Estado y sobornó al entonces fiscal general para evitar investigaciones.

Informe desde San Salvador: la corrupción, el común denominador de los partidos en disputa

Tampoco se escapa de la sombra del delito Carlos Calleja, quien compite por la presidencia de la mano de Arena, partido que lleva detrás el legado de los expresidentes Elías Antonio Saca y Francisco Flores.

En la memoria de los salvadoreños permanece la imagen de Flores, quien fue enviado a juicio en 2015 por supuestamente apropiarse de 5 millones de dólares de donaciones taiwanesas y desviar otros 10 millones a una cuenta de Arena, pero falleció antes de que comenzarán las audiencias.

Por su parte, Elías Saca, actualmente en la cárcel, fue detenido en noviembre de 2016 y condenado en 2018 a 10 años de prisión por malversación y blanqueo de más de 300 millones de dólares del presupuesto estatal.

La sombra de Saca alcanza también a Nayib Bukele, el candidato de GANA, partido al que se unió el exmandatario tras ser expulsado de Arena en el año 2010 y por el que compitió por la presidencia en las elecciones de 2014.

Nayib Bukele, de exguerrillero a aspirante al poder con el apoyo de la derecha

Fue alcalde de San Salvador entre 2015 y 2018 y previamente expulsado del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), para luego adherirse a la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), un partido de derecha ligado al expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009).

Comenzó su camino en la política en el 2012 al ser elegido bajo la bandera del oficialista FMLN como alcalde del municipio de Nuevo Cuscatlán, una pequeña ciudad ubicada en el suroeste de El Salvador.

Bukele, favorito en las encuestas, hizo campaña cobijado por un partido fundado en 2010 como resultado de una división al interior de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena).
Bukele, favorito en las encuestas, hizo campaña cobijado por un partido fundado en 2010 como resultado de una división al interior de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena). José Cabezas / Reuters

El partido de la guerrilla lo propuso como candidato a la Alcaldía de San Salvador, cargo que ostentó tras ganar las elecciones municipales de 2015 en coalición con el Partido Salvadoreño Progresista (PSP).

El 10 de octubre de 2017, el Tribunal de Ética de la formación de izquierda decidió expulsar a Bukele por "proferir agresiones verbales" contra la síndica Xochilt Marchelli, situación por la que actualmente enfrenta un proceso judicial por violencia machista.

Carlos Calleja, un empresario sin pasado político que conquista los sondeos

Se lanzó al ruedo bajo la bandera de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) y presume de carecer de pasado político para distinguirse de sus oponentes y justificar su "integridad" frente a la corrupción.

Calleja fue vicepresidente ejecutivo del Grupo Calleja, un conglomerado de supermercados, bienes raíces y servicios financieros fundado por su abuelo a principios de siglo.
Calleja fue vicepresidente ejecutivo del Grupo Calleja, un conglomerado de supermercados, bienes raíces y servicios financieros fundado por su abuelo a principios de siglo. José Cabezas / Reuters

Segundo en las encuestas de intención de voto, Calleja nació hace 42 años en San Salvador y a muy corta edad se trasladó a Estados Unidos, donde cursó sus estudios, primero en el Middlebury College y después en la Escuela de Negocios de la Universidad de Nueva York.

Sin logros que destacar en la vida pública, el empresario, quien asegura contar con una plantilla de más de 12.000 empleados en el Grupo Calleja, se atribuye gran parte del éxito de los negocios familiares, lo que, según su criterio, lo avala como buen gestor con capacidad para conducir el destino del país.

Hugo Martínez, el excanciller que busca redimir a la izquierda salvadoreña

El partido gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) va por su tercer mandato consecutivo, pero a su candidato Hugo Martínez no le ha ido muy bien en los sondeos de intención de voto, en los que figura tercero.

Entre las promesas con las que Martínez ha buscado recuperar la simpatía popular se encuentran la implementación de un "sistema de protección social universal" y la creación de un sistema público de pensiones.
Entre las promesas con las que Martínez ha buscado recuperar la simpatía popular se encuentran la implementación de un "sistema de protección social universal" y la creación de un sistema público de pensiones. José Cabezas / Reuters

El de ahora es considerado uno de los momentos más difíciles de la formación, tras una debacle electoral en los comicios de marzo de 2018, que se debió, según diversos sectores, al desgaste de dos gobiernos consecutivos del FMLN y el aparente incumplimiento de las promesas de cambio.

Nacido en el municipio de Concepción de Oriente en 1968, el candidato de izquierda ha sido diputado, jefe de campaña de Mauricio Funes y ministro de Relaciones Exteriores.

El Tribunal Supremo Electoral habilitó a 5,2 millones de ciudadanos para votar

La jornada será vigilada por 4.524 observadores, de los cuales 2.541 son nacionales y 1.983 extranjeros.

La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA), son algunos de los organismos internacionales que tendrán sus ojos puestos sobre el proceso electoral.

Los miembros de estos equipos estarán encargados de aplicar sus conocimientos e identificar las irregularidades que se puedan dar en los comicios.

El sucesor de Salvador Sánchez Cerén tomará posesión el próximo primero de junio y permanecerá en el poder por los próximos cinco años.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.