Francia

Congreso francés aprueba controversial ley antidisturbios

Los manifestantes de los Chalecos Amarillos están detrás de una barricada mientras se enfrentan a la policía durante los enfrentamientos como parte de un día nacional de protesta por el movimiento "Chalecos Amarillos" en París, Francia, el 8 de diciembre de 2018.
Los manifestantes de los Chalecos Amarillos están detrás de una barricada mientras se enfrentan a la policía durante los enfrentamientos como parte de un día nacional de protesta por el movimiento "Chalecos Amarillos" en París, Francia, el 8 de diciembre de 2018. Christian Hartmann / Reuters

La Cámara Baja del Parlamento francés aprobó un proyecto de ley que busca evitar la violencia en las manifestaciones que, para los críticos, es un medio para suprimir la protesta social.

Anuncios

Manifestarse encapuchado ya no sería una falta sino un delito que podría ser castigado hasta con un año de cárcel. Esto si se aprueba la nueva ley que impulsa el partido de Gobierno para mitigar la violencia que ha estallado en las marchas de los últimos tres meses.

El proyecto de ley le da poderes a la Policía para arrestar a los manifestantes que considere agresivos y le permite a las autoridades locales prohibir que manifestantes individuales participen de las mismas. Para los críticos y los partidos de oposición de izquierda es una ley que corta derechos civiles.

Alexis Corbiere, miembro de un partido de izquierda del Parlamento, dijo que el proyecto buscaba cercenar la protesta social. “Continúa diciéndonos que, para defender el derecho a la protesta, debemos contener a los manifestantes. No aceptamos esa lógica”

Jean Francois Eliaos, miembro del partido de gobierno, defendió el proyecto de ley, dijo que serviría para detener la violencia que ha resultado de los choques entre las fuerzas policiales y los manifestantes de los Chalecos Amarillos.

A pesar de las críticas, la ley fue aprobada en la Cámara Baja por 387 votos contra 92. En parte, gracias a la mayoría de la que goza el partido de centro del presidente Emmanuel Macron.

El proyecto aprobado se da en respuesta a las 12 semanas de protestas de los manifestantes antigobierno conocidos como los ‘Chalecos Amarillos’, marchas que empezaron en noviembre en rechazo al alza de los combustibles, pero que luego desembocaron en expresiones más amplias que se oponían al mandato del presidente Macron.

Las manifestaciones se replicaron en varias ciudades del país y terminaron en choques violentos con la Policía. El ministro del Interior, Christophe Castaner, negó que el proyecto fuera un “asesino de la libertad” y aseguró que era la respuesta a un “grupo de hooligans que amenazan el derecho a protestar.”

La propuesta pasará a la Cámara alta del Parlamento en marzo. Francia adoptó una ley similar en 1970, dos años después de las históricas protestas de mayo de 1968. En ese entonces, el presidente, Francois Mitterrand, derogó la legislación que permitía sentencias de hasta cinco años de cárcel para los manifestantes.

Con AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24