Saltar al contenido principal

Siete personas condenadas a cadena perpetua por los ataques yihadistas de 2015

Hotel Imperial., Susa
Hotel Imperial., Susa France24

Una corte de Túnez condenó a siete personas por los ataques que dejaron más de 60 turistas extranjeros muertos en la ciudad Mediterránea de Susa y el museo nacional del Bardo en la capital.

ANUNCIOS

Cuatro años llevaban esperando las familias de las víctimas de los ataques de 2015 en Túnez por justicia. Ese año yihadistas, presuntamente ligados a la organización Estado Islámico, atacaron sitios turísticos y dejaron decenas de muertos.

Una corte en Túnez acaba de dar sentencias de por vida a siete personas ligadas con los ataques, otros tuvieron castigos de 6 meses a 16 años y 27 personas fueron dejadas en libertad. Los abogados defensores apelaron la decisión.

El país árabe al norte de África lucha por recuperar su estabilidad política, tras las protestas que derrocaron al dictador Zine Ben Ali en 2011 y fueron detonante de la primavera árabe. El turismo es uno de los motores de la economía y para su gobierno dar justicia en los casos era una urgencia.

El solo ataque en la ciudad mediterránea turística de Susa dejó 38 personas muertas. En junio 26 de 2015, una persona identificada como Seiffedine Rezgui, quien posteriormente se conoció fue entrenado en campos libios, caminó por la playa con un rifle de asalto y atacó la recepción del hotel español El Imperial. Luego se dirigió a la piscina y continuó con el ataque.

Rezgui fue muerto minutos después por la policía. La organización Estado Islámico se adjudicó ese ataque.  Tres meses antes, dos atacantes habían irrumpido en el tradicional museo del Bardo en la capital del país y habían dejado 21 extranjeros y guardias de seguridad muertos.

El proceso judicial de los sospechosos generaba gran expectativa en Túnez.  Y las miradas se dirigían al líder de una célula yihadista conocido como Chamseddine Sandi.

El paradero de Sandi es incierto, medios locales lo dan por muerto en un operativo del Ejército estadounidense en Libia en 2016. Pero ningún reporte oficial confirma su muerte.

A los sospechosos se les acusaba de homicidio y perjuicio a la imagen del estado por su vinculación con los atacantes. Desde los ataques, Túnez permanece en estado de emergencia, lo cual le da poderes especiales a los cuerpos de seguridad nacional.

Además de la convulsa situación política en la vecina Libia, un país que sufre una guerra civil, Túnez tiene un foco de conflicto importante contra grupos yihadistas locales que combaten el ejército en las montañas de Kasserine, un área de difícil acceso cerca de la frontera con Argelia.

Con EFE y France24

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.