Saltar al contenido principal

Horas antes de abrir las urnas, aplazan elecciones presidenciales en Nigeria

El personal esperaba instrucciones para cargar los materiales electorales en un camión para su distribución en Yola, en el estado de Adamawa, el 15 de febrero de 2019.
El personal esperaba instrucciones para cargar los materiales electorales en un camión para su distribución en Yola, en el estado de Adamawa, el 15 de febrero de 2019. Nyancho NwaNri / Reuters

Los comicios estaban programados para el sábado 16 de febrero, pero la Comisión Nacional Electoral consideró que para garantizar unas elecciones “libres y justas”, debía convocarlas una semana después.

ANUNCIOS

Hasta el próximo 23 de febrero fueron aplazadas las elecciones presidenciales en Nigeria, la mayor economía, el principal productor de petróleo y la nación más poblada de África.

En la madrugada del sábado 16 de febrero, el presidente de la Comisión Nacional Electoral Independiente, Mahmood Yakubu, sorprendió a los votantes con la decisión, que calificó de “necesaria” para garantizar una elección “libre y justa”.

"Después de una cuidadosa revisión de la implementación de la logística y el plan de operaciones y la determinación de llevar a cabo unas elecciones libres, justas y creíbles, la comisión llegó a la conclusión de que continuar con la elección según lo programado ya no es factible", explicó a periodistas en una conferencia de prensa horas antes de la hora prevista para iniciar la jornada electoral.

La decisión de este sábado trae a la memoria de los nigerianos lo sucedido en 2011 y 2015, cuando las elecciones presidenciales también se retrasaron por cuestiones de logística y seguridad.

Gobierno y oposición reprocharon el aplazamiento

El principal contendor del actual presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari, es el candidato de la oposición, el empresario y ex vicepresidente Atiku Abubakar, cuyo Partido Democrático Popular criticó la decisión de la autoridad electoral.

Uno de los voceros de la colectividad, Uche Secondus, dijo que el movimiento fue una acción "peligrosa para nuestra democracia e inaceptable", y agregó que fue parte de un intento de Buhari, de 76 años, de "aferrarse al poder incluso cuando es obvio para él que los nigerianos lo quieren fuera".

El partido gobernante All Progressives Congress (APC), hizo lo propio. "Buhari cooperó plenamente, asegurando todo lo que se le exigía para llevar a cabo unas elecciones libres y justas", dijo en un comunicado. "Esta noticia es, por lo tanto, una gran decepción para nosotros", agregó.

Posible fraude, entre las preocupaciones de la Comisión Nacional Electoral

Un funcionario de la autoridad electoral dijo a la agencia Reuters que "faltan algunas hojas de resultados y algunas papeletas de voto. Queremos rastrear cada material sensible, hacer un inventario de lo que tenemos y lo que falta".

Nigeria también enfrenta graves problemas de seguridad. Al menos 66 personas murieron este viernes, entre ellos 22 niños, luego de un ataque perpetrado por un grupo armado en ocho aldeas en el estado noroccidental de Kaduna. Y el grupo Boko Haram, pese a haber sufrido importantes derrotas, sigue activo en varias regiones del país.

Un récord de más de 84 millones de personas -más de la mitad, menores de 35 años- estaban registradas para acudir a las urnas en casi 120.000 colegios electorales.

También, los votantes estaban llamados a renovar las dos cámaras de la Asamblea Nacional: el Senado (Cámara alta, 109 senadores) y la Cámara de Representantes (Cámara baja, 360 diputados).

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.