Saltar al contenido principal

Reportero asesinado en México llevaba más de 20 años en el periodismo

Jesús Eugenio Ramos presentaba el programa matutino "Nuestra región hoy" en la estación Oye 99.9 FM en Tabasco, México, 10 de febrero de 2019.
Jesús Eugenio Ramos presentaba el programa matutino "Nuestra región hoy" en la estación Oye 99.9 FM en Tabasco, México, 10 de febrero de 2019. Jesús Eugenio Ramos / Facebook

El locutor de noticias en el estado mexicano de Tabasco, en México, asesinado el sábado mientras desayunaba en el restaurante de un hotel, era conocido como 'Chuchín' y conducía el programa Nuestra región hoy.

Anuncios

Jesús Eugenio Ramos murió el sábado por la mañana en un hospital en la ciudad de Emiliano Zapata debido a ocho heridas de bala, dijo la oficina del fiscal de Tabasco en un comunicado. El supuesto agresor descendió de un vehículo y se dirigió directamente a donde se encontraba el periodista y le propinó los disparos.

El gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, dijo en un comunicado que lamentaba la pérdida del reportero, y que su asesinato está siendo investigado. Hasta ahora se desconoce si el periodista había recibido amenazas en su contra o había algún tipo de alerta de seguridad. La policía busca al responsable del crimen.

El periodista quien tenía 59 años, era conocido popularmente como ‘Chuchín’ y presentaba el programa matutino Nuestra región hoy en la estación Oye 99.9 FM, desde hace 20 años.

France 24 en español entrevistó a Miguel Ángel Mayo, periodista local y colega de Jesús Ramos, quien aseguró que no se han habían presentado casos recientes de asesinatos a periodistas en Tabasco. Sin embargo, la prensa ha estado denunciando tomas clandestinas a la red de tuberías de combustibles de Petróleos Mexicanos (Pemex), empresa estatal, que involucran a autoridades locales. “Ha habido muchos asesinatos debido al narcotráfico, al crimen organizado, porque los periodistas adelantan investigaciones sobre estos temas”.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) solicitó a las autoridades de Tabasco medidas cautelares para dar seguridad los familiares de la víctima y ofrecerles ayuda emocional. El organismo también condenó el homicidio y exigió que la investigación que se realice debe tener una línea de pesquisas vinculada con el trabajo del periodista.

En Tabasco, la presencia de los carteles de drogas y el tráfico de combustible ha aumentado los índices de inseguridad y la violencia, donde además se ha señalado a autoridades locales de cooperar con las bandas criminales.

Este asesinato es el segundo que tiene como víctima un periodista en lo que va de corrido del 2019, en medio de un ambiente de violencia sin precedentes en México. La muerte del comunicador es la cuarta desde que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, asumió el cargo el pasado 1 de diciembre.

Los periodistas locales de todo el país han sido víctimas de la violencia, lo que ha llevado al Comité para la Protección de los Periodistas a clasificar a México como el país más peligroso en el hemisferio occidental para ejercer el periodismo.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos y la libertad de expresión han documentado que en México desde 2000, han asesinado 143 periodistas.

El presidente López Obrador ha prometido más protección y medidas de seguridad para los reporteros que están expuestos a amenazas en medio de una violencia que no da signos de abatir en su país.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.