Saltar al contenido principal

'#MeToo' en Costa Rica: tres mujeres denuncian por abuso al expresidente y Nobel de Paz Óscar Arias

Archivo: El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, hace un gesto durante la ceremonia de inauguración de la expansión del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en Alajuela, a unos 25 kilómetros al norte de San José, Costa Rica, el 28 de abril de 2010.
Archivo: El presidente de Costa Rica, Óscar Arias, hace un gesto durante la ceremonia de inauguración de la expansión del Aeropuerto Internacional Juan Santamaría en Alajuela, a unos 25 kilómetros al norte de San José, Costa Rica, el 28 de abril de 2010. Yuri Cortez / AFP

Ya son tres las denuncias de mujeres que aseguran haber sido agredidas sexualmente por Óscar Arias, expresidente de Costa Rica y Nobel de la Paz, uno de los políticos latinoamericanos más destacados en las últimas décadas.

Anuncios

Las denuncias por delitos sexuales aumentaron un 74% de 2004 a 2017 en Costa Rica, país en el que se suele poner en duda la palabra de quienes se atreven a denunciar, sobre todo cuando el señalado se encuentra en una posición de poder.

En el marco de apoyo que ha generado la campaña '#MeToo', con la cual mujeres de todo el mundo y de distintos ámbitos han denunciado agresiones sexuales, una médica y activista, la actual Jefa de Comunicación de la organización Human Rights Watch y una periodista costarricense denunciaron públicamente haber sufrido agresiones sexuales por parte de Óscar Arias, expresidente de Costa Rica, de 1986 a 1990 y de 2006 a 2010, y quien recibió el premio Nobel de la Paz en 1987.

La primera en hacerlo fue Alexandra Arce von Herold, activista por el desarme nuclear, quien el martes 5 de febrero por la mañana denunció formalmente por el delito de violación a Arias, quien de inmediato rechazó dicha acusación en un breve comunicado. Arce ha sido la única que ha interpuesto formal denuncia hasta ahora.

La mujer dio su testimonio a 'Semanario Universidad', medio local que ha publicado un trabajo periodístico que incluye consultas a varias fuentes y comprobación de datos y detalles ofrecidos por la denunciante, cuyo nombre fue dado a conocer horas después por el diario 'The New York Times'.

Arce dijo que la agresión sexual habría ocurrido el 1 de diciembre de 2014, cuando visitó al exmandatario en su casa para entregarle información sobre una campaña antinuclear. "La decisión de hacer pública su denuncia se debe a que ahora existe un contexto de apoyo luego de que otras mujeres en el mundo hicieron denuncias similares y fueron atendidas", detalla 'Semanario Universidad'. Arce interpuso su denuncia el lunes 4 de febrero ante la Fiscalía de Género y salió del país la tarde del martes, según confirmó la Dirección General de Migración y Extranjería.

En un comunicado difundido pocas horas después de que la noticia acaparara la atención internacional, el Nobel de la Paz expresó que "nunca habría actuado irrespetando la voluntad de ninguna mujer, menos aún tratándose de su libertad de relacionarse con otra persona", a la vez que agregó que ejercerá su defensa ante la justicia y que no realizará comentarios públicos del caso.

France 24 habló con el abogado defensor de Arias, Erick Ramos, quien dijo que "la señora denunciante tiene todo el derecho de acudir a la administración de justicia a presentar las pretensiones que considere convenientes. Somos totalmente respetuosos y en buena hora que en Costa Rica existe la posibilidad de hacerlo para ella y para cualquier ciudadano".

Ramos explicó que por una disposición dentro de la normativa costarricense se encontraba impedido de referir cualquier situación relacionada con el proceso. Acerca de los daños que ya enfrenta Arias con la salida de esta denuncia, agregó que "cualquier proceso penal siempre acarrea montón de consecuencias y nosotros preferimos, en este momento, abocarnos a lo que es propiamente la defensa del proceso… y será en el proceso respectivo que canalizaremos los esfuerzos correspondientes".

