Saltar al contenido principal
Aquí América

Venezuela se juega su futuro en medio de una lucha de poder sin precedentes

En esta edición de Aquí América realizamos un repaso sobre la situación política en Venezuela a partir de la proclamación de Juan Guaidó como presidente interino el 23 de enero, hecho que ha sido calificado por el presidente Nicolás Maduro como un "golpe de Estado planificado desde Estados Unidos". También analizamos la situación económica y cómo podría verse afectado el país tras las sanciones por parte de la Administración Trump a su principal industria, el petróleo.

Anuncios

El 23 de enero del año 2019, el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se proclamó como presidente interino del país. En ese momento sustentó la acción en los artículos 233 y 333 de la Constitución Venezolana a partir del desconocimiento de las elecciones presidenciales realizadas en ese país el 20 de mayo de 2018, en las que Nicolás Maduro fue electo para un segundo mandato.

Guaidó, un joven que ha estado en la política por más de una década, está vinculado a la Asamblea Nacional desde el año 2010, cuando fue electo diputado por el Partido Voluntad Popular (el mismo de Leopoldo López) como representante del estado Vargas, una entidad cercana a Caracas. En el año 2015, fue reelecto como legislador para ocupar una curul en el Parlamento venezolano, con mayoría opositora.

Un sector, cada vez más numeroso, de la comunidad internacional ha reconocido a Guaidó como presidente interino del país y lo han instado a celebrar elecciones libres en los próximos 30 días. A nivel interno, el también presidente de la Asamblea Nacional ha llevado a cabo nombramientos de algunos diplomáticos venezolanos en el extranjero y presentó su plan país, con el cual aspira liderar la reconstrucción del mismo.

Para Maduro, Guaidó está liderando un "golpe de Estado"

Desde el momento en el que Juan Guaidó se juramentó como presidente interino de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro, ha denunciado que se desarrolla en el país un golpe de Estado y responsabilizó del mismo al Gobierno de Estados Unidos.

Estados Unidos fue el primer Gobierno que reconoció la presidencia de Guaidó, acción que precipitó a que el mandatario venezolano anunciara una ruptura en las relaciones diplomáticas con Estados Unidos y otorgara un plazo de 72 horas para que los diplomáticos de su embajada en Caracas abandonaran el país.

No obstante, la tensión creció cuando el Consejero de Seguridad Nacional, John Bolton, dejó ver una anotación en la que se leía "5000 tropas para Colombia", lo cual fue calificado como una acción "infantil en cuanto a la política exterior del Gobierno de Estados Unidos", por parte de Nicolás Maduro.

El respaldo de una parte de la comunidad internacional fue cuestionado por el canciller venezolano Jorge Arreaza en la sede del Consejo de Seguridad. En dicha reunión, Arreaza calificó de "injerencista" la postura de algunos países europeos de exigirle a Venezuela la celebración de elecciones en ocho días.

Los militares, quienes tienen sobre sí la atención debido al pedido de una parte de la sociedad venezolana para que cumplan la Constitución, han manifestado su total respaldo al presidente Nicolás Maduro, pese a los pronunciamientos aislados de algunos de sus integrantes.

Una economía ya maltrecha se enfrenta a sanciones internacionales

A medida que avanzan los días crece la incertidumbre sobre la gobernabilidad en Venezuela. Paralelamente, existe preocupación en torno a la crisis económica que vive el país y el impacto que tendrían las sanciones hacia la empresa petrolera, Pdvsa, su principal industria.

"Venezuela es un país que depende cerca del 90 % de la exportación de petróleo. Desde el año 2012 su producción pasó de 2,9 millones de barriles diarios a 1,2 millones en el año 2018. Alrededor de 400.000 barriles diarios de petróleo van para el mercado de Estados Unidos, su principal comprador", dijo María Camila Hernández, periodista especialista en economía de France 24.

Las sanciones impuestas por la Administración estadounidense sobre la estatal petrolera venezolana limitan a cualquier persona o empresa de ese país para desarrollar intercambio comercial con Pdvsa.

"Esta situación obligaría a Venezuela a llevar su producción al mercado asiático lo cual requerirá una mayor inversión en gastos de transporte", agregó Hernández.

La lucha por el poder en Venezuela llega poco a poco a límites en los que "todas las opciones" están sobre la mesa.

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.