Caso Gbagbo - CPI

Bélgica "acepta acoger" al expresidente marfileño Laurent Gbagbo, en libertad condicional por la CPI

Un partidario del expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, celebra fuera de la Corte Penal Internacional en La Haya, Países Bajos, el 1 de febrero de 2019.
Un partidario del expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, celebra fuera de la Corte Penal Internacional en La Haya, Países Bajos, el 1 de febrero de 2019. Piroschka van de Wouw / Reuters

El país colaborará con el tribunal de La Haya y recibirá al recién absuelto expresidente, aunque con condiciones. No podrá salir de su municipio y tendrá que presentarse ante la policía una vez por semana.

Anuncios

Una sala de apelaciones de la Corte Penal Internacional (CPI) decidió este 1 de febrero poner en libertad condicional al expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, y a su exministro de Juventud, Charles Blé Goudé, detenidos en La Haya desde el año 2011 por presuntos crímenes de lesa humanidad en su país.

Esta decisión llegó apenas horas después de que la Fiscalía de la CPI afirmara no oponerse a la libertad de ambos políticos marfileños, siempre que fuera con condicionantes. En concreto, el pasado 17 de enero, los fiscales del tribunal recurrieron a una sala de apelaciones para frenar temporalmente la decisión de absolver en primera instancia a Gbagbo y Blé Goudé, y así poder contemplar con otros cinco magistrados diferentes el impacto de su salida.

Y es que, mientras la sala que los absolvió rechazó a mediados de enero ponerles medidas extraordinarias porque se habían "comprometido a los requerimientos de la CPI", la Fiscalía del mismo tribunal tiene sus objeciones, y teme que la completa libertad de los exmandatarios suponga una fuga y una "situación irreversible" del caso, al no contar con los acusados en procedimientos futuros.

Algo que la fiscal Helen Brady justificó amparándose en otras medidas extraordinarias del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR), que sentaron jurisprudencia al conceder dos ocasiones la libertad condicional a personas que habían sido absueltas en primera instancia.

Libertad sí, pero en un país con una legislación similar a la del tribunal

De este modo, el tribunal internacional con sede en La Haya (Países Bajos) dio libertad parcial a Gbagbo y Blé Goudé, que ya fueron liberados. Además de eso, los cinco magistrados de la sala pidieron de forma unánime que los exculpados “sean entregados a un Estado dispuesto a aceptarlos y a hacer cumplir las condiciones”, con una jurisprudencia similar a la de la CPI.

En el caso de Gbagbo, el Gobierno de Bélgica aceptó acogerlo de forma provisional, tal y como anunció el portavoz del Ministerio de Exteriores belga este 2 de febrero. La razón del Estado belga es que el exmandatario tiene "lazos familiares" en el país, ya que es allí "donde residen su segunda esposa, Nady Bamba, y su hijo David".

No obstante, Bélgica pidió en contrapartida que Gbagbo no haga declaraciones a la prensa, ni abandone el municipio en el que resida, además de presentarse cada semana ante la policía.

El expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, comparece ante la Corte Penal Internacional en La Haya, Países Bajos, el 15 de enero de 2019.
El expresidente de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo, comparece ante la Corte Penal Internacional en La Haya, Países Bajos, el 15 de enero de 2019. Peter Dejong / Reuters

En lo que respecta a Laurent Gbagbo y Charles Blé Goudé, con esta nueva orden, por ahora no podrán tener libertad completa ni regresar a Costa de Marfil, como solicita su defensa. Aún más, tendrán que esperar el recurso de apelación sobre el caso, lo que podría celebrarse en los próximos meses o incluso años.

En este panorama, la celebración por la absolución del 15 de enero se diluye para quien ha sido el primer jefe de Estado en ser detenido y juzgado por la CPI. En su arresto de 2011 participaron el ejército francés y la misión de la ONU UNOCI, luego de que las elecciones marfileñas de 2010 derivaran en un conflicto civil armado, que dejó más de 3.000 muertos y más de un millón de desplazados.

El punto que provocó entonces la violencia fue la disputa por la Presidencia. Mientras la Comisión Electoral dio como ganador al líder Alassane Ouattara, Gbagbo se hizo al mismo tiempo con el poder cuando el Consejo Constitucional anuló los resultados de algunas provincias opositoras. Un poder que estuvo en sus manos desde el 2000 y que hoy ostenta Ouattara como actual mandatario marfileño.

En ese sentido, queda por ver si Gbagbo querría regresar a Costa de Marfil, donde tiene una condena de 20 años de cárcel por malversación de fondos, al no poder acudir a su juicio en enero de 2018. Pese a eso, algunos seguidores del expresidente celebraron en La Haya la noticia, como un paso más hacia su liberación.

Con Reuters, EFE y AP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24