Saltar al contenido principal

Colombia ofrece 1,2 millones de dólares a cambio de datos sobre líderes del ELN

El presidente de Colombia, Iván Duque, da su aprobación, mientras participa en una marcha contra el atentado en Bogotá y contra el terrorismo, con su esposa María Juliana Ruiz y la vicepresidenta colombiana Marta Lucía Ramírez.
El presidente de Colombia, Iván Duque, da su aprobación, mientras participa en una marcha contra el atentado en Bogotá y contra el terrorismo, con su esposa María Juliana Ruiz y la vicepresidenta colombiana Marta Lucía Ramírez. Daniel Muñoz / AFP

El presidente Iván Duque ofreció más de un millón de dólares por la captura de tres líderes de la guerrilla. Desde La Habana, los negociadores del grupo dijeron que no volverán al país en el plazo previsto en el protocolo de retorno.

Anuncios

El presidente colombiano Iván Duque ofreció hasta 4.000 millones de pesos (alrededor de 1,2 millones de dólares) a todo aquel que dé información que permita capturar a tres de los cinco líderes de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

En concreto, tras un consejo de seguridad en el departamento del Chocó, el mandatario señaló a Gustavo Aníbal Giraldo Quinchía (alias "Pablito"), Eliécer Herlinto Chamorro Acosta ("Antonio García") y Nicolás Rodríguez Bautista ("Gabino"), jefes del grupo e integrantes de su Comando Central, por su implicación en el asesinato de líderes sociales y defensores de derechos humanos en el país.

Este anuncio va en la línea de la política de recompensas implementada durante los gobiernos de Álvaro Uribe, jefe del partido de Duque, y busca implicar a la ciudadanía colombiana en la erradicación de grupos criminales como el ELN, pero también del Clan del Golfo y del Ejército Popular de Liberación, conocido como “Los Pelusos”. Y es que para el Ejecutivo la clave parece ser “que toda la sociedad los identifique, los delate y permita el actuar de la Fuerza Pública”.

“En función de nuestra tarea de derrotar a esas estructuras criminales y de proteger a nuestros líderes sociales se lanza una campaña para hacer visibles a esos ‘matalíderes’, y lo vamos hacer con una nueva política de recompensa que lanza el Ministerio de Defensa integrando a toda la fuerza pública”, desarrolló el jefe de Estado colombiano.

El atentado de Bogotá, telón de fondo de las medidas contra el ELN

Según datos de la Defensoría del Pueblo, 172 personas fueron asesinadas en 2018 por hacer visible alguna problemática en Colombia. De ahí que entre las recompensas figuren también 3.000 millones de pesos (966.000 dólares) por el líder del Clan del Golfo Dario Antonio Úsuga David (alias "Otoniel") y 2.000 millones de pesos (644.000 dólares) por los máximos jefes de “Los Pelusos” Miguel Botache y Luis Antonio Quiceno, además de otros 28 criminales.

“Esta acción la hacemos porque la ciudadanía va a ser fundamental en ese trabajo articulado para ayudarnos a saber dónde están, para que ellos sepan que todo un país los está persiguiendo porque no queremos más asesinatos de líderes, no queremos más terrorismo, no queremos más secuestros y no queremos más extorsión”, sentenció el presidente Iván Duque.

Además de responsabilizar en parte al ELN por los líderes asesinados, el Gobierno no cede en su demanda de que Cuba los entregue como responsables del atentado en Bogotá del pasado 17 de enero, contra una Escuela de Cadetes de Policía y que causó la muerte de 21 personas.

A ese respecto se pronunció la guerrilla fundada en 1964, la cual aseguró en un comunicado que sus diez negociadores del proceso de paz no saldrán de La Habana en el plazo contemplado en el protocolo de retorno.

Los miembros de la delegación del ELN están en La Habana desde hace ocho meses, después de que las negociaciones en Ecuador se truncaran por el asesinato de tres periodistas y el secuestro de una pareja. A partir de la posesión de Duque, en agosto de 2018, las conversaciones se congelaron y, con el atentado contra la escuela policial, el mandatario las rompió y demandó a Cuba entregarlos.

De acuerdo con un protocolo firmado en abril de 2016, los negociadores guerrilleros debían regresar al país en condiciones seguras en un plazo de 15 días, si se daba una ruptura de los diálogos de paz como la que se produjo. Así se pactó en el entonces Gobierno de Juan Manuel Santos, incluyendo la garantía de países como Venezuela, Chile, Noruega, Ecuador y la implicada Cuba. Pero en un comunicado la delegación del grupo dijo que “no será posible concretar tal retorno en el plazo previsto”, amparándose en que el Gobierno de Duque rechazó reanudar las conversaciones de paz, no quiso concretar su retorno y “posteriormente declaró que desconocía los Protocolos firmados en 2016”.

“Llamamos al Gobierno a que escuche las innumerables voces que en la sociedad colombiana y desde la comunidad internacional lo instan a que cumpla estos Protocolos (…) El ELN sigue comprometido en hallar una solución política al conflicto, para sacar la violencia de la política”, expresó la Delegación de Diálogos desde La Habana.

Considerado por EE. UU. y la Unión Europea como un grupo terrorista, el ELN sigue defendiendo seguir las negociaciones de paz, mientras el presidente colombiano presiona a Cuba por la entrega de todos los negociadores.

Con EFE y medios nacionales

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.