Saltar al contenido principal

Relaciones no diplomáticas: Cómo se deshicieron los lazos franco-italianos

El viceprimer ministro Luigi Di Maio del Movimiento Cinco Estrellas junto al vicepresidente del Consejo de Ministros Matteo Salvini de la Liga, después de una ceremonia de juramentación en el palacio del Quirinal en Roma, Italia , el 1 de junio de 2018.
El viceprimer ministro Luigi Di Maio del Movimiento Cinco Estrellas junto al vicepresidente del Consejo de Ministros Matteo Salvini de la Liga, después de una ceremonia de juramentación en el palacio del Quirinal en Roma, Italia , el 1 de junio de 2018. Remo Casilli / Reuters

La tensión entre ambos países aumentó tras la reunión liderada por el viceprimer ministro italiano Luigi Di Maio con líderes del movimiento ‘chalecos amarillos’ en la que aplaudió sus protestas y apoyó los “vientos de cambio” para el país galo.

ANUNCIOS

Una serie de actos consecutivos entre los gobiernos de Francia e Italia han llevado a un máximo de tensión las relaciones diplomáticas entre las partes.Francia ha dado el paso excepcional de retirar a su embajador en Roma en rechazo contra una reunión que sostuvo un miembro del gobierno italiano con líderes de los chalecos amarillos. El cruce de declaraciones de subido tono no ha hecho sino crecer.

Entre los actos realizados por Italia que más indignación han generado en el gobierno de Emmanuel Macron estuvo la reunión del viceprimer ministro italiano Luigi Di Maio, con los líderes del movimiento francés ‘chalecos amarillos’ en la que exaltó sus protestas considerando que los “vientos de cambio” son buenos para el país galo.

"Mi encuentro como jefe político del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) con representantes de los 'chalecos amarillos' y algunos candidatos de la lista RIC (Reunión de Iniciativa Ciudadana) es plenamente legítimo", dijo Di Maio en sus redes sociales.

El Gobierno francés tildó de "inaceptable" la reunión entre el líder antisistema italiano y los representantes de ese movimiento francés. Y tomó la decisión de retirar su embajador en Roma, algo que no ocurría desde 1940 cuando la Italia de Benito Mussolini acababa de declarar la guerra a Francia.

"Eso es lo que sucedió en los viejos tiempos: primero retiró a su embajador, luego fue a la guerra", dijo Paolo Feltrin, profesor de ciencias políticas en la Universidad italiana de Trieste, en una entrevista con FRANCE 24.

El retiro del embajador marca un deterioro sorprendente en las relaciones entre Roma y París, solo 13 meses después de que el presidente francés Emmanuel Macron y el gobierno anterior de Italia anunciaran planes para firmar un tratado de amistad franco-italiano.

"Durante varios meses, Francia ha sido objeto de repetidas acusaciones, ataques infundados y reclamos extravagantes", dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores francés en un comunicado que anunciaba la decisión de llamar a su enviado para consultas. "Esto no tiene precedentes desde el final de la guerra", agregó Feltrin.

La medida sigue una serie de insultos cada vez más personales dirigidos a Macron por los dos viceprimeros ministros de Italia, Luigi Di Maio y Matteo Salvini, quienes formaron un gobierno de coalición populista el año pasado.

Di Maio: "Francia empobrece a África"

Los funcionarios parisinos estaban acostumbrándose al cambio radical de tono introducido por el nuevo gobierno populista y cada vez más euroescéptico en Roma y generalmente recibían sus provocaciones sin darles mucha importancia. Pero su postura cambió el mes pasado después de que Di Maio acusara a Francia de continuar colonizando África en una serie de comentarios incendiarios.

Di Maio, del movimiento Cinco Estrellas, había pedido a la UE que "sancione a Francia y a todos los países como Francia que empobrecen a África y hacen que estas personas se vayan, porque los africanos deberían estar en África, no en el fondo del Mediterráneo". Agregó: "Si la gente se va hoy es porque los países europeos, sobre todo Francia, nunca han dejado de colonizar decenas de países africanos ".

En lo que se ha convertido en un juego recurrente de superación, el otro viceprimer ministro de Italia, el líder de la Liga, Matteo Salvini, pronto agregó sus pensamientos sobre el tema, afirmando que Francia estaba buscando extraer riqueza de África en lugar de ayudar a los países a desarrollar sus propias economías.

"Espero que los franceses puedan liberarse de un presidente terrible", agregó el líder de extrema derecha en una publicación de Facebook.