Archivo: El presidente saliente de Costa Rica, Óscar Arias, saluda a la multitud durante la ceremonia de inauguración en el Parque Metropolitano La Sabana en San José el 8 de mayo de 2010.
Archivo: El presidente saliente de Costa Rica, Óscar Arias, saluda a la multitud durante la ceremonia de inauguración en el Parque Metropolitano La Sabana en San José el 8 de mayo de 2010. Mayela López / AFP

 
Horas después, dos mujeres más se unen a las graves denuncias

El diario 'La Nación' publicó las declaraciones de la periodista costarricense Nono Antillón, quien contó que sufrió una agresión sexual por parte de Arias hace 35 años, cuando trabajaba como su asesora de comunicación cuando éste era precandidato presidencial del Partido Liberación Nacional, en 1986.

"Me reunía con él todos los días en su oficina. Estaba sentada frente a su escritorio, se me acercó, me tomó la mano y me la puso en su pene que estaba erecto. Yo lo empujé y me puse de pie y él se me lanzó. Me cogió por los hombros, me tiró contra un ropero y me empezó a toquetear. Con el ruido comenzaron a tocar la puerta. De ahí en adelante no volví a aceptar estar a sola con él cuando me citaba a solas. Después lo intentó en el restaurante Ana, en paseo Colón. Yo le andaba huyendo. Estábamos en una reunión y me cogía la parte de atrás del brasier", reveló a 'La Nación'.

Antillón aseguró, además, que estaría dispuesta a declarar en contra de Arias. "Yo elijo para mi vida otra cosa, pero si con mi testimonio, viéndole a él de frente colabora con que realmente se desenmascare impostores de la paz y justicia, claro que lo hago", declaró a ese medio.

'The Washington Post', por otro lado, publicó también el testimonio de Emma Daly, actual directora de Comunicación de Human Rights Watch. Daly narró a ese medio que el hecho ocurrió en 1990 en un hotel en Managua, Nicaragua. Daly en ese entonces era una periodista basada en Costa Rica y llamó al entonces presidente para entrevistarlo sobre las elecciones presidenciales en ese país. Daly narró que, en vez de contestar su pregunta, Arias tocó sus senos y le dijo: "No estás usando brasier", a lo que ella, nerviosa, solo pudo contestar: “Sí estoy usando”.
 

 
Arias no es el único en la lista de poderosos señalados por delitos sexuales

Si bien se trata del primer caso de denuncia en el país en el cual se ve señalado un personaje de la envergadura de Arias, no ha sido el único dado a conocer en medios locales sobre figuras políticas costarricenses acusadas por agresiones sexuales.

Óscar González, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, fue acusado por delitos de violación. Una jueza con quien mantuvo una relación sentimental lo denunció en 2012. En 2014 fue removido de su puesto como magistrado cuando los diputados de la Asamblea Legislativa votaron a favor de revocar su nombramiento y perdiera su inmunidad para que pudiese ser procesado, un hecho inédito en el país.

En diciembre de 2017 fue absuelto, aunque el fallo fue dividido: dos jueces votaron a favor de absolverle y una juez a favor de condenarle. Según el fallo no existían suficientes elementos probatorios para considerarlo responsable de los hechos que se vinculaban.

En 2015 el entonces diputado, pastor y líder evangélico Justo Orozco fue detenido luego de que se le acusara de abuso sexual. Fue una mujer en junio de ese año quien dijo que Orozco la había llevado a un motel donde habría intentado abusar de ella. Una funcionaria del Ministerio de Justicia lo denunció también por abuso sexual al mes siguiente. Ambas mujeres retiraron la demanda en febrero de 2016, reportaron medios locales.

También en 2015, Ronal Vargas, entonces diputado del partido Frente Amplio renunció a su puesto. Si bien Vargas alegó que lo había hecho por problemas de salud, luego se supo que había sido por una queja de acoso sexual presentada por la exasesora de Vargas. El hombre alegó haber sido presionado por su partido para que renunciara y pidió se le devolviera su curul. El Tribunal Supremo de Elecciones rechazó su petición.

