Saltar al contenido principal

El Salvador: Nayib Bukele, el presidente electo del fin del bipartidismo

El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, de la Gran Alianza Nacional (GANA) durante una conferencia de prensa después de los comicios en San Salvador, El Salvador, el 3 de febrero de 2019.
El presidente electo de El Salvador, Nayib Bukele, de la Gran Alianza Nacional (GANA) durante una conferencia de prensa después de los comicios en San Salvador, El Salvador, el 3 de febrero de 2019. José Cabezas / Reuters

El exalcalde de San Salvador, Nayib Bukele, ganó en primera vuelta las elecciones presidenciales y puso fin a la tradición bipartidista que durante tres décadas reinó en el país.

ANUNCIOS

El empresario salvadoreño de 37 años Nayib Bukele no necesitó de una segunda vuelta electoral para conquistar la Presidencia de su país.

Con una votación superior al 53 por ciento, el exalcalde de San Salvador se convertirá en el primer mandatario en gobernar El Salvador cobijado por un partido diferente a los que se han turnado el poder desde el final de la sangrienta guerra civil en 1992.

Bukele representa a la Gran Alianza por la Unidad Nacional (Gana), un partido de derecha que pasará a la historia como el vencedor en los comicios de los tradicionales frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), de izquierda, y su rival, la Alianza Republicana Nacionalista conservadora (Arena).

Bukele militó en las filas del partido del FMLN hasta 2017, el antiguo ejército guerrillero de izquierda que se convirtió en un partido político al final de la guerra civil.

Sin embargo, con el pasar del tiempo se ha alejado de la izquierda tradicional de América Latina, e inclusive tildó de dictadores a los líderes de Venezuela, Nicaragua y Honduras.

Bukele ganó con la derecha, pero no olvida su origen de izquierda

Nacido en San Salvador el 24 de julio de 1981, Bukele comenzó su camino en la política en el 2012 al ser elegido bajo la bandera del oficialista FMLN como alcalde del municipio de Nuevo Cuscatlán, una pequeña ciudad ubicada en el suroeste de El Salvador.

Según analistas, su gestión en dicha localidad pasó inadvertida y no buscó la reelección, ya que el partido de la guerrilla lo propuso como candidato a la Alcaldía de San Salvador, cargo que ostentó tras ganar las elecciones municipales de 2015 en coalición con el Partido Salvadoreño Progresista (PSP).

Pese a su buena racha política y al aumento de su popularidad, Bukele y los dirigentes del partido izquierdista tenían diferencias que nunca trataron de ocultar, lo que, finalmente, provocó que la relación concluyera en octubre de 2017 con su expulsión del FMLN.

El 10 de octubre de 2017, el Tribunal de Ética de la formación de izquierda decidió expulsar a Bukele por "proferir agresiones verbales" contra Xochilt Marchelli, situación por la que actualmente enfrenta un proceso judicial por violencia machista.

Antes de su expulsión, el político, quien también está procesado por calumnia, ya había hecho pública su intención de competir por la Presidencia y, en julio de 2018, se unió al partido Gana, fundado en 2010 como resultado de una división al interior de Arena.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

Entre los fundadores de Gana están el expresidente Elías Saca (2004-2009), encarcelado por corrupción, y el ahora diputado y segundo vicepresidente de la Asamblea Legislativa, Guillermo Gallegos, quien aboga por la instauración de la pena de muerte y el paramilitarismo para combatir a las pandillas.

Nayib Bukele había dicho, en varias ocasiones, que si llegaba a la Presidencia gobernaría con independencia de su partido y que la dirección de esa formación no intervendrá en sus decisiones.

Combatir los altos índices de pobreza y violencia, sus principales retos

El nuevo presidente tendrá sobre sus hombros la misión de gobernar un pequeño país de 6,5 millones de habitantes, en el que tres de cada diez son pobres. También deberá poner en marcha una economía lenta, combatir la corrupción y enfrentar una de las tasas de homicidios más altas del mundo.

El abogado y politólogo salvadoreño Wilson Sandoval dijo a France 24 que Nayib Bukele “no representa una verdadera alternativa para abordar los retos del país. Por el contrario, es el fruto del desgaste de los partidos mayoritarios”. Y aseveró que “no está lejos de actos de corrupción y tampoco representa un contenido político sustantivo, es decir, que apunte a transformar o liderar cambios estructurales ante la pobreza o la violencia”.

Pero algunos votantes ven en él la única opción para un cambio drástico en el país, como es el caso del piloto Óscar Rosales, de 46 años, expartidario del FMLN, quien aseguró que tuvieron 20 años "comiendo basura con Arena y 10 años con el frente", por lo que tuvieron que votar por algo diferente, y "algo diferente es Nayib".

El nuevo jefe de Estado de los salvadoreños tomará posesión el primero de junio en sustitución del actual mandatario, Salvador Sánchez Cerén, primer excomandante guerrillero en gobernar el país centroamericano.

Informe desde San Salvador: abstencionismo, otro de los ganadores

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.