Saltar al contenido principal

Los 'chalecos amarillos' y la CGT marcharon juntos en contra de Macron

Rojo y amarillo, los colores de la manifestación que hubo en la capital francesa este 5 de febrero de 2019.
Rojo y amarillo, los colores de la manifestación que hubo en la capital francesa este 5 de febrero de 2019. Charles Platiau / Reuters

Los dos movimientos se unieron por primera vez para manifestarse bajo el mismo eslogan: "convergencia de luchas". En París, cerca de 30.000 personas participaron en la marcha según la CGT.

ANUNCIOS

La Confederación General del Trabajo (CGT), uno de los sindicatos más grandes de Francia, hizo un llamado para salir a manifestarse este martes 5 de febrero en todo el territorio nacional.

A ellos se unieron los 'chalecos amarillos', movimiento creado en noviembre de 2018 y que, desde entonces, sale todos los sábados a manifestarse en Francia.

Ambas organizaciones reclaman al Gobierno un aumento del salario mínimo, justicia fiscal y el no aumento a los gastos de inscripción en las universidades para los estudiantes extranjeros, entre otras peticiones.

Las cifras de la CGT aseguran que cerca de 30.000 personas participaron en la huelga en París, mientras que la policía reduce la cifra a 18.000.

En ciudades como Marsella, el número fue más bajo: 5.200 manifestantes, según la policía; en Toulouse hubo 8.500 y en Lyon cerca de 4.300 según la Prefectura.

Dos movimientos unidos por las mismas reivindicaciones sociales

Una de las demandas principales de la CGT al Gobierno de Emmanuel Macron es el aumento del poder de compra y justicia fiscal.

Philippe Martínez, secretario general del sindicato francés, aseguró a la cadena de noticias 'BFM' que la jornada "fue un éxito". Martínez dijo además que las reivindicaciones de la CGT son comunes a las de los 'chalecos amarillos', pues son sociales.

Sin embargo, cuando el movimiento de los 'chalecos amarillos' empezó en noviembre de 2018, el líder de la CGT rechazó todo tipo de vínculo con ese colectivo a causa de su discurso en contra de los impuestos. Pero, a medida que avanzaban las marchas, Martínez se dio cuenta de que compartían algunas peticiones, como el aumento del salario mínimo, la justicia fiscal y en los servicios públicos.

"Luchamos por lo mismo, hay que estar unidos", dijo Brigitte, una mujer pensionada, entrevistada por la agencia AFP, y que recibe apenas 680 euros al mes, cuando el salario mínimo en Francia es el doble de ese monto.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, anunció que este miércoles 6 de febrero recibirá a los representantes de ambos movimientos.

Con AFP y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.