Saltar al contenido principal

"El muro adecuado nunca se construyó, yo lo construiré": Trump en el discurso del Estado de la Unión

El presidente Donald Trump pronunció el discurso del Estado de la Unión, con el vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, en el Capitolio en Washington D. C., el 5 de febrero de 2019.
El presidente Donald Trump pronunció el discurso del Estado de la Unión, con el vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, en el Capitolio en Washington D. C., el 5 de febrero de 2019. Doug Mills / Reuters

"Los muros salvan vidas", así instó Donald Trump al Congreso a apoyar su propuesta de construir una barrera en la frontera sur con México. En su declaración también llamó a la unión entre partidos de cara a su tercer año en la Casa Blanca.

ANUNCIOS

Ante un capitolio divido, Donald Trump pronunció su esperado discurso. La coyuntura es especialmente compleja para el mandatario que, con un liderazgo debilitado por el cierre de Gobierno más largo de la historia de Estados Unidos, no solo se refirió a sus logros en materia económica, sino también a sus retos en materia de política exterior, sus decisiones en el área de la salud y, particularmente, al tema de la migración.

El mandatario pidió al Congreso que se reúna alrededor de la migración, tema que calificó como "una crisis nacional urgente", que el país debe abordar. Aquí sus principales declaraciones:

"Los muros salvan vidas"

El presidente no ahorró palabras durante al capítulo de la seguridad fronteriza. En su segundo discurso del estado de la Unión, el mandatario le dio un ultimátum al Congreso y aseguró que "tiene 10 días para para aprobar un proyecto de ley que le dará fondos a nuestro Gobierno, protegerá nuestra patria y asegurará nuestra peligrosa frontera sur" para construir el muro fronterizo con México, una bandera de campaña que Trump no abandona.

Los demócratas, mayoría en la Cámara de Representantes, han bloqueado el proyecto de ley, ya que consideran que el nivel de peligro que señala Trump es sobredimensionado y que el muro es un gasto innecesario.

Durante su intervención, sin embargo, el mandatario intentó convencerlos explicando que "año tras año, innumerables estadounidenses son asesinados por extranjeros ilegales criminales", sin dar una cifra o fuente concreta para sustentar su afirmación.

Trump argumentó que es el momento para que Demócratas y Republicanos muestren al mundo que el país está "comprometido a poner fin a la inmigración ilegal y dejar sin trabajo a los despiadados coyotes, cárteles, traficantes de drogas y traficantes de personas". Así anunció que ordenó el despliegue de otros 3.750 soldados "a nuestra frontera sur para prepararme para la tremenda embestida".

El presidente suavizó el escollo sobre el muro. Aseguró que será "una barrera de acero inteligente, estratégica y transparente, no solo un simple muro de hormigón, que detendrá no solo la migración ilegal, sino que permitirá que los estadounidenses conserven sus empleos y su seguridad."

"Tenemos que rechazar la politiquería de la venganza y abrazar la unión"

La parálisis legislativa minó su liderazgo político y ha bloqueado proyectos insignias suyos como el muro. Por eso, el mandatario abrazó un discurso incluyente en el que llamó a los congresistas a dejar de lado los revanchismos y las venganzas políticas para unirse ante los retos y las oportunidades que tiene el país por delante.

El presidente Donald Trump antes de pronunciar el discurso del Estado de la Unión, con el vicepresidente Mike Pence y la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, en el Capitolio en Washington D.C., el 5 de febrero de 2019. Doug Mills - The New York Times / vía Reuters

"La victoria no es ganar por un partido sino por nuestro país", aseguró Trump, que además abrió su discurso explicando que "la agenda que estableceré esta noche no es una agenda republicana o una agenda demócrata. Es la agenda del pueblo estadounidense", invitando a un Congreso dividido, a articularse para "derrotar a nuestros adversarios en el extranjero".

"Nuestra economía es la envidia del mundo"

"Se está produciendo un milagro económico en Estados Unidos", así comenzó Trump a enumerar uno a uno, sus logros en materia financiera. "Por primera vez en 65 años estamos exportando energía", expuso, a la vez que destacó que el país se convirtió en el productor número uno en exportar petróleo y gas natural.

La generación de empleos, una de sus banderas de campaña con la que conquistó a la clase trabajadora del país, no quedó por fuera. "157 millones de personas están trabajando", aseguró el magnate quien también advirtió que "nuestra economía es la envidia del mundo".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pronuncia su segundo discurso del Estado de la Unión en una sesión conjunta del Congreso en la Cámara de Representantes del Capitolio de los Estados Unidos en Washington D.C., EE. UU., el 5 de febrero de 2019. Jim Young / Reuters

Lo dijo después de anunciar que "hemos agregado otros 304.000 empleos solo el mes pasado, casi el doble de lo esperado". Expresó, además, que "las empresas están regresando a nuestro país en gran número gracias a las reducciones históricas de impuestos y regulaciones" y que lo único que puede detener ese tren en marcha son "las guerras estúpidas, la política o las ridículas investigaciones partidistas".

"Condenamos la brutalidad del régimen de Maduro"

En materia de política exterior, el mandatario se refirió puntualmente a la crisis en Venezuela. Después de condenar al Gobierno de Maduro, Trump reafirmó su apoyo al proclamado presidente interino Juan Guaidó. La referencia del magnate a Venezuela fue rápida en el capítulo de relaciones exteriores.

Mencionó, que "el presidente Kim y yo nos reuniremos nuevamente el 27 y 28 de febrero en Vietnam" para seguir con el "histórico empuje por la paz en la Península de Corea". "Si no hubiera sido elegido presidente de Estados Unidos, ahora mismo, en mi opinión, estaríamos en una guerra importante con Corea del Norte, con potencialmente millones de personas muertas", alertó Trump.

Sin dar mayores detalles, reveló también que "en Afganistán, mi Administración está manteniendo conversaciones constructivas con varios grupos afganos, incluido el talibán, para avanzar en la lucha contra el terrorismo" y aseguró que acabó virtualmente con el autodenominado Estado Islámico en Siria, justificando así el retiro de sus tropas del país árabe.

Foto de archivo de líder de Corea del Norte Kim Jong-un junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. AFP

El mandatario también se refirió a Irán. Señaló que su administración "ha actuado de manera decisiva para enfrentar al principal patrocinador estatal del terrorismo: el régimen radical en Irán" y por eso se retiró del acuerdo nuclear con Irán e impuso duras sanciones a ese país.

China y Rusia también estuvieron incluidas. Frente al gigante asiático expuso que ya no habrá más norteamericanos sin trabajo a causa de la estrategia que ha aplicado el Gobierno del gigante asiático y con Rusia justificó su salida del acuerdo INF, argumentando que los rusos incumplieron el tratado.

Unión para inaugurar y unión para concluir el discurso

Uno de los capítulos que más llamó la atención dentro de su declaración fue el del aborto. En el capítulo de los retos de salud, el magnate dijo que "los legisladores de Nueva York se alegraron con la aprobación de la legislación que permitiría arrancar al bebé de la matriz de la madre momentos antes del nacimiento" y por ello le pidió al Congreso que apruebe una ley para prohibir "el aborto tardío de niños que pueden sentir dolor en el vientre de la madre".

Después de este pronunciamiento y repasar los logros y desafíos que le esperan a su Gobierno este año, Trump hizo nuevamente un llamado a la unidad y se dirigió a la nación para que se decantara por "la grandeza y por mantener a Estados Unidos primero".

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.