DEPORTES

Catar sorprende al mundo y conquista una histórica Copa Asia ante Japón

El equipo de Catar celebra el título de la Copa Asia tras vencer a Japón 3 - 1 en la final en Abu Dhabi. 1 de febrero de 2019.
El equipo de Catar celebra el título de la Copa Asia tras vencer a Japón 3 - 1 en la final en Abu Dhabi. 1 de febrero de 2019. Suhaib Salem / Reuters

Con 300 mil habitantes y pocos logros en el balompié, el país consiguió con este torneo su primer triunfo de élite tras un plan que empezó en 2004. El reto es organizar el Mundial de 2022 compitiendo al primer nivel.

Anuncios

La de Catar fue una celebración desde la distancia. Un bloqueo de sus vecinos árabes le impedía a los cataríes cruzar la frontera a Emiratos Árabes Unidos (EAU) para acompañar a su selección en la final de la Copa Asia contra Japón en Abu Dhabi.

Catar era David y los nipones hacían de Goliat. Mientras uno llegaba por primera vez a una final, los otros buscaban su quinto título con el antecedente de siempre haber ganado en esta instancia. Una chilena de Almoez Ali al minuto 12, le dio la ventaja al conjunto del Golfo Pérsico y abrió el camino para hacer historia.

Con otros goles de Abdulaziz Hatem y Akram Afif, Catar venció a Japón por 3 – 1, con 19 tantos a favor y solo uno en contra. “Tenemos que estar orgullosos de este logro” afirmó el español Félix Sánchez, seleccionador de Catar.

Es el mayor logro en el mundo del fútbol para este país de 300 mil habitantes rico en gas natural y petróleo. Así lo contaba Jaber al Muhanadi, un aficionado que celebraba por las calles de Doha. “Es un sentimiento indescriptible, no esperábamos ganar la Copa Asia”.

Una multitud de aficionados celebra el título de la Copa Asia en Doha, la capital de Catar. 1 de febrero de 2019.
Una multitud de aficionados celebra el título de la Copa Asia en Doha, la capital de Catar. 1 de febrero de 2019. Karim Jaafar / AFP

Una revancha deportiva para Catar

Desde 2017, Catar sufre un asilamiento por parte de sus vecinos de Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto. Estos países de mayoría sunita, acusan a Catar de patrocinar el terrorismo y también de acercarse a Irán, la potencia chiita.

Eso se hizo notar en el torneo, en donde Catar no pudo contar con el apoyo de su afición. Incluso, en las semifinales ante EAU, les terminaron lanzando zapatos tras su victoria. “Catar es hoy un país asiático top”, afirmaba el portero Saad al Sheeb.
Tal era el nivel de tensión que los anfitriones incluso denunciaron a Catar por la alineación indebida de dos de sus jugadores: Almoez Ali de origen sudanés y Al Rawi, nacido en Irak.

El recurso fue rechazado horas antes de la final y de hecho Ali terminó como goleador histórico de la competición con nueve dianas.

Un proyecto a largo plazo con toque español

Esta primera Copa Asia es el fruto de una millonaria inversión que comenzó en 2004 cuando Catar formó la Aspire Academy. Se trata de una academia deportiva con la misión de encontrar talentos nacionales.

Bajo esa insignia llegó en 2006 Félix Sánchez, que tenía experiencia como técnico en las categorías inferiores de Barcelona. El propio club catalán lo define como un entrenador con “ADN Barça” y es que bajo sus órdenes llegaron a estar estrellas del presente blaugrana como Sergi Roberto.

En 2014, Sánchez conquistó el campeonato asiático sub-19 con la base del combinado absoluto que ahora se consagró en Abu Dhabi. El siguiente reto para este grupo es la Copa América de este año en Brasil, a la que están invitados y el Mundial que organizan en 2022.

Esa competición se muestra como un desafío no solo deportivo sino logístico, con construcciones de estadios acusadas de albergar explotación laboral por organizaciones internacionales.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24