Saltar al contenido principal

El papa Francisco reconoce, por primera vez, abuso de sacerdotes a monjas

El papa Francisco recibe un regalo de un periodista durante una sesión de preguntas después de su visita a Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, el 5 de febrero de 2019.
El papa Francisco recibe un regalo de un periodista durante una sesión de preguntas después de su visita a Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, el 5 de febrero de 2019. Luca Zennaro / Reuters

El sumo pontífice criticó que las mujeres todavía sean consideradas de "segunda clase" y admitió que desde clérigos hasta obispos han abusado de monjas dentro de la Iglesia. Reconoció que la institución debe hacer más para abordar la situación.

ANUNCIOS

Es la primera vez que el papa Francisco admite el abuso contras las religiosas en el seno de la Iglesia católica. Es un problema que "viene de lejos", aseguró.

"Dentro de la Iglesia ha habido clérigos que han hecho esto (...) Ha habido sacerdotes y también obispos que han hecho esto", dijo el pontífice, durante la rueda de prensa que ofreció a bordo del avión que le trajo de regreso de su viaje de Emiratos Árabes Unidos.

Como si fueran pocos los escándalos de pederastia que han salpicado a la institución en los últimos años alrededor del mundo, el suplemento femenino del diario vaticano 'L'Osservatore Romano', que Francisco lee con frecuencia, se encargó de recordarle que el problema seguía más latente que nunca.

El Papa Francisco llega para celebrar una misa en el Estadio Zayed Sports City en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos, el 5 de febrero de 2019. Tony Gentile / Reuters

La directora, Lucetta Scaraffia, dedicó su edición de febrero al caso de los abusos sexuales y de poder que sufren las religiosas y pidió a la Iglesia no ignorar esta situación de opresión hacia la mujer. Scaraffia denunció que pese a que Francisco es consciente del problema, poco ha hecho dentro de su gestión para visibilizar y abordar la situación.

"Yo creo que todavía se hace. No es que se acabe cuando te das cuenta. La cosa sigue adelante así", dijo Francisco, quien lamentó que "la humanidad todavía no ha madurado" y aún considera a la mujer como "de segunda clase" y por esta vía, en algunos países se llega al "feminicidio".

El '#MeToo' también empoderó a las monjas

El movimiento que trasladó el debate sobre el abuso de las redes sociales a las calles tuvo un impacto insospechado en un sector en el que algunas mujeres son oprimidas en silencio.

De ahí que en el marco del '#MeToo', más monjas se hayan animado a describir el abuso a manos de sacerdotes y obispos. De hecho, el año pasado, la Unión Internacional de Superiores Generales, que representa a más de 500.000 monjas católicas, instó a sus miembros a reportar el abuso.

Sobre el problema de los abusos, el papa adelantó que se está trabajando "desde hace tiempo" para buscar soluciones, con la suspensión y, si es el caso, expulsión de algunos clérigos y de alguna congregación religiosa femenina "muy relacionada con este fenómeno".

La estatua de San José se ve en la iglesia católica de San Francisco de Asís en Jebel Ali, mientras los católicos esperan una visita histórica del Papa Francisco a los Emiratos Árabes Unidos, en Dubai, Emiratos Árabes Unidos, 18 de enero de 2019. Ahmed Jadallah / Reuters

"¿Hay que hacer algo más? Sí ¿Tenemos la voluntad? Sí. Pero es un camino que viene de lejos", señaló el papa. Pero el tiempo empieza a cobrarle factura a Francisco, quien ha maniobrado en medio de una crisis que se cierne sobre su pontificado.

Francisco justifica ese "camino" con la lenta pero exitosa gestión, según el Pontífice, realizado por su predecesor. "Benedicto XVI tuvo el coraje de cerrar una orden femenina que tenía un cierto nivel de esta esclavitud de las mujeres, esclavitud también sexual, de parte de sacerdotes, y a veces de los fundadores, que les quitan la libertad a las mujeres", agregó el papa.

Lamentó además que "el floklore" a menudo presenta a Ratzinger como "débil" pero aseguró que no es así: "Es un hombre bueno, un pedazo de pan es más malo que él, pero es un hombre fuerte".

El abuso por parte de sacerdotes y altos prelados de la iglesia a las religiosas se suma a una larga lista escándalos de pederastia en Irlanda, Chile, Australia y Estados Unidos, donde en 2018 se conoció que en Pennsylvania, cerca de 300  sacerdotes cometieron abusos sexuales contra más de 1.000 niños durante décadas, escenarios que amenazan no solo la gestión de Francisco como máxima autoridad de la Iglesia católica sino la imagen y el proceder de la institución con el mayor numero de fieles en el mundo.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.