Saltar al contenido principal

Los trabajadores petroleros, exiliados por la crisis en Venezuela

En una instalación petrolera en Lagunillas, Venezuela, se ve una bomba de extracción de aceite y un tanque con el logotipo corporativo de la petrolera estatal PDVSA el 29 de enero de 2019.
En una instalación petrolera en Lagunillas, Venezuela, se ve una bomba de extracción de aceite y un tanque con el logotipo corporativo de la petrolera estatal PDVSA el 29 de enero de 2019. Isaac Urrutia / Reuters

En medio de la delicada situación que vive Venezuela, los trabajadores petroleros se han visto forzados a abandonar el país por la drástica caída de la producción de crudo y los bajos salarios.

Anuncios

Venezuela es el país más rico en petróleo del mundo, pero su grave situación económica en los últimos años con la inflación por las nubes y el desabastecimiento de alimentos y otros bienes básicos, ha golpeado duramente la producción de crudo.

Según cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), en 2008 Venezuela producía, aproximadamente, 3,2 millones de barriles de petróleo diarios. Diez años después, esta cifra se redujo a 1,5 millones.

Este declive tiene origen en las sanciones internacionales que han recaído sobre el Gobierno del mandatario Nicolás Maduro. En particular, las impuestas por el Gobierno de Donald Trump a la empresa estatal PDVSA tras la proclamación como presidente interino de Juan Guaidó, líder opositor y presidente del Parlamento, el 23 de enero de 2019.

PDVSA proporciona ingresos vitales a Venezuela, pues cerca de la mitad del petróleo que exporta el país sudamericano llega a Estados Unidos. Según John Bolton, asesor de seguridad nacional en EE. UU., las sanciones le generarán un corte de ganancias de al menos USD$11.000 millones por exportaciones en 2020.

La mala situación de la industria petrolera ha generado que muchos trabajadores del sector se vayan del país a buscar mejores horizontes en otras nacionalidades. De hecho, menos del 10 por ciento del personal entrenado para trabajar en este sector permanece en las áreas productoras de Venezuela.

El logotipo corporativo de la petrolera venezolana PDVSA se ve en un camión cisterna en una estación de servicio estatal en Caracas, Venezuela, el 28 de enero de 2019.
El logotipo corporativo de la petrolera venezolana PDVSA se ve en un camión cisterna en una estación de servicio estatal en Caracas, Venezuela, el 28 de enero de 2019. Manaure Quintero / Reuters

"Entre 2014 y 2016, 5.500 colegas de la industria petrolera renunciaron a sus trabajos. Y, desde agosto de 2016, ese número ha crecido tan rápido que, ahora mismo, en las áreas productoras de petróleo del país, queda menos del 8 por ciento de personal entrenado", explica Iván Freites, secretario de la Federación de Trabajadores Petroleros de Venezuela.

Nieves Ribullen es uno de los exiliados que se fue a probar suerte a otras latitudes. Su destino fue el Kurdistán iraquí, donde le pagan un salario 225 veces mayor al que recibía en su natal Venezuela.

"Tuve que emigrar por la situación, porque aquí estaba ganando alrededor de 20 dólares al mes. Por otra parte, donde voy a trabajar me están ofreciendo un salario mensual de 4.500 dólares", señala Ribullen.

El éxodo acelerado de trabajadores del sector petrolero es una muestra más de la grave situación que enfrenta Venezuela, un país cuya principal fuente de riqueza es el petróleo y de allí obtiene más del 90 % de las divisas con las que paga la importación de muchos bienes que consume.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.