Saltar al contenido principal

México y España estrechan lazos a pesar de sus discrepancias sobre Venezuela

Pedro Sánchez saluda a Andrés Manuel López Obrador tras ofrecer una rueda de prensa conjunta en el Palacio Nacional, en Ciudad de México. 30 de enero de 2019.
Pedro Sánchez saluda a Andrés Manuel López Obrador tras ofrecer una rueda de prensa conjunta en el Palacio Nacional, en Ciudad de México. 30 de enero de 2019. EFE / José Méndez

El presidente de México y el de España se reunieron este 30 de enero en Ciudad de México para estrechar sus relaciones bilaterales en medio de la tensión política por la crisis en Venezuela.

Anuncios

La capital mexicana fue el escenario de la visita oficial de Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno español. En el encuentro con Andrés Manuel López Obrador, conservaron sus discrepancias sobre la crisis política en Venezuela. Sin embargo, subrayaron que la buena relación entre los dos países no se debe ver afectada por sus distantes opiniones en este tema.

Sánchez es el primer jefe de Estado que recibe López Obrador desde su toma de posesión el pasado 1 de diciembre, y su reunión fue especialmente significativa al tratarse de los dos principales líderes de talante progresista en Iberoamérica.

La solución a la crisis de Venezuela separa a México y España

A pesar del eje progresista que une a ambos gobiernos, Sánchez y López Obrador mantuvieron sus respectivas posiciones respecto a la solución que debe tener la situación actual en Venezuela, sacudida por la crisis política desatada a raíz de la proclamación del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como presidente interino del país el pasado 23 de enero.

El presidente mexicano, el único del Grupo de Lima que reconoce como legítimo el gobierno de Nicolás Maduro, rechazó la propuesta de Sánchez de integrar un grupo de contacto internacional de países europeos y latinoamericanos sobre la crisis venezolana.

López Obrador justificó que la situación actual deben "resolverla los venezolanos" y aseguró que la mejor solución empieza por el diálogo entre el Gobierno venezolano y los opositores.

Por su parte, el presidente español volvió a pedir elecciones inmediatas en Venezuela, la postura común de los países europeos, y reiteró que su voluntad no es "quitar ni poner gobiernos" sino buscar una solución.

Sin embargo, los dos mandatarios coincidieron en abogar por una salida a la crisis pacífica y basada en el diálogo.

Sánchez y Obrador, embajadores de las izquierdas de su región

Las posturas de los dos mandatarios frente a la crisis de Venezuela son sintomáticas de las respuestas que han tenido los gobiernos progresistas en sus respectivas regiones.

Sánchez se ha alineado con los demás líderes europeos, quienes dieron un plazo de ocho días a Maduro para convocar elecciones presidenciales antes de reconocer a Guaidó como presidente interino de Venezuela.

Además, el Parlamento Europeo votará este 31 de enero una resolución para apoyar a Guaidó. Es probable que la moción se apruebe, ya que tiene el respaldo de los partidos mayoritarios del hemiciclo.

En cambio, López Obrador optó por mantener el reconocimiento a Maduro, igual que Uruguay, Ecuador o Bolivia, los gobiernos de izquierda de América Latina. También se mantienen en esa decisión Rusia, China y Turquía.

México y España estrechan su relación bilateral

"La relación de México y España va más allá de nuestras posturas específicas sobre el caso de Venezuela", afirmó López Obrador, y por eso la reunión entre presidentes también tuvo espacio para estrechar los lazos entre los dos países.

El Gobierno español se comprometió a apoyar al mexicano en su proyecto para impulsar el desarrollo en la región centroamericana y mitigar así la llegada de migrantes de El Salvador, Guatemala y Honduras a México, en su ruta hacia Estados Unidos.

También acordaron realizar una serie de eventos conmemorativos del exilio español a México a raíz de la victoria del dictador Francisco Franco en la Guerra Civil, que obligó a muchos republicanos a huir a varios países latinoamericanos y que este año cumple ocho décadas.

López Obrador destacó que España es el segundo inversor extranjero en México y afirmó que las empresas españolas "tienen las puertas abiertas" en su país. En la misma línea, Sánchez se reunirá con representantes del sector privado mexicano.

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.