Saltar al contenido principal

EE. UU.: qué esperar luego de la declaratoria de emergencia nacional

El presidente deEstados Unidos, Donald Trump, durante su anuncio de la declaración de "emergencia nacional" en la frontera entre EE. UU. y México frente a la Casa Blanca en Washington, EE. UU., 15 de febrero de 2019.
El presidente deEstados Unidos, Donald Trump, durante su anuncio de la declaración de "emergencia nacional" en la frontera entre EE. UU. y México frente a la Casa Blanca en Washington, EE. UU., 15 de febrero de 2019. Carlos Barria / Reuters

La medida busca conseguir los fondos para el muro en la frontera con México. Es la vez número 58 que se aplica la figura desde 1974; aunque Trump enfrenta una batalla legal y política para implementarla.

ANUNCIOS

Erigir a toda costa 376 kilómetros de barreras en la frontera sur. Donald Trump no quiere dar el brazo a torcer en la más emblemática propuesta de su campaña electoral.

Aunque la medida parezca excepcional, declarar la ‘emergencia nacional’ es una práctica común del Ejecutivo en Estados Unidos. Desde 1976, se proclamaron 58 actos de este tipo, bajo el mandato de 8 presidentes, y con esta nueva proclamación, ya son 32 las que permanecen activas hoy en día.

Entre los fundamentos invocados, se encuentran sanciones en contra de individuos que, según EE. UU., contribuyen a la permanencia de situaciones de crisis en Corea del Norte, Bielorrusia, Sudán del Sur o, más recientemente, Nicaragua. Pero estas ‘emergencias’ nunca habían abordado el tema migratorio, aún menos la construcción de un muro.

Donald Trump prevé de esta manera recuperar a 3.600 millones de dólares de fondos de construcción militar, 2.500 millones del programa de drogas del Departamento de Defensa y 600 millones de los activos del Departamento del Tesoro. Combinados con los 1.375 millones conseguidos el pasado martes tras negociaciones con los legisladores, el presidente obtendría 8.000 millones.
Pero que los consiga, está por verse.

Una vez firmada, la emergencia nacional enfrenta serios retos políticos, en el Congreso, y legales, ante los tribunales.

Oposición demócrata en pie de lucha y grietas dentro del bando republicano

Los demócratas denunciaron la medida como “ilegal” y basada “en una crisis que no existe”. En un comunicado conjunto, la jefa de la mayoría de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosy, y el líder de la oposición en el Senado, Chuck Schumer, fustigaron la acción de un “presidente frustrado que se salió de los límites de la ley para tratar de obtener lo que no logró en el proceso legislativo constitucional” y llamaron a sus “colegas republicanos” a defender a la Carta Magna.

La oposición cuenta responder con fuerza a esta nueva ofensiva del inquilino de la Casa Blanca. Los representantes demócratas, en mayoría desde las elecciones de medio término, pueden rápidamente aprobar una resolución en la Cámara que ponga fin a la emergencia.

Una tarea más ardua en el Senado, donde los republicanos son mayoría, pero no imposible, ya que varios senadores republicanos manifestaron su incomodidad frente a esta decisión del mandatario. Thom Tillis, por ejemplo, afirmó no creer que esta medida “sea la solución” por lo que implica, según él, litigios entre las instituciones: “creo firmemente en la separación de los poderes y en el control que pueda ejercer el Congreso ante la exageración de Ejecutivo”.

Con solamente 6 escaños de diferencia entre republicanos y demócratas, Trump podría terminar desestimado en la Cámara Alta, lo cual sería su primer desaire legislativo provocado por sus aliados.

Sin embargo, aun si se aprobara la resolución en ambas cámaras, el mandatario tiene la capacidad de vetarla… salvo si Cámara y Senado la aprueban por una mayoría de dos tercios. Un reto difícil de superar para los demócratas.

El otro obstáculo que se erige frente a Donald Trump son los tribunales. Como ya le ha ocurrido con sus iniciativas migratorias, una demanda puede frenar la implementación de su emergencia migratoria.

Autoridades de Nueva York y California ya afirmaron querer atacar la medida ante la justicia. También el Congreso u organizaciones de la sociedad civil pueden interponer demandas. Las cuales, muy probablemente, llegarán hasta la Corte Suprema de los Estados Unidos, la cual, pese a su mayoría conservadora (lograda por las nominaciones del propio mandatario), tiene como una de sus columnas de jurisprudencia la separación de poderes.

Una perspectiva que, como en otras ocasiones, al presidente Trump no parece preocuparle. “Ganaremos en la Corte Suprema”, anunció.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.