Carrera armamentista

Rusia responde a EE.UU. y anuncia que fabricará nuevos misiles en menos de dos años

Archivo: Un misil intercontinental ruso Yars RS-24 rueda en la Plaza Roja durante el desfile militar del Día de la Victoria en Moscú el 9 de mayo de 2016. Rusia marca el 71 aniversario de la victoria de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial.
Archivo: Un misil intercontinental ruso Yars RS-24 rueda en la Plaza Roja durante el desfile militar del Día de la Victoria en Moscú el 9 de mayo de 2016. Rusia marca el 71 aniversario de la victoria de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial. Kirill Kudryavtsev / AFP

La salida del acuerdo INF por parte de Estados Unidos, y de Rusia un día después, ha dejado el camino libre a estas naciones para desarrollar misiles terrestres con alcances entre 500 y 5.500 kilómetros, los cuales estaban prohibidos por el pacto.

Anuncios

Como parte de la respuesta al retiro de Estados Unidos del primer tratado de desarme nuclear de la Guerra Fría, conocido como INF (Intermediate-Range Nuclear Forces por sus siglas en inglés), Rusia anunció que trabajará en el desarrollo de las variantes terrestres de dos misiles en un lapso de dos años. Así lo dio a conocer el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú durante una reunión este 5 de febrero.

"Durante 2019 y 2020 debemos desarrollar una variante terrestre del sistema Kalibr de emplazamiento marítimo con misiles de crucero de largo alcance (…) En ese tiempo tendremos que fabricar los sistemas de misiles terrestres con cohetes hipersónicos", dijo Shoigú durante una reunión en el Ministerio de Defensa.

El Ministerio de Defensa ha señalado que en Estados Unidos están trabajando para la creación de misiles terrestres con un alcance superior a 500 kilómetros. El anuncio ofrecido se adapta a lo informado por el presidente ruso, Vladímir Putin, días atrás cuando aseguró que "respondería con medidas simétricas a la acción estadounidense".

El presidente ruso, Vladimir Putin, se reúne con el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, y el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, en el Kremlin en Moscú, Rusia, el 2 de febrero de 2019.
El presidente ruso, Vladimir Putin, se reúne con el ministro de Defensa, Sergei Shoigu, y el ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, en el Kremlin en Moscú, Rusia, el 2 de febrero de 2019. Alexei Nikolsky, Sputnik / vía Reuters

Con respecto a los plazos y el financiamiento, Shoigú ha señalado que los tiempos de producción y los fondos requeridos para la fabricación de nuevos misiles se reducirán gracias al proceso de adaptación de sistemas de emplazamiento naval y aéreo al área terrestre. "Es importante incrementar el alcance de los sistemas de misiles terrestres diseñados actualmente", agregó el ministro.

El titular del despacho de Defensa detalló que el sistema Kalibr fue usado por primera vez en Siria por las fuerzas rusas en contra de los rebeldes sirios durante el otoño boreal de 2015. "Estos misiles han tenido un buen desempeño en sus labores en Siria", detalló Shoigú. En ese tiempo se lanzaron 26 misiles desde un crucero naval situado en el mar Caspio a 1.500 kilómetros de la zona de impacto.

Rusia y Estados Unidos se responsabilizan de incumplir el acuerdo

Tanto Estados Unidos como Rusia se señalan mutuamente de violar el tratado INF. El 2 de febrero de 2019, el secretario de Estado, Mike Pompeo, señaló que su país suspendía las "obligaciones dentro del acuerdo".

No obstante, esta situación ha sido vista por los expertos como una nueva etapa dentro de la carrera armamentista. "Estamos a dos pasos de una nueva carrera de armamentos", dijo a la agencia de noticias AFP Konstantin Makienko, experto en el Centro de análisis para las estrategias y la tecnología en Moscú.

Los primeros anuncios sobre este particular fueron presentados por Putin durante su discurso sobre el estado de la nación en marzo de 2018, cuando destacó que su país había desarrollado un armamento hipersónico. Dicho anuncio fue ratificado en diciembre del mismo año cuando expresó que el misil Avangard, era capaz de superar el escudo antimisiles estadounidense y "estaba listo para el combate".

Estados Unidos ha sustentado el retiro de sus obligaciones con el pacto INF debido a la negativa rusa de destruir el misil Novator 9M729 (SSC-8, de acuerdo con la clasificación de la OTAN) que violaría el tratado, según Washington.

Así funcionaría el sistema de misiles hipersónicos Avangard

No obstante, Rusia ha señalado y responsabilizado a Estados Unidos de trabajar activamente en la creación de misiles que superan los 500 kilómetros de alcance. Lo cual se encuentra prohibido dentro del acuerdo.

El pacto establece que ambos países tienen seis meses para recapacitar y regresar al tratado. No obstante, algunos expertos señalan que ello no ocurrirá y que el motivo real de la decisión estadounidense no es Rusia sino China, que trabaja en el desarrollo de misiles de medio y largo alcance y no es firmante del tratado.

Por otro lado, la crisis que se presenta podría afectar las negociaciones que se adelantan en torno al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (Start-3 por sus siglas en inglés) el cual debe firmarse nuevamente en el año 2021.

Con EFE y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24