"Una cultura que todavía culpabiliza a las víctimas"

Cynthia Castro, experta en temas de Género y cofundadora de Efecto Boomerang, empresa consultora dedicada a eliminar brechas de género dentro de organizaciones, consideró que el historial de impunidad ante los delitos sexuales les ha enseñado a las mujeres que el precio de poner una denuncia es muy alto a pagar, con un castigo social muy fuerte y con poca seguridad de que el sistema impartirá justicia.

Para Castro, Arce "enfrenta un gran reto que requiere de mucha valentía de parte de ella pues se enfrenta a una de las personas con mayor poder en Costa Rica y ante una cultura en la que falta mucha sensibilización, que todavía culpabiliza a las víctimas".

"Dentro de los diagnósticos que hacemos en Efecto Boomerang dentro de organizaciones hemos detectado grandes cantidades de situaciones de hostigamiento sexual en las cuales las víctimas nunca pusieron la denuncia por miedo a que las personas que estaban en una situación de poder sobre ellas pudieran tomar represalias contra ellas", dijo Castro.

Larissa Arroyo, abogada y directora de la Asociación Ciudadana Acceder, consideró que el acceso a la justicia, además, tiene que ver con la resistencia emocional de la víctima "para poder soportar ese cuestionamiento a la que se ven expuestas las víctimas de violencia sexual sobre su vida personal, su familia, sus decisiones, en un sistema patriarcal donde todavía tenemos desigualdades por género".

En 2017 se reportaron 8.818 denuncias por delitos sexuales

Según el Observatorio de Género del Poder Judicial, "a nivel nacional, los delitos de ámbito sexual representan aproximadamente el 4% de la totalidad de las denuncias interpuestas ante el Ministerio Público, siendo la cuarta causa de delito por título del Código Penal ingresados como nuevos cada año, solamente detrás de los delitos Contra la Propiedad, Contra la Vida y la Ley de Penalización de Violencia contra la Mujer".

En 2017, último año reflejado en el sitio del observatorio, se reportaron 8.818 denuncias por delitos sexuales, es decir 24 por día, una cada hora.

Reacciones a favor de las víctimas y del presunto victimario

Varias figuras han reaccionado ante la denuncia de Arce, entre ellas la expresidenta Laura Chinchilla, quien pertenece al mismo partido de Arias y le sucedió en la Presidencia de Costa Rica, y la ministra de la Condición de la Mujer, Patricia Mora. "Para las mujeres es muy difícil denunciar en medio de una cultura machista donde lo primero que se hace es poner en duda cuando denunciamos. Desde el INAMU les ofrecemos el apoyo y acompañamiento que merecen", expresó Mora a través de un comunicado y en sus redes.

"Las cosas hay que analizarlas desde la perspectiva de esa comisión (tarea) que tiene el participante en la gestión política, que es muy sacrificada, en donde muchas veces encontramos que se acusa sin fundamento y para eso están los tribunales de justicia", dijo a 'La Nación' Guillermo Constenla, presidente electo del Partido Liberación Nacional (PLN), al cual pertenece Arias y bajo el cual la madre de la denunciante fungió como diputada en el pasado. Para Arroyo, tales declaraciones "ponen en duda la palabra de aquellas mujeres valientes que se atreven a denuncia".

Por su parte Carlos Alvarado, actual presidente de Costa Rica, dijo a la prensa este 6 de febrero que pide garantías para las personas denunciantes y el derecho de defensa para el exmandatario. "Tenemos que verlo con esa prudencia como país y siguiendo lo que nos caracteriza que es el respeto institucional, que es el que debe determinar esto", dijo.

"El cambio que ha habido gracias a movimientos como #MeToo es que el tema se volvió más visible y cada vez es menos un tabú. Esto ha ayudado a que muchas víctimas se empoderen", concluye Castro.

Sobre las dos nuevas denuncias en su contra, el expresidente Arias no se ha manifestado.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.