Saltar al contenido principal

Osos polares invaden un archipiélago ruso en el Ártico

Un oso junto a sus pequeños en la costa de Beaufort Sea en el Arctic National Wildlife Refuge en Alaska. Actualmente se estima en 26.000 la población mundial de osos polares
Un oso junto a sus pequeños en la costa de Beaufort Sea en el Arctic National Wildlife Refuge en Alaska. Actualmente se estima en 26.000 la población mundial de osos polares Susanne Miller/US Fish and Wildlife Service/ Reuters

Las autoridades de Nueva Zembla declararon el estado de emergencia ante la invasión de decenas de osos polares. Los animales, hambrientos y agresivos, se pasean desde diciembre aterrorizando a los habitantes.

ANUNCIOS

Un oso blanco caminando por el hall de un edifico de apartamentos, otro paseando por un parque de juegos de niños, uno más escarbando en la basura en busca de comida. Parece un libro de Dino Buzatti o una película de ciencia ficción. Sin embargo, en esta escena se ha convertido el panorama cotidiano de los 3.000 habitantes de Nueva Zembla, un territorio remoto al noreste de Rusia.

La invasión comenzó en diciembre, desde entonces, unos 52 osos polares hambrientos y agresivos se pasean por este archipiélago ártico. Los habitantes de Beluchi Guba, el pueblo más grande de este archipiélago, viven atemorizados. “La gente tiene miedo de salir de casa (…) los padres tienen miedo de dejar a sus hijos ir solos a las escuela”, comentó Alexandre Mianiev, jefe adjunto de la administración local.

El oso polar, víctima del cambio climático

No es inusual que estos osos, los carnívoros terrestres más grandes del mundo, vengan hasta las zonas habitadas.

"Vivo en Nueva Zembla desde 1983 y nunca vi una invasión tan masiva de osos polares", aseguró en un comunicado el jefe de la administración del archipiélago, Jigancha Mousin. Pero no solían quedarse tanto tiempo fuera del hielo. Esto ilustra cómo esta especie se ve afectada por el calentamiento global. Con el deshielo, el territorio en donde suele habitar y cazar se ha ido reduciendo. De ahí que el ursus maritimus, más conocido como oso polar, no encuentre qué comer.

A diferencia de las imágenes recientes de osos polares desnutridos, los que aparecen en las fotos que circulan en redes sociales, se ven bien alimentados.

Este es un indicio de un problema que va a persistir. Anatoly Kochnev, experto en ecología de mamíferos de la Academia Rusia de Ciencias, respondió al sitio de noticias The Verge, que "los osos se nutren perfectamente bien con la basura, pero al final les terminan disparando". Según el científico, estos animales solo se irán cuando hayan comido todo lo que esté a su alcance.

A esto se suma un problema de costumbre. Como les es fácil encontrar comida en los basureros, los osos polares dejan de hacer el esfuerzo de cazar, pues a falta de hielo, hay menos focas. Por eso simplemente regresan a donde les fue fácil hallar alimento. Más si lo aprendieron siendo oseznos.

La basura, elemento clave para terminar la invasión

Las autoridades rusas buscan cómo ponerle fin a esta invasión. Cabe notar que en aras de su preservación, lo mejor para ambas especies, los osos y los hombres, es que permanezcan lo más alejados los unos de los otros. Por ahora intentan sacar a los osos polares con vehículos de patrulla y perros. No obstante, la medida ha sido poco eficaz según un comunicado.

La caza no es una opción ya que está prohibida en Rusia pues se trata de una especie en peligro de extinción.

Un caso similar de invasión de osos polares se dio en el 2006, esta vez en Churchill, Manitoba en Canadá. La municipalidad cerró el basurero y organizó mejor los lugares para depositar y almacenar los desechos, creando un relleno subterráneo con paredes de concreto y barras de metal en una antigua base militar. De esta manera, se logró impedir el acceso a los osos polares.

Con Efe

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.