Cumbre Trump-Kim

La segunda cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un se celebrará en Hanoi

El líder norcoreano Kim Jong-un y el presidente estadounidense Donald Trump posan durante el encuentro en el hotel Capella durante su primera cumbre en Singapur, el 12 de junio de 2018.
El líder norcoreano Kim Jong-un y el presidente estadounidense Donald Trump posan durante el encuentro en el hotel Capella durante su primera cumbre en Singapur, el 12 de junio de 2018. Jonathan Ernst, Reuters, foto de archivo

El presidente estadounidense confirmó que la capital de Vietnam será la sede de su nuevo encuentro con el líder norcoreano. A través de Twitter, Trump aseguró que ansía reunirse con Kim para “avanzar en la causa de la paz”.

Anuncios

El presidente Donald Trump develó el último detalle que faltaba sobre su segunda cumbre con el líder norcoreano Kim Jong-un. A través de su cuenta de Twitter, el mandatario estadounidense confirmó este viernes 8 de febrero que la reunión se llevará a cabo en Hanoi, capital de Vietnam.

El martes 5 de febrero, en el marco del discurso sobre el Estado de la Unión, Trump había informado que su encuentro con Kim se produciría el 27 y 28 de febrero en Vietnam, aunque sin especificar la ciudad.

“Mis representantes acaban de irse de Corea del Norte tras una reunión muy productiva y un acuerdo sobre el lugar y la fecha para la segunda cumbre con Kim Jong-un. Tendrá lugar en Hanoi, Vietnam, el 27 y 28 de febrero. ¡Espero verme con Kim Jong-un y avanzar en la causa de la paz!”, subrayó Trump en una primera publicación.

En otro mensaje, Trump se jactó de su buena relación con Kim y afirmó que bajo su liderazgo “Corea del Norte se convertirá en una gran potencia económica”.

“Puede que sorprenda a algunos, pero a mí no me sorprenderá, porque he podido conocerlo y entiendo perfectamente lo capaz que es. Corea del Norte se convertirá en un tipo de cohete distinto: ¡uno económico!”, agregó el mandatario estadounidense.

La confirmación de la sede y la fecha del encuentro se dio luego de tres días de conversaciones en Pyongyang entre el representante especial de Estados Unidos para Corea del Norte, Stephen Biegun, y su homólogo Kim Hyok Chol. Ambos enviados acordaron reunirse nuevamente antes de la cumbre.

A través de un comunicado, el Departamento de Estado estadounidense señaló que, en las reuniones, Biegun y Kim Hyok Chol ratificaron el “compromiso” de Trump y Kim en la “desnuclearización completa, la transformación de las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte y la construcción de una paz duradera en la península de Corea”.

Este sábado 9 de febrero, antes de su encuentro con la ministra de Relaciones Exteriores surcoreana, Kang Kyung-wha, en Seúl, Biegun calificó como productivos los diálogos con su par norcoreano, admitió que “tenemos mucho trabajo que hacer” antes de la segunda cumbre, pero remarcó que “si ambas partes siguen comprometidas, podemos lograr un progreso real”.

Una nueva cumbre para desestancar el diálogo entre Estados Unidos y Corea del Norte

El encuentro en Vietnam será el segundo entre Donald Trump y Kim Jong-un, quienes mantuvieron una histórica reunión en Singapur en junio de 2018. En aquél encuentro, el resultado fue un compromiso para avanzar hacia la desnuclearización de la península de Corea.

Sin embargo, desde entonces, no se han registrado avances significativos y el diálogo entre los dos países se ha estancado.

En ese sentido, Biegun ha adquirido un papel importante en la preparación del terreno antes de la segunda cumbre de líderes. El enviado estadounidense había dicho la semana pasada que sus conversaciones en Pyongyang iban a estar orientadas a trazar “un conjunto de resultados concretos” de cara a la segunda cumbre.

Biegun había explicado que Kim Jong-un se comprometió en su encuentro con el secretario de Estado, Mike Pompeo, en octubre del año pasado al desmantelamiento y destrucción de las instalaciones de enriquecimiento de uranio y plutonio. Asimismo, había anticipado que las “medidas correspondientes” exigidas por Corea del Norte serían tema de las conversaciones.

En concreto, el enviado estadounidense presentó la semana pasada una extensa lista de demandas que Corea del Norte tendría que cumplir, que incluyen la divulgación completa de sus programas nucleares y de misiles, medida a la que Pyongyang se ha opuesto durante décadas.

Asimismo, admitió que Washington está dispuesto a discutir “muchas acciones” para mejorar los lazos con Corea del Norte y lograr que abandone sus armas nucleares, así como terminar con la Guerra de Corea, que concluyó con un armisticio en lugar de con un tratado de paz.

Por su parte, en reiteradas ocasiones, Pyongyang ha instado a que se levanten las sanciones de Estados Unidos, el fin formal de la guerra y diversas garantías de seguridad.

Ansioso por lograr un triunfo en política exterior que le permita alejarse de algunos conflictos internos, Trump se muestra interesado en el nuevo encuentro con Kim, a pesar de los pocos avances significativos desde la primera cumbre en Singapur.

El mandatario estadounidense subrayó días atrás que aún queda mucho por hacer, pero destacó como pasos positivos que Corea del Norte haya cesado en sus pruebas nucleares y en los lanzamientos de misiles en los últimos 15 meses.

En el discurso del Estado de la Unión, el 5 de febrero, Trump consideró su segunda reunión con Kim como parte de una “nueva diplomacia audaz” de su gobierno que, según él, ha evitado un conflicto bélico con Corea del Norte.

Con Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24