Brexit - Irlanda del Norte

Norirlandeses, preocupados por posible violencia tras el Brexit

Archivo: Escena de la explosión de un carro bomba en Derry, Irlanda del Norte, el 20 de enero de 2019.
Archivo: Escena de la explosión de un carro bomba en Derry, Irlanda del Norte, el 20 de enero de 2019. Clodagh Kilcoyne / Reuters

La explosión de un carro bomba en Derry, ciudad de Irlanda del Norte, uno de los países que conforman el Reino Unido, prende las alarmas sobre una posible ruptura de un tratado de paz tras la salida de Reino Unido de la UE sin un acuerdo.

Anuncios

Antes de continuar con las negociaciones del Brexit en Bruselas, Theresa May, la primera ministra británica, viajó este martes 5 de febrero a Belfast, en Irlanda del Norte, epicentro del llamado 'backstop', la salvaguarda impuesta por la Unión Europea (UE) y que ha sido uno de los principales obstáculos en el acuerdo del Brexit para encontrar un respaldo político.

Aunque Londres y Bruselas negociaron una cláusula como garantía legal, para evitar una frontera física o dura entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte, si no se llega a un acuerdo comercial entre el Reino Unido y la UE, en diciembre de 2020 una vez que el primero abandone el bloque comunitario, se instauraría un control aduanero, un paso migratorio o el cobro de tasas e impuestos sobre bienes específicos, entre otras medidas.

Visita de gobierno por dos días en Irlanda del Norte

May estará visitando Irlanda del Norte por dos días hasta el miércoles, precisamente para tranquilizar a líderes políticos y empresariales sobre esta cuestión. Entre las reuniones que ha adelantado, están con los unionistas norirlandeses del DUP, de mayoría parlamentaria en donde se llegó a la conclusión de reemplazar el actual backstop y asegurar que no vuelvan los años de violencia terrorista a Irlanda del Norte, después de haber firmado un acuerdo de paz entre las irlandas hace 20 años.

"El Gobierno británico no permitirá que regresen las fronteras del pasado. Yo no lo permitiré", aseguró May en Belfast. La jefa conservadora del Gobierno británico también mantendrá conversaciones con partidos políticos de ala izquierdista, como el Sinn Fein, partido que quiere ver la reunificación de Irlanda del Norte como una república y por fuera del Reino Unido.

La primera ministra busca asegurar un acuerdo con la UE que cuente con un amplio apoyo de los norirlandeses y la mayoría en el Parlamento.

En Foco: el futuro de las Irlandas sigue siendo una incógnita

Preocupación entre los norirlandeses por explosión con carro bomba

Aunque avanzan las reuniones de carácter privado entre el Gobierno británico y sectores políticos y empresariales, el Brexit ha desatado los nervios de los ciudadanos en Irlanda del Norte por el resurgimiento de hechos terroristas:
"En los últimos días vimos una bomba en la ciudad llamada Derry en Irlanda del Norte. Creo que eso es muy preocupante, especialmente cuando se considera la situación actual con el Brexit y cómo podría desestabilizar el proceso de paz en Irlanda del Norte", aseguró el estudiante Adam Flanagan.

Los norirlandeses no quieren revivir los problemas del pasado y algunos se atreven a advertir: "afortunadamente, la paz ha permitido a mi generación no experimentar la violencia que experimentó la generación de mis padres… el Brexit podría traer desestabilización del proceso de paz", explicó Flanagan.

Lo relatado por el joven ocurrió el 20 de enero cuando un coche bomba estalló cerca a los juzgados de Derry en Irlanda del Norte. Aunque nadie resultó herido tras la explosión, ha permitido que muchos habitantes revivan las épocas de conflicto y que la salida de la UE imponga una frontera dura entre las dos irlandas como en el pasado.

Las fronteras en Irlanda del Norte se eliminaron como parte de un tratado de paz en 1998 que puso fin a 30 años de violencia por parte del dominio británico en Irlanda del Norte. Desde 1920, se ha respetado un tratado firmado entre las irlandas que permite que habitantes en Gran Bretaña e Irlanda tengan un paso libre a ambos territorios.

Frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.
Frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. France 24

En 1973, Gran Bretaña e Irlanda se unieron a la Unión Europea, lo que significa que no se necesitaban fronteras de la UE. Cuando Gran Bretaña abandone la UE el 29 de marzo, la frontera de 500 kilómetros entre Irlanda del Norte e Irlanda se convertirá en la única frontera terrestre dentro de las Islas Británicas.

May viaja de nuevo a Bruselas a pedir una prórroga

Se espera un apoyo político mayoritario a May desde Belfast sobre este tema al finalizar el día miércoles, ya que el próximo jueves la primera ministra se reunirá con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker.

May llevará un claro mensaje a Bruselas, que solo es posible aprobar un acuerdo del Brexit en Westminster si la Unión Europea hace cambios en la salvaguarda irlandesa contenida en el acuerdo del Brexit y buscar otras alternativas.

El diario 'The Telegraph' ha revelado que ministros del Gobierno británico han mantenido reuniones secretas para conseguir un "periodo de gracia" de dos meses para aprobar la legislación necesaria sobre el Brexit. La salida del Reino Unido con el bloque comunitario está prevista para el próximo 29 de marzo, pero si se acepta una prórroga supondría un aplazamiento de ocho semanas, pactando la nueva fecha para el 24 de mayo de 2019.

La primera ministra, Theresa May, ha reiterado su compromiso tanto de evitar una frontera dura como de salir de la UE con un acuerdo.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24