Diplomáticos marginados

El profesor Feltrin dijo en una entrevista que el tono no diplomático adoptado por los nuevos líderes de Italia refleja una tendencia global ejemplificada en casos como el Brexit británico, Xi Jinping de China y el presidente de Estados Unidos Donald Trump.

"La desaparición de la etiqueta diplomática es un fenómeno global", dijo. “El surgimiento de una nueva generación de políticos conocedores de las redes sociales ha roto las viejas reglas del juego. "Los políticos ahora usan rutinariamente la política exterior para cumplir con las metas domésticas, sabiendo que lo que una vez fue una actividad secreta ahora es un factor en la formación de la opinión pública".

Una consecuencia de este panorama cambiante es una pérdida de influencia y autonomía para los diplomáticos de carrera que forman parte de los ministerios de relaciones exteriores y están más acostumbrados al lenguaje diplomático.

En el caso de Italia, la política exterior del gobierno está esencialmente dictada por sus dos viceprimeros ministros, cada vez más competidores: Salvini, quien también es ministro del Interior, y Di Maio, quien posee la cartera de desarrollo laboral y económico.

Francia, "el chivo expiatorio ideal" para sumar puntos en el frente interno

Los analistas dicen que el empeoramiento de la disputa entre Roma y París es una consecuencia de la dinámica interna en juego en ambos lados de los Alpes.

Por un lado, los trastornos de gobierno de Macron lo han convertido en un objetivo mucho más fácil de lo que era hace solo unos meses. Por otro lado, el partido de Di Maio también se encuentra en una posición delicada, ya que fue superado por la Liga de Salvini, que ganó la mitad de los votos en las elecciones generales del año pasado y ahora es líder en las encuestas.

Hace solo diez meses, el partido de Di Maio consideraba formar con la agrupación de Macron un grupo común en el parlamento de la UE. Ahora está compitiendo con la Liga de Salvini para ser el crítico más feroz del presidente francés.

"El Movimiento Cinco Estrellas, incluso más que la Liga, ha identificado a Francia como su chivo expiatorio ideal para sumar puntos en el frente interno", dijo Pierangelo Isernia, profesor de política de la Universidad de Siena, en una entrevista con FRANCE 24."Estamos en una nueva fase de la lucha de Italia con la UE, una en la que Francia ha suplantado a Alemania como el principal culpable de los males de Italia", agregó.

Di Maio y Salvini, "sin interés por cancelar la batalla con Macron"

Francia y su presidente tienen también responsabilidad por el deterioro de las relaciones. Fue Macron quien primero atacó la política migratoria del gobierno italiano como "inhumana". La decisión de su gobierno de cerrar sus fronteras a los migrantes ha creado cuellos de botella en el norte de Italia y lo ha expuesto a acusaciones de cinismo y duplicidad. Las incursiones transfronterizas de la policía francesa que intentan detener a los inmigrantes en los Alpes han enfurecido a Italia.

Los manifestantes del chaleco amarillo se congregan el 22 de diciembre de 2018 en la ciudad fronteriza de Ventimiglia, un foco persistente de tensión entre Italia y Francia sobre la crisis migratoria.
Los manifestantes del chaleco amarillo se congregan el 22 de diciembre de 2018 en la ciudad fronteriza de Ventimiglia, un foco persistente de tensión entre Italia y Francia sobre la crisis migratoria. Valéry Hache / AFP

Macron ha escalado la confrontación con los populistas de Europa, desde Salvini de Italia hasta Viktor Orban de Hungría, tanto como lo han hecho ellos mismos.

"El presidente Macron ve a esas figuras como objetivos ideales, pero lo contrario también es cierto", dijo Jan Zielonka, profesora de política europea en la Universidad de Oxford, a FRANCE 24, y señaló que el presidente francés "representa al establecimiento liberal al que ellos detestan”.

Zielonka dijo que la decisión de Francia de retirar a su embajador le daría al gobierno italiano "la oportunidad de sumar puntos antes de las elecciones europeas", describiendo el movimiento como "sin precedentes, incluso exagerado".

Poco después del anuncio francés, tanto Salvini como Di Maio emitieron declaraciones diciendo que estaban disponibles para hablar con Macron y el gobierno francés, y negaron que estuvieran buscando una pelea con Francia.
Pero Sebastien Maillard, quien encabeza el grupo de expertos Jacques Delors en París, sugirió que los italianos tenían pocas razones para cancelar la pelea. Añadió: "No veo exactamente qué podrían ganar Di Maio y Salvini al cancelar la batalla que sirve a sus objetivos políticos internos".

Con AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.